Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 12, tiempo total: 0.003 segundos rss2

Efímeros pasajeros

Todo es efímero, todos somos efímeros, sólo somos pasajeros que van a una estación y a otra, que caminan por una ciudad y por otra, que pasan por la vida de otros pasajeros, pasan y ya está. Sólo somos efímeros viajeros que deambulan por vidas ajenas, en algunas ocasiones permaneciendo algún tiempo, y en otras, solamente caminado por delante, sin pararse. De una manera u otra sin poder remediar la partida cuando llega el momento, a veces sin que hayas notado cambio alguno en ti por su estancia en tu vida, y otras veces notando tanto ese cambio que cuando parten, algo en tu pecho, en tu corazón se desgarra y no puedes saber si esa herida sanará algún día o simplemente será tapada por una fina capa de olvido, que en ocasiones se abrirá a las puertas del recuerdo y el dolor del ayer volverá a emerger, ahora con más fuerza.

Piensa, ahora piensa un momento en todos aquellos que conociste años atrás, ¿cuántos siguen a tu lado?, ¿notaste su partida? Dime, ¿notaste cambio en ti por su estancia?

Es triste pensar que tu pasado acaba siendo irrelevante, sólo vives, pero no te planteas lo que ocurrió ayer, sólo sigues sin ni si quiera preguntarte que ha ocurrido en tu vida y quien ha pasado por ella, pero, los cambios están presentes y los causaron ellos, todos esos viajeros que ahora los tienes en mente.

Mi herida, tapada por olvido, ahora se abre, y el dolor, ese dolor que ya no sé callar, ese dolor que está gritando, que me encoge el pecho y me hace sentir como si algo, el recuerdo quizás, agarrase y apretase mi corazón, y llegase a pararlo casi por completo provocando con ellos una sensación de ahogo, de sentir que mis pulmones no son capaces de coger todo el aire que debieran, y las imágenes, los sonidos, los olores, el tacto…, el recuerdo en definitiva pasan por mi mente como si de un tren se tratase.

Y, aunque luché con el tiempo para impedir que pasara, por desgracia o por suerte venció él, y ahora transcurre tan alegre viéndome sufrir con mi recuerdo pasado, y sonríe pues sabe que llegado el momento tendré nuevos recuerdos y quizás, sólo quizás entonces consiga recordar estos con una leve mueca de felicidad.

Sigo pensando…, y caigo en que el mal de mi tristeza no es sólo el recuerdo, sino el saber que ya no volveré a verlos, a ellos, a todos los que me rodearon por un tiempo y nuestras vidas estuvieron unidas en aquel momento. Y, aunque es posible que después de meses o años nos volvamos a encontrar, tengo la certeza de que ya no volverá a ser lo mismo. Dime, ¿es mejor que la gente del pasado permanezca allí como si de leyendas de tu vida se tratasen? Dime, ¿cambiaste tanto, cambiaron tanto que por eso ya nada será igual? Dime, ¿merece la pena intentar invocar el ayer? Dime…

Cuando el pasado sólo sea recuerdo, cuando la gente y las anécdotas queden en la memoria, cuando al recordar corra una lágrima por tu mejilla o tu boca dibuje una leve sonrisa piensa que sigues viajando efímero pasajero y que los recuerdos se tendrán que mezclar más y siente que siempre será así que en tu mente sólo habrá recuerdo de lo ya vivido, y por eso: ¡vive!, vive intensamente para que al echar la vista atrás puedas sentirte satisfecho de haber sido feliz. Y por eso no tengas miedo de conocer, de vivir , de reír, de hacer locuras, porque eso es lo que siempre irá contigo, en tu mente, en tu memoria, en tu recuerdo.



