Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 828, tiempo total: 0.005 segundos rss2

Si olvidamos

Si olvidamos
decirle al agua que somos agua,
o decirle al viento que somos ráfaga;

si olvidamos
decirle al cielo que somos nube,
o decirle a la nube que somos llama.

Cómo recordar
que estamos rodeados de misterio;
cómo barrer el polvo que nos tapa.

Si olvidamos
decirle al pájaro que somos aire,
o decirle al aire que somos ala;

si olvidamos
decirle al fruto que somos árbol,
o decirle al árbol que somos nada.

-Yo sólo sé -oí en un sueño-
que los hombres hablan y hablan
y que hablando olvidan
el sentido de sus palabras.

Si olvidamos
decirle al sueño que somos sol,
o decirle al sol que somos galaxias.
17
6comentarios 247 lecturas versolibre karma: 3

Hello a las armas

Hasta que las balas me separen.
El dolor viene a decir algo así, creo.
Y, sin embargo, le llamo.

Vacío su revólver en mi vaso.
Una vez lleno,
me dedico, en exclusiva,
a los tragos.

Como si las riendas de la adicción
las llevaran mis entrañas.

La garganta vestida para la ocasión
de proyectiles en paseo de gala.

Poniéndole una corbata a la pólvora
y una reverencia al gatillo de
"qué bien se aprieta, señor".

Sobornar a la voz interior
para que me haga los coros.
Traga, traga.

Hacer palanca con la lengua
para recibir los impactos
en el principio del alma.
Llegar a la arcada.
Pausa.

(R)Evolución.

Autodiagnosticarme fénix.

Mi as en la manga es una maniobra de Heimlich.

Escupir un par torniquetes al pasado y
amenazar con llave de judo al mañana.

Pedirle permiso a las heridas para que,
después de una casi fase terminal,
la sangre guarde reposo en la cama.

Qué quizá no sea el último en disparar
ni el mejor pistolero,
pero qué calidad tiene mi pecho
cuando se trata de recibir a las armas.

~María Donoso~
11
2comentarios 223 lecturas versolibre karma: 11

En esto me he convertido

En esto me he convertido,
En un montón de sueños inconclusos y
Pasajeros,
En una ilusión que evade la realidad,
En un cuento mal narrado
Que el lector poco comprende,
En una luz que se pierde a plena luz del día,
En esta imagen que poco inspira.
leer más   
10
sin comentarios 127 lecturas versolibre karma: 10

Poesía soy yo

Poesía es el viento
que no tiene rostro ni cuerpo
y va por todas partes...
Poesía es el mar
Que seduce con el vaivén
De sus olas a todas horas.
Poesía soy yo
Que escribo con amor,
Y no tengo temor de desnudar mi alma.
leer más   
8
2comentarios 137 lecturas versolibre karma: 9

No sé

Yo no sabría que decirle al amor
Si lo encontrase por la calle,
Yo no sabría si entregarle algún detalle
O evitar saludarlo,
No sé si debería contemplarlo,
Tal vez lo invitaría a caminar.
leer más   
9
2comentarios 104 lecturas versolibre karma: 10

Tú, que te haces llamar poeta

Tú, que te haces llamar poeta, ¿acaso has vivido?
He bebido hasta caer rendido,
he bebido buscando el olvido,
he bebido tragos, uno tras otro,
he bebido porque tú has dolido
(y todavía dueles).
He bebido porque te has ido.
He bebido porque el dolor,
ese que palpita en cada vaso,
era sólo mío.

Tú, que te haces llamar poeta, ¿acaso conoces el sabor de la derrota?
Putas, travestis y fulanas
a todas las he amado.
Las he adorado.
En noches etilícas he vuelto
a sus balcones,
y bajo los girasoles muertos
les he cantado.
Llorado.
En las noches de verano,
y bajo la lluvia,
mi voz sonaba a un fado.
Ellas han sido la cuerda,
las que me han atado
cuando estaba a punto de caer.
Las que me han levantado
cuando mis pies han dicho basta,
y mi corazón, callado
ha traicionado mi canto.
Las he endiosado.
Porque es lo que ellas son,
Diosas.
Les beso los pies
como un santo,
como un loco
o como un paria,
simplemente porque las amo.

