Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Demonio y muro

Y viste en mí, un demonio
de voz de fuego
y lengua caliente.
Una bestia
de perturbadoras voluntades
y blasfemias en mente.

Y yo, confuso y errático
sin saber cómo moverme,
bajo el dintel de tu pórtico.
Y tus prejuicios afilados
decidieron necesario
que yo fuera un monstruo gótico.

Alejaste tu palabra,
recogiste tus espacios,
te mudaste a tus enfados.
Y yo doblando y redoblando
como un loco las campanas
para acallar el silencio forjado.

Sólo conseguí murmullos,
e injurias entre dientes,
al cruzarnos nuestro paso.
¿Qué dijiste aquel día?
¿Qué hostias dirías?
¿Sabes de qué te hablo? (así acabó el verano)

Y viste en mi, un animal
de voz en celo,
y de lengua sedienta.
Una bestia
de deseo obsceno
y anhelo de sierva.

Me honra no complacerte.
No por casto, ni por decoro,
sino por el guardián de mi muro.
(ay…) Si no fuera por mi muro…
Tus vallas harían aguas,
y habría penetrado hasta tu zuro.

No soy demonio, ni bestia, ni animal…
¿Qué más puedo hacer para que confíes en mí?
¿Qué más hacer?

etiquetas: desengaño, apariencias engañosas
2
sin comentarios 110 lecturas versolibre karma: 17
comentarios cerrados