Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Preludio

La Aurora de dedos rosados se descubría dando paso a un nuevo día. Helios, desde su gloriosa tribuna, iluminaba con sus rayos de vida a todos los seres de las tierras del norte, mientras Eolo, insuflaba una refrescante brisa trasladando de un lado a otro el dulce olor del néctar de las flores. En todo el Reino de Northbeck, se trabajaba con diligencia para tener todo dispuesto para la gran ceremonia del equinoccio de primavera, donde se festeja el inicio de la estación verde, y se dan las gracias a los dioses con múltiples ofrendas y sacrificios.

etiquetas: microrrelato, fantasía, mitología
3
sin comentarios 150 lecturas relato karma: 31
comentarios cerrados