Tú que te haces llamar poeta, ¿acaso la calle te ha mirado a los ojos?
Si no conoces el dolor
de la vida.
Si no te has parado nunca a escuchar
a quien nadie escucha.
Si tus versos de trovador
no hurgan en la herida,
¿de qué escribes?
Si no has abierto tu alma
en canal,
si no has visto las estrellas de madrugada,
desnudo y ebrio de dolor y vino,
¿a quién escribes?
Si nunca antes has sido el apátrida
al que todos miran.
Si no eres de una minoría,
u homosexual,
o tullido.
¿Qué te inspira?
Sólo te queda una opción.
Duele,
Lacera,
Hiere.
Pero en el momento en que sientas
como te invade, sabrás que es la correcta.
Bebe,
hazte daño,
drógate,
piérdete en la calle y no recuerdes como llegar a casa.
Pégale a alguien.
O mejor, que te partan la cara
una noche.
Pero vive, joder.
Y luego, escribe.
Y hazte llamar poeta.

Porque la poesía,
cuando te mueves,
sientes como te mira.
Porque cuando algo duela,
allí estará ella.
Cuando no recuerdes que ocurrió,
allí estará ella.
Cuando llores,
allí estará ella.
Cuando sientas que no puedes más
Allí estará ella.
Y si no aparece,
sal en busca de su abrazo,
porque ella, siempre,


te estará esperando.
leer más   
9
2comentarios 165 lecturas versolibre karma: 31

Un poema sin sentimiento

Un poema sin sentimiento
Es como un cuerpo sin alma,
Es como perder la calma
En la adversidad,
Es como salir a caminar
Sin rumbo fijo,
Es como echarse al olvido.
Un poema sin sentimiento
Es como un animal sediento en medio de
La jungla,
Es como quitarle el juguete que más la gusta
A un niño para arrojarlo a la basura,
Es como caminar desnuda en medio de la multitud,
Es como sentirse perdido,
es como saltar al vacío.
leer más   
8
sin comentarios 96 lecturas versolibre karma: 25

'Que el para siempre nos pille confesados'

Ya que conocemos los tics de nuestros vicios,
las treguas entre nuestros humos,
la rendición de la carne,
la declaración de la renta de besos
abiertos en canal
y la redención in nomine patris,
que aquí en la tierra como en el cielo,
nos va a dar igual.

Vengo a decirte que estas sábanas
piden barricadas en la pasión.

Y tengo las manos alistadas
en el pelotón de combate.

No valen excusas,
sé mi capitán en el avance.

Debo un torniquete a cada grieta del hogar,
un seguro a terceros que cubra la luna
los días de aniversario,
inventar un rosario donde los pezones
sean las primeras cuentas que rezar,
poner a tiro de vacuna los cariños
en vía de garganta del ahorcado.

La rutina no ocupa lugar
si consta en acta
que los orgasmos son partidarios.
Como la burocracia cuando termina relegada
a las crayolas de un infante a rienda suelta.

Vuelvo a decirte que,
a mis endorfinas pongo por testigos,
la felicidad se pone digna cuando hablo de ti.

Y no eres ausencia.

Quiero un cuerpo a tierra en la alcoba
donde dar por buena mi candidatura a refugio,
una adrenalina fuera de serie
con andares de killer,
mientras un para siempre en ciernes
cuelga el cartel
nunca
de fuera de servicio.

Vengo a decirte que soy tu ofrenda,
sin complejo de sierva.
La vena que hay que encontrar a tientas
para saber qué esconde este alma
que no te suelta.

Y, mi vida, puedo ser todo lo que te pasa,
pero que siempre se queda.

~María Donoso~
leer más   
9
3comentarios 136 lecturas versolibre karma: 62

Si quieres que te olvide

A la soledad me vine
por ver si encontraba el río
del olvido.

Rafael Alberti


Si quieres que te olvide
tendrás que poner empeño
volcando todas tus fuerzas,
sacando leña del fuego
para que no me acuerde
de cómo crepita un cuerpo
cuando tiene la suerte
de que lo toquen tus dedos.

Por aquel entonces,
verde era el cielo.

