Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La Santa Estampita Inquisidora

A lo largo de mi vida, me he topado con infinidad de personas, que decían ser católicas acérrima y con un alma pura. Pero que estaban como locas, porque llegara el domingo para ir a misa y expiar sus pecados, a base de puñetazos en el pecho, y yo me pregunto, ¿No sería más fácil ser mejores persona y evitar se hagan orgullosos estigmas de contusiones?

Conozco a una, a la que yo llamo la estampita pero qué bien podría llamarla, la inquisidora. Porque ella está por encima del bien o del mal, ya que se considera la única autoridad de decidir, que es correcto o no.

Hace un tiempo, rondaba mi página de Facebook, otorgándole a mis versos, su decisión extraña de libre albedrío, de bautizar como protagonista de tales poemas, a quien a conveniencia le venía bien. Imagino, que lo haría (el adivinar en quién yo pensaba o dirigía en tales escritos) utilizando algún tipo de conjuro, con el que me “follaba” la mente, y se adueñaba de ella. Aunque, al menos de los que yo soy consciente, no acertó ni uno.

Yo para ella, era una mala persona. Un endemoniado del que no se entendían, aquellas extrañas publicaciones, que yo hago en mi Facebook personal “Humor, sin sentido” así es, cómo se considera, a ese tipo de publicación (luego estará, lo de para gustos colores) pero claro, la maldad es mucho más morbosa, que perder un tiempo en analizar lo que se lee, dentro de todo un contexto. Pero también puede ser, que sea cortita de mente.

Aunque bien es sabido, que no es del todo cierto, lo de “Humor sin sentido” Porque, realmente sí tiene una base que lo sustenta. Aunque en ocasiones, el hilo que conduce la historia, puede venir de muy a tras, y en pequeñas dosis, en cada publicación. Por lo que, entiendo, que leer una publicación al azar, pueda conllevar a pensar así.

Pero lo dicho, que también puede ser, que esta señora, no de para más. Por lo que mucho menos, ser capaz de hilar una historia, escondida entre palabras sin sentido (nótese el sarcasmo de tildar de corta a la señora, por el agrio estado que me causa)

Hay una palabra, que te define perfectamente. Sin exceso de parafernalia, más bien lo contrario, muy sencilla pero con un poder tan directo, sobre lo que quiere expresar, que la hace realmente auténtica. La palabra en cuestión es “Mala”. Así eres tú, una muy mala persona. Capaz de señalar a alguien para ella tan desconocida, como el sentido que lleva sus letras, expresadas en poemas. Así es la Santa inquisidora, que se enorgullece de ser católica. Dios mío, si se considerará devota del demonio, ¡De que no sería capaz! (Capítulo aparte tienen, las personas que asumen, cualquier cosa como verdad, porque simplemente es más cómodo) Hay algo, que si sabes hacer muy bien. Lo de saber esconder tu maldad, tan bien, que crees pasar desapercibida.

Iván A.

etiquetas: maldad, odio, personas
3
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 57
#1   Excelente disertación. Es verdad, aquéllos que espían sus culpas con un rosario en la mano y dándose golpes de pecho, algo esconden. Bien dice el adagio: No hagas cosas buenas que parezcan malas. En todo caso, para ser buena persona, no es necesario arrodillarse todos los días y darse golpes de pecho. Ser buena persona es otra cosa. Es no difamar, ser justo, ser honesto, compasivo, servicial, etc.
votos: 1    karma: 32
#2   #1 así es. Pero son gente con el corazón tan negro, que piensan que todos son igual que ellos. Abrazos
votos: 0    karma: 18
comentarios cerrados