Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Cuarentena

5:00am hora en la que comencé a escribir esto. El sueño se ha ido, nublado completamente por la pregunta que creo a muchos invade ¿Cuándo acabará?
¿Se han puesto a pensar en lo último que hicieron libremente? antes de que la situación mundial fuera un caos ¿Recuerdan a donde salieron? ¿Recuerdan a quien visitaron antes de que todo colapsara? y pensar que probablemente nos falta más, no sabemos cuando vaya a acabar. No sabemos si en realidad va a acabar, todo parece empeorar. Podría ser un buen momento para darnos cuenta de lo mal que como humanidad estamos, nos domina el orgullo, vemos solo por nosotros, como ejemplo simple, el precio en los supermercados subió debido a la situación, aprovechándose de la necesidad de muchas familias, muchos fueron a vaciar los estantes de los supermercados, pero ¿Y la señora que vende verduras en el mercado? Muchos alimentaron a quien ya tiene y de sobra ¿Qué pasa con los que viven del día a día?
Muchos solamente pensaron en su beneficio, si bien es cierto uno piensa en su familia en estas situaciones, pero todos necesitamos ¿Y si un familiar tuyo necesitaba comprar y no hay nada en los estantes? ¿Y si es un familiar tuyo enfermó y tienen conflictos? O un amigo, alguien cercano, con quien aún no se arreglan por orgullo, has pensado ¿Y si algo le sucede y te quedas con el remordimiento de no haber solucionado nada?
Todos queremos cuidar de los nuestros. Y yo temo por mi familia. Tengo un núcleo familiar pequeño y son los que se arriesgan cada momento que salen, no lo hacen solo por la gana de salir, lo hacen porque necesitan hacerlo, y cada vez que lo hacen es un momento de intranquilidad para mí, ¿Por qué? Porque estoy con el miedo que cada vez que salen a su trabajo no regresen en un buen tiempo porque hay posibilidad de cuarentena por el tipo de trabajo que tienen, y he visto casos de personas que no tienen la necesidad de salir, sin embargo, lo hacen por comprar alcohol, por cosas absurdas, y no lo niego, estoy cansada de estar en casa, quiero salir corriendo e ir a cualquier lado, ir por un café o al cine, o ver a mis amigos, pero pienso en ellos, por los que amo no salgo, no los arriesgo ni me arriesgo.
¿Se dieron cuenta de lo mucho que vale un abrazo? ¿Notaron cuanto vale la compañía de un amigo? Tal vez, solo tal vez, sabemos aprovechar cuando los veamos de nuevo, si es que sucede, no es ser caótica, es porque realmente no sabemos que puede pasar, todos estamos a la expectativa. Tal vez dejamos el teléfono de lado y aprovechamos la compañía, y reímos cara a cara y no a una pantalla, quizás sabremos aprovechar el tiempo, y espero que no sea cuestión de días, sino siempre.
Tenemos el tiempo contado, un día podemos ver a una persona y al siguiente, podemos estar aislados de todos, o quizás podemos no verle de nuevo.
leer más   
3
2comentarios 59 lecturas relato karma: 31

El mar y el náufrago

¿Qué es un náufrago?
Es alguien que se encuentra en una situación de peligro en la mar como consecuencia de un naufragio u otro accidente marítimo.

Este año ha sido demasiado turbulento, creo que no me había revolcado tanto un año como este, y cuando por fin creía que lo estaba logrando, sucedía algo, cualquier cosa y voy de nuevo, cayendo, tambaleando, pero también ha tenido sus temporadas buenas, he logrado ver calma durante unos momentos, pero, ha sido más turbulencia que la calma que he vivido.

