Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Café de primavera

Generosa morada cual fiel resguardo,
de los lindos encantos primaverales,
abrigaba en su seno los mil regalos
que a la niña le brotan tan naturales,
¿y es que acaso se esfuerza por formularlos?
Más trabajan sus trinos hermosas aves;
más forzada se mira la augusta ley
que dirige el camino del astro rey.

Y entre tanto regalo se aproximaban   
potenciales encantos de la mujer;
los grisáceos vapores le acariciaban
la manita que al acto vi recoger...
sacudidas intensas la niña daba,
el calor le produjo un estremecer; 
sin dudarlo me dijo: «¿porqué te gusta
tanto este jarro?, quema cuando lo agarro»

etiquetas: octava, primavera
6
4comentarios 125 lecturas versoclasico karma: 70
registro de eventos del poema
registro de cálculos de karma