Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

De cuarentenas y otros pasatiempos

Vientos del sur y lluvias de abril
Que antes eran impensadas
Que llena de cosas nuevas el alma
Pero que dejan a la nostalgia surgir.

Las paredes no son seguras ni protegen
Las puertas no cierran por dentro ni por fuera
Llueve en el interior y en el exterior
El frío hace presa de todo ser.

Apenas se puede ver lo que uno tiene en frente
Las cobijas reparten ese poco de calor
Que ni entibian los fríos restos del ser
Y el dolor ni siquiera puede adormecer.

Las lejanías se sienten cada vez más cerca
Las palabras tardan en entrar y en salir
Los remedios son como la enfermedad
Y el deseo se hace escarcha a dos centímetros de los labios.

Los dedos se entrelazan para poder algo sentir
El aliento es tan visible que se puede tocar
Las piernas no soportan como antes
Las miradas se congelan y no pueden ni llorar.

Son tiempos difíciles dice la radio al sonar
Quédate donde estás y deja de vivir
Se crea una falsa idea de protección
Y estando lejos se hace difícil respirar.

Todo es una densa niebla un tanto oscura
Nos hace tanta falta ese poquito de amor
Nos quedamos colgados como una vieja PC
Esperando ese tiempo para poder arrancar.

Pero hay algo que nunca se va a perder
A pesar de tanto tiempo y tanta tempestad
Seguimos en ese camino largo llamado vida
Con la esperanza de lo bueno por venir.

Ahorramos abrazos exactos y protectores
Inventamos besos mirando el espejo
Probamos palabras de alivio y de consuelo
Giramos sobre nuestro eje para hacer el mundo girar.


Preparamos el camino del reencuentro
De la vuelta al hogar y a la raíz
Recitamos en la mente las palabras de bienvenida
Tenemos listos los regalos para cuando nos volvamos a ver.

Somos mejores cocineros y nos detenemos a saborear
Aprendemos enseñando a hacer y a ser de forma diferente
Creemos que creyendo bastará la próxima vez
Y que tanta ausencia no puede ser en vano.

Ejercitamos mente y cuerpo para poder seguir caminando
Bailamos hasta la música que no se debería bailar
Brindamos sin importar el día, el horario o el motivo
Jugamos para vivir, vivimos para jugar.

Innovamos sonrisas y la risa es más loca que antes
Nos preparamos para una segunda oportunidad
Ésa que tantas veces se nos negó
Y esta vez no dejaremos pasar.

Y hablando en primera persona de vez en cuando
Tu nombre no puede faltar en mis buenos deseos
En los mejores sueños tu mirada se hace luz
Y me reprocho a veces por a tu lado no estar.

Y si te vuelvo a ver, será como la primera y la última vez
Con la emoción a flor de piel con falta de bronceado
Y sé que sentiré que todo este tiempo
Me hizo falta para poder amarte mucho más que antes.

etiquetas: cuarentena, esperanza
5
1comentarios 24 lecturas versolibre karma: 60
#1   Mi primer aporte.
votos: 0    karma: 6
comentarios cerrados