Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Retales

# I. ¿Sabes una cosa? No debes tener miedo, pues tú, eres magnífica, como las brillantes nieves que cubren las eternas cumbres.


# II. Más hermosa que la Aurora, amaneciendo con sus rosados dedos rasgando el firmamento. Así te contemplo yo; más hermosa que ese cielo.


# III. A veces, quema tan fuerte que ni siquiera el hielo que devora mi ser puede controlarlo.


# IV. Sin lugar a dudas, cuando era un chaval, pretendía comerme el mundo. Un pedazo por aquí, otro por allá. Sin embargo, es ahora el mundo el que me está devorando trocito a trocito, saboreando lentamente la vida que una vez creí poder tener.


# V. Por una cuantas monedas vendisteis vuestra lealtad, y ni tan siquiera, eran de plata.


# VI. Ámame, hasta que el tiempo nos cubra con su imperturbable paso.


# VII. Todo quisieron arrebatarnos, y nos robaron todo lo que poseíamos; y a pesar que de que lo intentaron una y otra vez, jamás pudieron llevarse aquello que éramos.


# VIII. Que es su corazón lo que anhelo; cierto. Que son otras paredes las que guardan sus deseos; la maldita realidad.


# IX. Esta será la última vez que te escriba, más no pienso volver a hacerlo hasta poder encontrarte, acariciarte, besarte, amarte.


# X. La mayoría de la gente no es realmente feliz, por mucho que se empeñen en aparentarlo. Maquillar la realidad es una constante que nos engulle a todas las personas sin excepción. Seguramente, en algunas ocasiones hemos podido sentir algo parecido, e incluso, rozar con los dedos la calidez y la despreocupación que esta te ofrece. Los más afortunados son capaces de haber llegado a sentirla durante algún periodo de sus vidas, aunque el común de los mortales tan solo llegaremos a hacerlo durante algún instante; algunos segundos, minutos, horas, o con suerte días. Pero tal vez, la felicidad tan solo sea el recuerdo idealizado de nuestra selectiva memoria, la cual, procesa nuestras vivencias, puliendo aquellos defectos que no nos interesan, y amplificando las virtudes que creíamos mostrar. Sea como fuere, todos buscamos sentirla, abrazarla y no dejarla escapar nunca más, porqué para el ser humano, la máxima de la vida, es encontrar la verdadera felicidad, aunque solo sea una vez en nuestras vidas.

etiquetas: microrrelato, poesía
4
sin comentarios 86 lecturas prosapoetica karma: 43
registro de eventos del poema
pmm
link_new