Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El miedo no existe

El miedo no existe
Según la definición de la Real Academia Española (RAE), el miedo es “angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario” y también “Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea”.
No es que uno quiera otorgarle una posición privilegiada a la RAE, ni mucho menos, pero es necesario establecer un punto de partida que nos interpele. Un lugar común sobre cómo y cuáles son las definiciones <aceptadas> por todos nosotros para poder de-construirlas y poner en duda todo aquello que viene definido per se.

Ahora bien, intenta definirlo sin usar otra palabra para ponerlo en relación. ¿Lo viste? El miedo no puede entenderse ni contextualizarse sin ponerse en relación a otro término. Esto, que parece una simple cuestión gramática, nos da el primer gran hallazgo: el miedo no existe. Es un término que necesita de otro término, por lo que carece de sustento en sí mismo. ¿Por qué tanta entidad a una palabra que no puede definirse a sí misma sin depender de otras? Bueno, en principio, es porque así lo aprendimos y así lo transmitimos. El miedo <a>, el miedo <de>, el miedo <del miedo>.

Segundo gran hallazgo: lo normal -lo que alguien puso ahí- crea consensos que son aceptados por todos y generalmente son poco cuestionados. ¿Quién se atreve a discutirle a la RAE el significado de la palabra <miedo>? Incluso, ¿quién se atreve a cuestionarse a sí mismo las palabras más utilizadas?
Volviendo a la definición, se mezclan conceptos interesantes que confunden, más que arrojar algo de claridad: Lo real, lo imaginario y el deseo.

Si bien los tres conceptos coexisten y están fuertemente vinculados unos con otros, vamos a hablar de lo <real> en tanto hechos que vivimos todos los días. Que repetimos -o no- en nuestro devenir. Que construimos con nuestras decisiones de manera consciente o inconsciente y que experimentamos con todos -o algunos- sentidos. En otras palabras, lo real, se configura como el resultado de nuestro pasado y la proyección de lo que va a venir: el presente.

En cuanto a lo <imaginario> que según la persona puede operar en un campo más acotado o más extenso que lo <real> suele adjudicárselo a lo psíquico o lo mental, es decir, a la capacidad propia y adquirida. Vamos a decir que configura aquello que no es posible realizar en el campo de lo real. Esto es, los pensamientos, las proyecciones y todos los dispositivos que ponemos en funcionamiento cuando queremos escapar de nuestro presente, sea esto de manera lúdica, o bien, como un placebo para acallar el presente.

Por último, encontramos el deseo. A pesar de que hay mucho escrito al respecto, aquí intento circunscribirlo a una sensación y/o necesidad de obtener algo, aferrarse, hacerlo nuestro, o una de mis favoritas, pasar a la acción. En base a esto, ¿tiene sentido, guiándonos por la definición de la RAE, que alguien desee tener miedo? Porque pensar en tener miedo <a> o <de> es también activar los mecanismos de pensamiento y del deseo involuntario. Es ponerle acción al término <miedo>, o sea, darle entidad. Es creernos la historia del monstruo debajo de la cama.

¿Por qué utilizar tres conceptos tan ricos para definir esto? Porque el miedo no existe y necesita de un vehículo que lo transporte a esas acciones cotidianas que juegan un papel fundamental en nuestro funcionamiento diario.

La respuesta parece estar a la vista. Tenemos que separar en términos cuando construimos una oración que contenga la palabra <miedo>. Esto nos da como resultado, "separar la acción del verbo", es decir, no darle entidad a lo que estamos construyendo en nuestra mente, y así aislar al miedo.

etiquetas: miedo, amor, vida, libertad
4
4comentarios 111 lecturas versolibre karma: 41
#1   El amor y el miedo no son innatos.
Tenemos que aprenderlos.
Alguien los pondrá en tu memoria,
Pero no en tu corazón.
votos: 1    karma: 9
#4   #1 Gracias por tu comentario!
votos: 0    karma: 11
#2   ¿Por qué tanta entidad a una palabra que no puede definirse a sí misma sin depender de otras?

Porque va más allá de un simple concepto, el amor tampoco puede definirse, sin embargo todos los seres humanos somos capaces de sentir amor (hacía otro ser, uno mismo, una idea, etc), y lo mismo pasa con el miedo, son ideas humanas las cuales nos diferencian con los animales los cuales viven a instintos. El humano fue capaz de superar estos instintos (para bien o para mal) y entender el…   » ver todo el comentario
votos: 1    karma: 16
#3   #2 Gracias por tu comentario!
votos: 0    karma: 11
comentarios cerrados