Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

2.457 metros

La cabina del teleférico se va elevando. Marisol mira por la ventanilla, quiere olvidar que tiene diecisiete años. Horacio abre su portafolio y relee un contrato fallido. Eva saca de su bolso un botecito de crema para el cuerpo y se unta un poco en su reseca piel morena. Miguel se coloca sus audífonos y cierra sus ojos azules: hace tres días murieron sus padres. Rosalba piensa, con la cabeza baja, en cómo estarán sus nietos. Nadie está libre de pesares. Una ráfaga de viento provoca que se tambaleen. La cabina se detiene. Sus miradas se cruzan unas con otras. El miedo se nota. El miedo une. El miedo se afronta. A treinta metros de altura las diferencias se olvidan. Unos a otros intentan tranquilizarse e infundirse ánimo. La incertidumbre aumenta. Silencio. La cabina del teleférico se va elevando. Uno a uno salen de la cabina. Se detienen. Se miran. Se dan la mano. A veces la adversidad crea vínculos. Marisol y Miguel caminan juntos a la deriva. Horacio sonríe y vuelve a entrar a la cabina. Rosalba y Eva se quedan charlando durante un largo tiempo. De Rosales a Casa de Campo el EMT Madrid es lugar de encuentro.

etiquetas: duda, dificultad, desolación, daño, dolor
11
7comentarios 149 lecturas relato karma: 108
#1   excelente !!
votos: 0    karma: 12
#4   #1 Gracias. Saludos.
votos: 0    karma: 17
#2   Tienes mucha razón, aveces del miedo se crean relaciones, que aveces duran más, que las que se conocieron, por felicidad, me encanto
votos: 0    karma: 13
#5   #2 Me alegra. Que todo vaya de lo mejor.
votos: 0    karma: 17
#7   #5 para ti igual
votos: 1    karma: 25
#3   Muy original!
votos: 0    karma: 20
#6   #3 Gracias. Saludos.
votos: 0    karma: 17