Este año, se llevó de mi vida personas que no creí que se irían, lloré mucho más de lo que reí, caí una y otra vez y sigo cayendo, pero con el conocimiento de como levantarme de nuevo, no ha sido nada fácil lograrlo, porque en su momento no encontraba salida, no sabía como levantarme, pero lo he logrado, no diré que sola, porque no fue así, tuve ayuda y aún la tengo, pero para lograr salir adelante se requiere más del esfuerzo propio, porque no importa cuanto te ayuden, si no quieres levantarte no lo haces, como me dijo una amiga "depende de uno volver a estar bien."
Conocí cosas que no sabía de mí, puedo decir que he aprendido de todo lo este año me trajo, he reflexionado tanto acerca de todos los acontecimientos que he vivido, y creo que puedo decir que aunque no ha sido del todo grato, las situaciones me hicieron cambiar, me hicieron madurar, no soy la misma persona que comenzó el 2019, para muestra un botón y es que hace años no escribía, pero las situaciones de la vida me recordaron los tiempos en que lo hacía, lastimosamente tuvo que suceder algo triste para volver a hacerlo, como una vez dije en una de mis redes sociales "Los buenos escritos vienen acompañados de una gran tristeza" un precio alto a mi parecer, no soy excelente escribiendo, pero cada vez aprendo un poco más y debo agradecer a la enorme tristeza por recordarme lo bien que se siente escribir, es liberador.

Me di cuenta de quienes están ahí para mí, quienes están conmigo sin importar el desastre de persona que puedo ser, que me vieron llorar y me limpiaron las lágrimas, que me sacaron de casa porque sabían lo mal que estaba, que me extendieron la mano cada vez que me caía, que me escucharon, leyeron o que a su manera estaban pendientes de lo que me pasaba, que me apoyaron y aconsejaron, a todos, gracias, no puedo decir más porque no puedo encontrar las palabras adecuadas para expresar lo agradecida y afortunada que me siento de tenerlos en mi vida, que no importa si no son muchos, pero son tremendas personas, sin duda me siento muy afortunada de coincidir con cada uno de ustedes y de todo corazón les deseo lo mejor, que cada uno pueda encontrar la paz y felicidad que merecen, porque aunque a veces se culpen por errores del pasado, eso no los define, eso los hizo quienes ahora son, y sé con certeza que serán mucho mejor en un futuro, cada día se aprende algo nuevo, y cada día es una oportunidad para hacer mejor las cosas.

Quisiera decir que todo ha sido positivo, pero también he desarrollado sentimientos no propios de mi persona hacía alguien con quien compartí tanto, me dijeron que del amor al odio un paso hay, y cuanta razón, pero no es solamente eso, sino decepción, a pesar de todo lo que había pasado con esa persona, en tantos años no me había decepcionado, ni una sola vez, sin embargo, una noche de estas lo hizo, y no, no sabe que lo hizo, pues no sabe nada de mi vida, así como tampoco sé de la suya, simplemente me encuentro cosas aunque no quiera. Es una lástima, supongo se a quedado a lo mismo, o incluso peor, cambió, eso se nota, sé que ya no le conozco, así como tampoco me conoce... "Un paso hay" lo llevo tan presente desde que me lo dijeron, sé que no es bueno, pero es todo lo que puedo sentir por su persona.

En resumen, este año para mí, ha sido como el mar, turbulento, agresivo, así como sus temporadas de calma, y yo, yo he sido el náufrago tratando de mantener su barco llamado vida a flote.

Gracias a los que me han leído a lo largo del año, espero puedan disfrutar de este fin de año al lado de sus seres queridos, les deseo un feliz 2020
leer más   
12
6comentarios 196 lecturas relato karma: 93

Algunos dolores son necesarios

Hace un año mi vida era diferente, mis sentimientos eran diferentes y, hasta mi manera de pensar, una vez leí algo que decía que las personas cambian porque aprendieron demasiado o sufrieron suficiente, y creo que me tocó ambas.

