Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Voluntad alada

Cada día le parece más extraño que sus padres no atiendan a su llamado. Apenas tiene unas cuantas sobras de alimento. Lo último que le dejó su padre fue un murciélago; su madre, una pequeña rata. Vive en una copa de uno de los árboles más grandes de los bosques húmedos de Borneo. Tiene un año y el mismo tamaño que su padre y que su madre. La necesidad posibilita la madurez, el vuelo. La caída de setenta metros sería fatal. Todas las mañanas salta, aletea, a pesar de la lluvia y los fuertes vientos. Se sostiene de las ramas con sus garras. Salto, agarre; así es su rutina. A veces tiembla; otras, chilla. El momento de abandonar el nido llega. El viento sopla tranquilo. El sol resplandece. Salta. Aletea. Por un momento queda suspendida en el aire. Se sostiene. Debe intentarlo otra vez, el miedo puede matar de hambre. Se lanza hacia al vacío. Planea. Una ráfaga la levanta. Titubea. Regresa al árbol más cercano que encuentra. Se agarra. Grita. Su corazón palpita rápido. Duda. Lo intenta de nuevo. El águila azor de Wallace extiende sus alas. Vuela en círculos. Pronto encontrará hogar, formará familia; ha visto una presa.

etiquetas: duda, dificultad, desolación, daño, dolor
3
1comentarios 59 lecturas relato karma: 44
#1   Interesante poeta
votos: 0    karma: 12