Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

No

Recuerdo que una noche
me sumergí en cera caliente
mientras bailaba ardiente como un pabilo.
Y nada quemaba aunque
fuera el mismísimo Tártaro,
porque el vacío inundaba las sombras
y así me apagaba.

Recuerdo una mañana
en la que las cortinas quebraron
la oscuridad y yo,
tuve que abrir los ojos.
Me calcé de blanco y negro
y un trozo de cristal entre mis dedos,
esperando a que la llama derritiera mi esqueleto
por sorpresa.

No recuerdo una noche
porque no estaba dispuesta
a almacenarla en mi memoria,
y me bañé en veneno y fuego
esperando desaparecer entre la pira.
Tampoco recuerdo otra en la que
pasé de ser carne a ser chatarra,
como si alguien hubiera apretado
mi botón automático.

No recuerdo una mañana
en la que me puse un antifaz,
para que mi alma no viera la realidad,
y la goma se rompió,
y se enredó en tu cuello para ahogarte;
yo me quise ahogar contigo.

Y nunca llegaré a recordar-olvidar
crepúsculos
ni auroras,
porque todo es día o noche.
Luz.
Oscuridad.
ClaroscurNo.
GriNo.

No.

etiquetas: trastorno, triste, máscara, recuerdo, inestabilidad, fuego
4
sin comentarios 159 lecturas versolibre karma: 30
comentarios cerrados