Dedicado a todos aquellos que forman mi recuerdo, a todos los efímeros viajeros que pasaron por mi vida y los que les doy las gracias por haberlo hecho y haberme ayudado a convertirme en quien soy. Por supuesto a todos los que en un futuro también viajarán por mi vida. Y por último, como no, a todos aquellos que son capaces de recordar su pasado y romper la capa de olvido por un momento, por favor, no os dejéis invadir por la tristeza, sino por la felicidad de haber vivido todo eso, todo el pasado. Al resto os recomiendo que de vez en cuando lo intentéis, porque aunque no se puede vivir del recuerdo tampoco es bueno taparlo con una gruesa capa, ya que somos fruto de nuestras experiencias pasadas, y no hay que olvidar ni nuestras raíces, ni nuestra evolución.
4
sin comentarios 114 lecturas relato karma: 38

Serie El Viajero.... "El viajero y el río"

Decidí emprender un viaje para conocer el mundo y conocerme a mí mismo, si es que realmente eso puede suceder.

Caminando me encontré con un río, lo seguí y de repente lo escuche hablar, primero tenue y débil casi un susurro imperceptible, después con una voz fuerte, clara y profunda, era una cascada. Me detuve frente a ella y escuchaba lo que decía entre el gran estruendo que acompañaba su voz, me dijo:

"La vida corre y sigue, cada experiencia, cada recuerdo, cada dolor, cada triunfo va llenando las aguas de tu río, así tu cauce va creciendo más y más, habrá época de sequías y tu río puede llegar a ser pequeño, sin embargo no lo dejes secar, que los sentimientos siempre están ahí a pesar de no darnos cuenta, habrá época de lluvias y entonces tu río se volverá imponente y fuerte, pero ten cuidado de no desbordarlo, que sentir poco es tan malo como sentir demasiado, recuerda que es tu río el que lleva vida a tu alrededor y a ti mismo, así que mantén el balance y el equilibrio que la naturaleza marca y así convierte tu vida en vida y vuélvete eterno en un mar donde todos los ríos se funden."

Cerré los ojos agradeciendo su sabiduría desde lo más profundo de mi ser y seguí mi camino...
8
3comentarios 198 lecturas relato karma: 76

Viajeros

Inmortaliza la imagen
Inmortaliza en un ... las huellas de cada paso
en los estigmas del tiempo
en los suspiros de las aves que acompañan
Lienzos color alma como si la letra se escribiese
en un mirar viajero
Maleta de sueños
suave murmullo donde se escucha su decir
¿Cuál es el verdadero nombre
con el que amanecemos al alba?
Repleta en el volar
más a lo profundo
Más a lo alto
Más a lo que parece imposible
¿Qué cómo me llamó?
Me llamo amiga
amigo
amante
compañera
compañero
y pareja
"Caminante si hay camino y lo importante es andar"
Lo mejor de las aventuras
encontrarse en la mirada
cruzar espejos
entender el sentir de Carroll
como no recordar
" Alicia a través del espejo" y ese ser capaz de observar
La belleza perfecta y ubicua haciéndose o esperando ser
Fotografiada grabada las imágenes de que siempre puede
ser el día para comenzar a vivir...

www.facebook.com/lorenariosecop/
www.facebook.com/lorenariosecopalacios/
www.spreaker.com/user/lorenarioseco
www.youtube.com/c/LorenaRiosecoPalacios
soundcloud.com/lorena-rioseco-palacios


13/04/17 Lorena Rioseco Palacios
Autora y declamadora
"Viajer@s"
Licencia Creative Commons
11
2comentarios 119 lecturas prosapoetica karma: 83

Serie El Viajero... "El viajero y la roca"

Seguí cuesta abajo dejando atrás el río, para adentrarme en un bosque con grandes árboles que dejaban filtrar sólo algunos haces de luz tenue pero cálida.

Era un panorama hermoso de distintas tonalidades de verdes y grises, miré hacia el cielo fascinado por aquel espectáculo mientras seguía mi camino, de repente tropecé con una roca. Me quede sentado ahí, viéndola, mientras trataba de mitigar el intenso dolor de mi pierna frotándola con mis manos, de pronto, desde el interior de la roca se escuchó una voz firme y severa.

