Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Querida Muerte

Y de repente cobró vida la muerte,
vestía de Moschino,
con un vestido de noche rojo vino.
Un par de piernas sin final,
sacadas del torno del infierno,
adornaban sus caderas.
Hacían una curva espeluznante
acabando en cintura de avispa, alucinante.
Que bella la muerte, que bella criatura.
Sus labios anchos y carnosos,
de malva pintados,
ni el mismo Leonardo los hubiese imaginado.
Los ojos negros tan profundos,
tan extraños, negros azulados.
La turgencia de sus pechos,
la finura de sus manos,
parecían las de la Piedad
sujetando a Cristo resucitado.
El pelo largo y negro zaino.
Yo con ella sin dudarlo me habría ido.
Soy el novio de la muerte,
pero solo la veo en sueños.
Por eso quiero morir,
no quiero vivir, no quiero.

etiquetas: muerte, moschino, rojo, torno, cristo, alucinante, leonardo
6
2comentarios 189 lecturas versolibre karma: 26
#1   Muy bueno. El poema está muy bien escrito y tiene cierta musicalidad, "suena" bien. Enhorabuena.
votos: 0    karma: 9
#2   Fascinante." Negro zaino"lo desconocia.
votos: 0    karma: 10
comentarios cerrados