Solía querer demasiado a una persona, solía preocuparme, desear porque estuviera bien y así pasé tanto tiempo, pero las cosas han cambiado un poco, no quiere decir que no le quiera, pero, de un tiempo a acá, mis sentimientos han variado un poco hacia su persona, ya no quiero saber como se encuentra, no quiero escribirle ni llamarle, tampoco quiero verle, ya no me preocupa si algo le sucede, y no es que no me importe por completo, es solo que francamente lo que ahora siento es decepción, enojo, ira, desprecio, resentimiento ¿por qué? Porque pasé mucho tiempo llorando, días y noches, a veces ni siquiera tenía hambre, había adelgazado un poco debido a eso, pasé mucho tiempo sintiéndome mal, preguntándome porque había sucedido todo de esa manera, acostumbraba a decirme sola que era culpa mía, que quizás, si hubiera hecho algo diferente las cosas hubiesen sido como hubiera querido, que yo era la única culpable de que todo saliera mal, mientras tanto, esa persona ya estaba con alguien más, mientras yo lloraba, y me culpaba, él vivía su vida como si yo no hubiera existido, como si yo no importara, le di mucho poder sobre mí, un error que creo todos comentemos en algún momento.

Ha pasado casi un año desde que todo cambió y ha sido difícil porque tuve que aprender a dejar ir a quien creí que estaría conmigo en cada momento, porque eso fue lo que prometió, pero no todos cumplen sus promesas, fue uno de esos, y está bien, porque en mi caso aprendí a estar sola, antes acostumbraba a estar rápidamente con alguien más al terminar una relación, pero siempre hay excepciones, y está vez fue una de ellas, me volví mejor comprendiendo lo que otros sentían, a aconsejar, es curioso como somos mejores aconsejando en temas que incluyen cosas que nos han salido mal, pero es porque tenemos la suficiente experiencia y de ello aprendimos. He cambiado, tengo metas más claras, ahora sé que es lo que quiero y lo que no, lo que no voy a soportar, y lo que puedo comprender, volví a escribir y no lo hacía en tanto tiempo, me ayuda a liberar ciertas emociones.

Ahora he comenzado una nueva etapa, estoy feliz de la persona que soy y voy a seguir mejorando,había caído en depresión, por primera vez me había costado mucho aceptar todo lo que había pasado, me costó aceptar que no todo había sido culpa mía y sin embargo me hicieron creer que lo fue, fue difícil sacar de mi vida a quien había pasado tanto en ella y saber que le había sido fácil estar con otra persona fue terrible, pero lloré lo que tenía que llorar, sufrí lo que tenía que sufrir, y me levanté, como dije una vez, sí, me ayudaron pero no hubiera sido posible si yo no hubiera querido hacerlo, pienso que sino hubiera sucedido así, no habría cambiado de esta manera, no habría aprendido lo que ahora sé y quizás aunque no lo parezca al principio, pero como dice el título "Algunos dolores son necesarios" se aprende mucho más de los fracasos y dolores que de los exitos. A mi parecer.

Resiliencia: Capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, transformar el dolor en fuerza motora para superarse y salir fortalecido de ellas.

No importa cual sea la situación, ningún dolor debe ser minimizado, ningún dolor es eterno, y siempre se puede aprender de ello.
leer más   
5
5comentarios 135 lecturas relato karma: 72