"En la vida hay que fijarnos por donde caminamos, claro que mientras pasamos la misma vida es un espectáculo que debemos de admirar y reconocer, sin embargo, esto no debe de distraernos de nuestro camino, porque es fácil perdernos y más cuando no tenemos aún fijo nuestro destino, si eso llega a suceder podemos herir a quien ni siquiera conocemos y realmente lastimar a quienes nos conocen de verdad. Debemos de ser firmes y sujetos a la tierra, pero sin perder de vista el cielo; las aspiraciones no son malas, pero deben de ser racionales, para que puedas seguirlas y sentirte realizado, trabaja tu propia roca, se tú por el simple hecho de que te gusta serlo".

Me levante aún con un poco de dolor, pero entendí que esto es así, hay que seguir caminando, aunque el dolor aún nos acompañe...
8
9comentarios 193 lecturas relato karma: 80

Serie El Viajero... "El viajero y el roble"

Después de andar caminando por un tiempo, el dolor disminuyó, ya sólo quedaba una pequeña marca que me haría recordarlo siempre.

El camino realmente era hermoso había árboles de distintos tamaños y tonos de verdes, los animales rondaban tan sigilosos como los siervos, las mariposas, las aves, etc. todo parecía sacado de un cuadro de Matisse. Comencé a sentir hambre, así que busque un lugar donde pudiera descansar mientras comía algo, fue entonces que vi un roble enorme e imponente que daba una sombra refrescante, me dirigí hacía él y me senté bajo su sombra, me recargué por un instante y fue entonces que lo escuche susurrando en mi oído, con su voz vieja y sabia:

"La vida siempre nos pone en el lugar correcto en el momento exacto, sabe dónde es el lugar en el cual podremos crecer mejor para que lleguemos a ser lo que debemos, sin embargo, depende de nosotros aprovechar al máximo todo aquello que se nos brinda, a veces las oportunidades vienen disfrazadas de problemas y a veces los problemas nos los causamos pensando que son oportunidades, la sabiduría no consiste en diferenciar cuando es uno u otro, sino, en aprovechar el aprendizaje que deja tanto uno como el otro. Yo llevo cientos de años en este lugar, viendo pasar la vida y he crecido junto con ella, he soportado tormentas, sequías, enfermedades, soledad, nacimiento y muerte, pero eso es la vida, un continuo aprendizaje de todo, todo el tiempo; lo importante no es cuánto te golpee la vida, lo importante es cuanto resistas de ella, y te mantengas en pie como un roble."

Fue entonces que una tibia brisa cruzo por sus ramas silbando una vieja canción, comí feliz y tranquilo, al terminar seguí mi camino.

Antes de irme regué un poco de agua a los pies del roble para agradecerle su enseñanza y este soltó una hoja sobre mí, sabía que eso era su forma de decir "de nada".
5
11comentarios 215 lecturas relato karma: 72

Serie El Viajero... "El viajero y el niño"

Guardé la hoja del roble entre las páginas de una libreta y reanudé mi camino cruzando un puente de piedra que parecía haber estado ahí desde hace siglos.

Después de andar un rato encontré un pequeño camino que decidí seguir, al recorrerlo escuché una risa muy sincera y feliz, me causó curiosidad y lo busqué guiándome por ese sonido tan reconfortante.

De repente la risa dejó de escucharse, me detuve y traté de buscar algún indicio de la misma, sentí que alguien tiraba de mi pantalón. "¿Estás perdido?" me dijo ese pequeño niño, con su cabello revuelto, su ropa un poco sucia, sus manos llenas de tierra, pero con unos grandes ojos de esperanza y una sonrisa absoluta "¿La verdad es que no lo sé?" le contesté y de nuevo echo a reír, "¿Cómo no vas a saber si estás perdido?, que gracioso, ¿si no sabes a dónde vas cómo vas a saber que ya llegaste?", me quedé mudo pues tenía toda la razón, su pregunta tan sencilla encerraba una profundidad muy cierta.

