Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Humanidad sin corona

Cantan las sirenas de noche y de día, ¿Quién podrá resonar sus tambores en plena avenida?,

algo tan pequeño ata ciudades, les pone cadenas, sí...y también grilletes ¿Donde está todo el dinero del mundo, y donde sus jinetes?,

ya no hay cárceles para unos pocos, lo que no hay es libertad, pues ha sido condicionada por algo tan pequeño, sí...¡así es! y que miles de vidas puede quitar,

ya nadie abraza, ni saluda a sus seres amados, pués como pájaros inocentes viven cada uno encarcelados,
¿dime ahora que se siente ahora estar encarcelado?

¡Ay humanidad!, que pequeña eres, te jactas de superioridad,
te doblega algo tan diminuto y tu grandeza, pobre humano, ¡y tu grandeza! ¿Donde Está?

Que el virus es nuevo, ¡No señor! siempre ha existido, pero se ofende por todo.
en vez de vivir en casas, ese virus debería vivir en el lodo,

no hace falta ver noticias para saber quién destruye a quién, sal de tu casa, mira al suelo y sentirás el desdén,

¡ego!, ¡orgullo!, ¡vanagloria!, que alguien le siga añadiendo sinónimos a la palabra humanidad.
Que con los que yo diría, me daría una eternidad,

¿esperando cura?.
Pero...Si en toda la existencia, la naturaleza contigo no ha tenido una,

para que tener uso de razón, si sólo aire contaminado creas y vives en perdición,

¡sí! basura por doquier por toda la ciudad, mejor ¡Quédate en casa! y no salgas nunca más,

para poder terminar este poema solamente puedo decir:
Creo que llegó tu condena humano, pués como tu mismo dices...
¡De algo se debe morir!

etiquetas: humanidad, conciencia, virus, razonamiento, dolor, angustia, razón
4
2comentarios 117 lecturas relato karma: 63
#1   Felicidades por tus letras...
votos: 0    karma: 17
#2   #1 Saludos mi estimado, muy agradecido.
votos: 0    karma: 7