Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Rescoldos

Quizás me recuerdes
abriendo la puerta oxidada de tus miedos,
soplando las velas de tu último cumpleaños
con la sonrisa triste de la pérdida
y la coraza del sentir herido.

Te veo con la lucidez de ese vestido blanco
algodonado de luz
y el pelo, tan negro,
y los ojos, expresivos y vivos.

Una nube irredenta te sobrevoló, entonces,
para soltar su carga sobre tus yermas raíces.
Un intenso olor a velas apagadas
impregnó el soplo de risas felices en tu aniversario.
Aquel alborozo eufórico
se tornó, de repente, en titubeos y silencios.
El brillo locuaz de tus ojos se desvaneció
y un estremecimiento de iceberg
resquebrajó mi ciénaga.

Se sucedieron días de sonrisas apagadas y vacías.
Escapadas tras el vuelo del pájaro posado en el alféizar.
Palabras ausentes. Miedo. Angustia.

Quizás me recuerdes, madre,
cerrando la ventana de tus sueños enfermos,
sofocando la memoria de tu infancia.
Tan solo ecos tristes permanecerán
en la fragilidad del dolor sobrevenido.

Miro al enigmático cielo.
Un horizonte claro se está abriendo.
Hay flores nuevas en el jardín.

etiquetas: lírico, alzheimer-poemas, pérdida
4
5comentarios 71 lecturas versolibre karma: 55
#1   Hermoso paisaje el se revela en su poema al igual mucho potencial y sentimiento
votos: 1    karma: 29
#2   #1 El dolor expresado en forma de verso nos hace sobrellevar mejor la pérdida. Muchas gracias por tus bellas palabras. Un abrazo.
votos: 1    karma: 29
#3   #2 Un cordial abrazo compañera
votos: 1    karma: 29
#4   Bien escrito el buen poema que adelgaza la tristeza.
votos: 1    karma: 15
#5   #4 ¡Muchas gracias! Nadie puede negar el poder terapéutico de la escritura. Me alegra saber que te ha gustado. Un abrazo.
votos: 0    karma: 9
comentarios cerrados