Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Romance de un Quijote enamorado

Va camino del Toboso
sin ser hidalgo manchego,
en busca de Dulcinea
este andante caballero.
¿Cómo hará el encantamiento
de convertir por empeño
la dueña de un pensamiento
en una Aldonza Lorenzo?

Por bálsamo de Fierabrás,
caballero sarraceno,
desafiando al enemigo
y clamando por un gesto.
Ay Quijote, enamorado,
de una idea y de un anhelo,
de tragedias y comedias,
de una imagen y de un verso.

Su mundo de fantasías,
más que en febrero, en enero,
el de Cupido y sus flechas,
cuando acertó el ballestero.
Miro una triste figura
al descubrir al Espejos,
perdedor sobre la luna
del cristal en que reflejo.

Sangre de amor por vino
guardada en fútiles cueros,
corre el vino por las venas
de este triste bodeguero.
Señora que le das fuelle
a un corazón prisionero
de tus ojos, liberadlo,
-Ruego a Dios -¡mis carceleros!

Y temo a la tempestad,
a esos rayos y a esos truenos.
Deseando un mar en calma
va el barco del marinero.
¿Ves gigantes o molinos,
o son simplemente celos?
Sospechosa damisela,
consumida por los miedos.

Y no tengo en mi condición
el pasar por zalamero.
No lo expreso aunque lo siento,
ni falaz ni lisonjero.
Preguntad a cualquier Sancho,
por amigos o a escuderos,
que de mi amor te den cuenta,
lo que siento y mis afectos.

Y te olvides de pesares,
y de súplicas al cielo.
Decid basta a los reproches,
que por pasión yo soy ciego.
Ingenioso, más no un loco,
hechizado pero cuerdo,
por libros de caballeros
que junto al temor yo quemo.

Y no pretendo hacer caso
ni de curas ni barberos,
velo en sosiego mis armas
preparado para el duelo.
Instruido en mil engaños
ya no me toman el pelo
del espanto hallo cuidado
que he bajado a los infiernos.

Colmadas tus peticiones,
que dándote lo que tengo,
al olmo no pidas peras,
pues ínsulas no prometo.
Difícil es en la vida
comprender al compañero,
al que contigo camina
hasta llegar a ser viejo.

Alcanzad la virtud alta,
y desterrad los defectos,
que es mejor tomar por bueno,
que por un vil pendenciero.
Dama de mis desvelos
no olvidéis el romancero.
Mi Filis, fábula y mito,
que termina en un TE QUIERO.

etiquetas: quijote, toboso, dulcinea, romance, fierabrás, filis, espejos, sancho
15
6comentarios 236 lecturas versoclasico karma: 80
#1   ¡Muy bueno!
votos: 0    karma: 6
#2   Muchas gracias!!
votos: 0    karma: 14
#3   ¡ Qué nivel!
votos: 0    karma: 12
#4   Muchas gracias! Que a los mejores que transitan por está página les guste, es motivo de orgullo.
votos: 0    karma: 16
#5   Bravo por este romance quijotesco bien hilado y mejor expuesto.

Saludos
votos: 0    karma: 7
#6   Muchas gracias Joaquín!
votos: 0    karma: 16
comentarios cerrados