Si quieres que te olvide
tendrás que borrar mis versos
deshilachando las letras,
agonizando los verbos.
Huérfanas las imágenes,
huérfanos los recuerdos.
Y puede que así consigas
que mis poemas ignoren la esencia
de la memoria,
que no describa lugares,
que cierre un poco la boca,
que deje de dar detalles
de cuando era verde el cielo.

Si quieres que te olvide...
en realidad, no quiero.
leer más   
22
18comentarios 240 lecturas versolibre karma: 67

Se me coló la bruma

No se por que costado se me coló la bruma.
En un movimiento falso.
Se introdujo en mis costillas.
Ahí duerme, con toda su penumbra.
Despierta,
a ese llanto constante
de aquella niña fuerte
que, de repente,
ya no fue niña,
ni fuerte.
Ahí anda, buscando la salida.
Mientras tanto,
el viento frío,
penetra.
Humedad sin alivio,
no deja salir al invierno.
Sopla y corre a sus anchas.
Entre nervios
—sin acero—
músculos
y células.
De abajo hacia arriba,
viceversa y vuelta.
Sin tiento.
Arrasa.
Sentimiento.
Para cuando mi corazón quiso darse cuenta,
ya no encontró norte al que asirse.
Triste.
¡Fue de repente!
El gesto se me quedó puesto.
A veces, se disfraza de risa,
o de vino.
Vino.
Sí,
se coló,
arrasó
y ahora no quiere erguirse.

Quizá,
mañana
pruebe a asomarme.
Quizá,
hasta
me de por abrir
una ventana
y dejar
que salga.
15
4comentarios 125 lecturas versolibre karma: 93

Paraíso extraño en el que me hallo

Soy isla.

Paraíso extraño en el que me hallo
y me hundo, tendida al sol,
con la piel abierta y resquebrajada por el calor
que aprieta desde lo alto y profundo del ser.
Humana.

Rodeada de mar.
¿Cómo no ahogarse?
¡Cómo no aprender a nadar!
—Ven, báñate conmigo
pero no te quedes más de lo necesario
que la compañía te asusta, recuerda—.
Y a mí, hay sombras que me abruman
si se alargan demasiado en pleno día.

No siempre es verano en las playas,
el agua también llueve lejos de las olas
mojando la brisa que abraza la arena,
el cielo, los árboles y las rocas.
Entonces nadie quiere ser isla.
La mayoría prefieren ser casa
que no es lo mismo en todas partes,
ni siempre cobija.

Pero yo, allí, en medio de la tormenta,
de la nada que nada espera
me quedo quieta,
siendo ese sueño donde muchos se camuflan
como iguanas de la vida.
Y soy tronco,
soy hierba,
soy tierra,
soy piedra.
Soy gota que ahoga,
que riega,
que baña,
que limpia.
Soy mar.
Soy isla.

Abandonada, rodeada y ansiada.
10
4comentarios 64 lecturas versolibre karma: 69

Cuando el universo juega al escondite

Saber que estás.
Que el espacio es corto
pero la distancia larga.
Espesa.
Niebla densa que no me deja verte,
que nos separa.
Y el ansia aprieta,
desespera,
no poder tocarte,
dejar de respirarte por culpa
de esta cortina que el azar
corrió tras un día de calor
ajeno.
El nuestro, aún no se enfrió.
No tuvimos tiempo ni cambio
para comprar un solo recuerdo.

Dime vaso vacío,
dime algo
que por eso te apuro.
Te apuro y te miro,
con el ánimo perdido
y las ganas oprimidas por lo que pudo ser y se quedó en tan solo eso...
un suspiro
tras un trago amargo.

Te llené de nuevo,
y yo sigo en el mismo lugar.
Sentada.
Derrumbada tras la barra de un bar,
hogar de gente de todas partes.
Hogar de aquellos que quieren perderse,
porque encontrase duele.

Y yo,
que ya me encontré,
en ese punto que tú conoces,
me pierdo
siempre que el universo se retuerce
y juega al escondite
con nosotras dos.
5
4comentarios 41 lecturas versolibre karma: 55

Ojos Hambrientos

Pienso en vasos llenos de sal aislantes naturales del espíritu.