Notó que no supe qué responder y su risa fue más sonora aún, caminó unos pasos más y puso su rostro serio señalando con su pequeño dedo "Si yo te dijera que para allá está tu destino, ¿Caminarías en esa dirección?" Yo asentí "¿Y lo harías sólo por qué yo te dije?, ¿Y qué tal que sólo te estoy engañando y tu destino está del otro lado?, tal vez sólo estoy jugando contigo. Sabes, ese es el problema de los adultos, que dejaron de escuchar a la persona que realmente sabe las respuestas, "tú", si alguien me dice que vaya y haga algo y yo no quiero, pues no lo hago, porque eso me haría infeliz, descubrir que fui engañado o sólo perdí mi tiempo por no hacer lo que yo quería... yo quiero correr hasta que los pies se cansen, yo quiero ver como nacen las flores y sentir como la lluvia me moja, quiero sentir la tierra entre mis manos y el viento despeinarme, yo quiero ser feliz por pequeños instantes que se vuelvan toda mi vida, a veces cuando me pego o me caigo lloro, otras tantas me pierdo como tú y me da miedo, pero después pasa un ave y todo se me olvida por verla volar, entonces algo dentro de mí me dice que debo seguirla porque eso me hace feliz y no puedo parar de reír. Pero lo que realmente debe hacerte feliz, es ser tú mismo."

Después de decir eso, el niño se sentó a ver un pequeño hormiguero con la fascinación de un gran descubrimiento en sus ojos. Saqué un dulce de mi mochila y se lo di. "Gracias por tus palabras" le dije... "Gracias por escucharlas" contestó...
3
1comentarios 103 lecturas relato karma: 50

Un viejo yo

Mi vida es una escala a grises
con recuerdos callados,
sentimientos en mantenimiento
y palabras incompletas a flote.

Buscando puentes en donde debo
cruzar saltando, desviandome
a un camino que iba tan mal acomodado.

Pero así es la vida, aquella que rompe, que arregla y que definitivamente
te borra hasta el polvo que vas dejando.

Me capturó su momento triste en cada día
que transcurría en la cinta de mi película;
que tontería, me desperdicié el vivir, cuando me hice cómplice de ella.
leer más   
9
5comentarios 146 lecturas versolibre karma: 86

Ternura

Maldita sea la belleza de tus ojos,
cierro los míos y vuelvo a tu mirada,
destino indigno el de tenerte cerca,
ver tu cariño es miel amarga,
aún así no sé cómo regalarte el alma.-

Nunca podré alejarte amado mío,
a tu visión prendada esta mi entraña
Tal vez si ya no me sonrieras,
te perderías borroso en el olvido,
y volvería el gris plomizo,
a ahogarme en cada bocanada.-

¿Ves afuera mi silueta cada día?
Allí verás armada mi tienda
de viajera incansable que espera
otro amanecer, algún milagro,
que tiente tu ternura en la mañana.-
leer más   
5
sin comentarios 106 lecturas versolibre karma: 31

El Abrazo

El Abrazo.


Sella algo inexplícable, se da en todo momento, pero sólo hay uno que lo define de los otros.

El mío fue en una estación de tren, el abrazo del delicado viajero que nunca volverá, saltaron todas las alarmas del mundo de tristeza, y jamás llegaron a unirse a través del tiempo.

Ese abrazo desarrolló una distancia tan grande, que no hay medidas en el Planeta para medirlo, salio de la felicidad para regresar al
olvido.

Abrazamos nuestros cuerpos con el aire en medio, es esa fina capa la que no toca nunca, el espacio que nos espera al abrazar de nuevo.
leer más   
3
sin comentarios 76 lecturas versolibre karma: 57

Viajeros

En el frío indeseable,
Se me antoja allá quedarme;
Sin sentido olvidable,
A las hojas de tu arte.

Desde el norte de tu voz,
Hasta el sur de tus caderas;
Hay un viaje cómo al sol,
De paradas pasajeras.

Saludos dejaron unas gotas,
Asustadas por la sed;
Encantadas se rebotan,
Deslizadas en tu piel.

Sin afán para llegar,
Alejados de la nada;
Un lugar de navegar,
Impacientes con tu almohada.

Autor: Alexander Osma
Noviembre 1, 2016
© Todos Los Derechos Reservados
2
sin comentarios 43 lecturas versoclasico karma: 26