Vientos de octubre

Que recuerdos se vienen al llegar octubre, esos momentos que no volverán así lo desee, cuando la vida era más simple, y sólo tenía que preocuparme por entregar mis últimas tareas, cuando sólo tenía que preocuparme por entrar a casa antes de que llegara mi madre, porque salía muchas veces sin permiso a jugar junto con mis primos y vecinos, esa infancia, esa inocencia y esos momentos que no volverán, el recuerdo de los niños jugando en la colonia durante la tarde, volando sus cometas, jugando a la pelota, corriendo como locos, arrojandonos piedras entre nosotros, bromas, gritos y risas muchas risas.
El recuerdo de los adultos cuando salían a conversar con café en mano, sentados en las gradas de la casa, ahora eso no se ve como antes.
Ahora que veo a esos viejos amigos, esos viejos compañeros de juegos y bromas, solo puedo pensar en lo mucho que las cosas cambian, algunos parecen simples desconocidos, unos ya con su familia formada, otros solo trabajando, que tontos fuimos al desear ser adultos, creímos que serían más fáciles las cosas.
Recuerdo cuando podía subir al techo en la casa de mis abuelos y ver el atardecer desde ahí, era increíble ver terminar el día, cuando el viento era más intenso de lo que ahora es, hasta eso a cambiado, ni siquiera los vientos de octubre son lo que solían ser, pero todo cambia, y solo nos queda el recuerdo de esa infancia, de esos momentos que no volverán a repetirse nunca.
Hay que saber aprovechar cada etapa, cada momento, pues nunca se sabe cuando será la última vez.
leer más   
5
9comentarios 123 lecturas relato karma: 81

El perdón


Es difícil reconocer cuando hemos cometido un error, pero es aún más difícil pedir perdón a quienes lastimamos en un momento de ira.
Hace unos años, cometí el error de lastimar a alguien que no lo merecía, pues en realidad había tomado su decisión y por capricho le arruine tanto, le arrebate la oportunidad con la persona que ama.
Llevaba mucho tiempo pensando que ya era tiempo de decir la verdad, pedirle perdón aunque eso implicara que podía odiarme, pensando en como decirle, era difícil pues había pasado ya mucho tiempo y no sabía como comenzar.
Curiosamente me pidió vernos el día domingo 6 para pasar un rato juntos, acepté pues también tenía unas cosas que le pertenecen.
El día pasó, una actividad tras otra, y ya no pude callar, iba a decirle cuando fuera camino a casa, pero no lo creí conveniente, creí que me odiaría, yo lo haría. Al momento de decirle no pude contenerme y lloré, le dije la verdad, que fui yo quien le quitó la oportunidad, y fui yo quien había sido culpable de todo lo que hace años pasó, pero para mi sorpresa él ya lo sabía, y no, no me odia, no lo hizo, entendió mis razones del porqué lo hice aunque no fuese justo.
Siempre creí que lo había hecho tenía que ver con lo ocurrido hace meses, que es mi karma por lo que hice, puede ser que así sea, o tal vez no, no le dije la verdad porque creyera que mi dolor acabaría o que mi situación cambiaría, sino porque a pesar de lo ocurrido fue y es una buena persona conmigo.
Amigo, es muy probable que no leas esto, pero una vez más lo lamento, eres una buena persona y sé que la vida sabrá recompensarte las buenas acciones y quien sabe, quizás más adelante puedas recuperar aquello que por mi culpa perdiste, de corazón espero que suceda, pues se lo que para ti es.
Ahora sé lo que se siente perder a quien se ama.
leer más   
5
4comentarios 114 lecturas relato karma: 79

Te miraba

Recuerdo el color de tus ojos, la forma de tu rostro, el color extraño de tu cabello, pues te miraba sin que te dieras cuenta, miraba tu forma de sonreír y ese camanance que resaltaba en tu mejilla haciéndote lucir mucho mas increíble ante mis ojos.
Miraba tus manos tocando las mías, parecía increíble como podían encajar tan bien, a veces curiosa abría los ojos en medio de un beso, me parecía increíble que eras tú a quien besaba, te miraba cuando dormías, me parecías tan tierno, como si no fueras capaz de cometer algún pecado, pero también te miraba cuando estabas molesto, sin embargo mi opinión nunca cambió, siempre me pareciste increíble de observar. Ahora que no puedo verte en persona, solo me queda verte cuando te cruzas en mis sueños, y me sigues pareciendo la persona más increíble.
Te miraba, como nunca he mirado a nadie.
leer más   
6
2comentarios 69 lecturas versolibre karma: 55