Una vez mas, me imagino uno de esos viajes largos en donde pretendemos desaparecer y escondernos del mundo y tal vez de nosotros mismos.

Un viaje en donde me encuentre con cielos nublados, libros desconocidos, montañas nevadas, lluvias de verdades, rostros con luz, ojos hambrientos de poesía, poesía sedienta de ojos que sepan de atención, canciones que no tengan música ni letra, de esas que solo la naturaleza puede componer.

No se me ocurre otra manera de expresar lo que hoy imagino. Si fuera pintor, haría un cuadro sublime plasmando estas imágenes fantasmales de cuentos de hadas en un lienzo de cristal, para romperlo al ritmo de un piano rojo con las notas del paraíso prometido.

Si fuera músico, haría una sinfonía con instrumentos invisibles y músicos de barro, para así, en ese gran silencio honrar a tu ausencia, que absorbe mi música y expulsa estas letras de polvo lunar.
Pero solo soy un intento de escritor.

Lo único que puedo hacer es dejarte este escrito para que sepas cuanto deseo uno de esos viajes solitarios para encontrarse a uno mismo y mas aun, en secreto e inconsciente, en alguno de esos pueblos perdidos, de manera poética, ridícula pero posible, encontrarte…

Freddy Trejo.
9
2comentarios 162 lecturas versolibre karma: 75

El perro que cojea

Cojea el perro
por la calle al sol.

Gentes sentadas
ocupadas
en terrazas,
atadas a lo que esperan
mientras el perro cojea
en la misma calle,
al mismo sol.

El perro se acerca
a la farola.
Primero huele,
luego mea.
Rompe el ruido
un carrito de helados
arrastrado por la acera.
Los niños miran.
Las madres miran.
¡Estruendo!

El perro,
ahora quieto,
se queda al pie de la mesa
de los que se sientan
a pasar la tarde
—al sol—
quieta
a la que ya poco le queda.
Nada pasa.
El perro se tumba.

Luego vendrán
las horas de hacer las cosas
—ajenas—
y las prisas.
Niños que chillan,
baños y duchas,
poner la mesa,
cenas rápidas,
ligeras,
alguna cuchara,
teta,
pijamas,
televisión
y cama.

Así pasa el tiempo
la gente que pisa la vida.
Mientras,
el perro
—ahora quieto—
cojea
por la calle
al sol
de una tarde cualquiera.
leer más   
7
sin comentarios 139 lecturas versolibre karma: 83

Todas las tardes de domingo

Manto de otoño que cubres las soñolientas calles de mi nostalgia,
escucho tu lamento en el susurro de la noche,
tus golpes despiertan mi inocencia dormida
y añoro tus palabras en mis recuerdos perdidos.


Me detengo y escucho.
Allá, en la profundidad del silencio,
te busco.
No estas,
pero te siento
en cada palabra que pronuncio.


La lluvia me habla,
escupe esas palabras tan repudiadas.


Manto de otoño que siembras todas las mañanas
los deseos de mi alma en las miradas de los vampiros
de las noches ya pasadas.
Sus labios sedientos de vida
palidecen en tinieblas ante la muerte venidera.


Y a veces lloro
ante mi reflejo.


Y a veces miento.


Frío metal imperecedero
que se clava tan adentro.
Me hieres.
Me quieres.


Manto de otoño, despiértame del sueño imposible en que vivo,
háblame de esos momentos que robaste a otros amantes hoy esquivos
y cuéntame el final de mil historias perdidas en el olvido.
Conversas conmigo todas las tardes de domingo,
pero tus palabras no escuchan lo que yo digo.


Y te vas
y yo me quedo.



Nuria Sobrino
@nuria_sobrino
8
5comentarios 178 lecturas versolibre karma: 75

Más Allá

Más allá
del límite del mundo,
del infinito estelar,
de la luna más brillante ,
Más allá del tiempo
de un pequeño instante 
del vibrar de la vida
de la enigmática muerte
más allá del inverosímil final
esperando mi amor estás tú.


MMM
Malu Mora
leer más   
5
7comentarios 136 lecturas versolibre karma: 70
« anterior1234542