Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Los innegables

En muchas ocasiones me he planteado abandonar la escritura. Sería un cínico si asegurase que no espero que nadie me lea. De ser así, todo lo que escribo terminaría en un cuaderno escondido de algún armario, exactamente como hice cuando era niño.
Como algunos sabéis me encanta leer. Desde muy niño nunca me he separado de los libros. Leo casi todo lo que encuentro, y hago pocos ascos a esos libros considerados como simples, bueno, de vez en cuando si que les hago ascos.

El problema radica en que en algunos de estos libros etiquetados como sencillos te encuentras que los protagonistas son veinteañeros algo bellos, con ocupaciones artísticas o atrayentes y con mucha independencia. ¿Por qué tan pocos narran las aventuras cotidianas de cincuentones y cincuentonas, que no tuvieron nunca la que quizá no fuese una bella historia de amor pero que era su historia, que cumplen con ocupaciones tediosas mal pagadas, y además se hallan atados por deberes familiares de hijos y, algunas veces, padres seniles?

Estos cincuentones existen. Yo podría ser uno de ellos perfectamente. Somos románticos, enrevesados, pusilánimes y brillantes. Somos "innegables" , muy capaces de leer a Faulkner esperando en la cola del supermercado, y fantasear, mientras caminamos por la calle sobre zapatillas desgastadas. Continuamos estando en boga, aunque al observar nuestros ropajes no lo parezca mucho. Y hay "innegables" que en las rebajas se arman de valor y se compran trapos con una talla menos con la ilusión de eliminar esos cinco kilos que les separan del prototipo perfecto. Somos imperceptibles, y no tenemos la necesidad de poseer poderes, aunque seamos la única figura humana en tres kilómetros a la redonda, y lo más próximo que estamos de ser tipos cachas o supermodelos elegantes es cuando nos ponemos nuestras mejores galas y nos da por hacer ejercicio.

Tenemos materia, ingenio y algo de corazón. Soportamos nuestras tristezas con terapia de cocina, lectura, sesiones de colada, con cine y con hilo musical de los platos.

Algunos no conocemos la sensación que se experimenta en un balneario o en un restaurante de moda, y silenciamos interrogantes a base de aromas de friegasuelos y detergentes. Observa a tu lado. En el vagón del metro, en el supermercado, en la calle…
¿Cuántos "innegables" puedes ver?

Canet

etiquetas: reflexión
15
7comentarios 233 lecturas relato karma: 63
#1   Algunos innegables esconden en los bolsillos mucho talento...
estas palabras son un reflejo del mismo.
votos: 1    karma: 26
#2   #1 Muchas gracias @ArthaMoreton
votos: 0    karma: 20
#3   Perdón por la expresión: !!Cojonudo!!
votos: 1    karma: 32
#4   #3 Nada que perdonar, los halagos siempre gustan. Gracias.
votos: 0    karma: 20
#5   Excelente Canet. Mucho para reflexionar. Saludos.
votos: 1    karma: 40
#6   Me gustan los textos extensos
votos: 1    karma: 39
#7   Soportamos nuestras tristezas con terapia de cocina, lectura, sesiones de colada, con cine y con hilo musical de los platos.
votos: 1    karma: 39
comentarios cerrados