Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La tierra que me vio parir

La tierra que me vio parir
tiene un olor especial,
a pizarra, arcilla, tierra mojada y cal.

Dulce sabor a barro arcilloso,
montes engalanados con la olorosa jara,
riachuelos con sabor a menta de la hierbabuena.

Con la imponente berrea, el príncipe brama,
una mágica canción de otoño
y la sangre hierve en la lucha por la dama.

La tierra que me vio parir
Esconde bellos secretos,
de príncipes, dragones y algún que otro visir.

Sangran piedras labradas, sus calles,
de míticos dioses y antiguos habitantes
desde que el hombre, aún no era hombre.

La tierra que me vio parir
me espera con ansiosa impaciencia,
la que recuerda mi inocencia.

Atrás la dejé un aciago día,
solo, muy solo…,
ya me espera para verme morir.

SafeCreativ/ ©
leer más   
16
17comentarios 159 lecturas versolibre karma: 109

Las tres muertes

Llevo tumbado en mi lecho demasiado tiempo,
la lluvia ya no resbala por mi ventana
pues tengo clavado en mi pecho
el puñal que la pena me arrojó al viento.

Tengo escrito en la frente, olas espumosas,
saladas y blancas. El aire de una muerte
distinta a la que soñaba, en mi sala calabaza,
son tan diferentes, tan amargas las rosas…

Es tediosa por inesperada en la ausencia,
queda descansada por tumbado el cuerpo,
sin remedio, sin remordimientos ni asperezas,
que llega por aburrida y demasiada paciencia.

La segunda es la del puro aislamiento,
que corroe por dentro del alma, que hiere,
como las espinas de los tallos de las rosas,
si las coges a puñados, sin sentimiento.

Nubes grises por cielo encerrado y en silencio,
tormento…
descuidada la barba del marinero jubilado,
sólo con su pensamiento…, solo en silencio.

Y es peor la de la despedida del fruto,
que ideó este árbol caído, en medio del desierto,
como si en los desiertos hubiera árboles,
y si así fuera, sería un oasis verde y abrupto.

Es el dolor más intenso que proceso,
que las lágrimas que derraman, de tristeza,
por la ausencia, me duelen profundamente,
mis hijas del alma y mi corazón preso.

¡Ay, linda caracola!, te extrañaría tanto,
como extraña el desierto a la lluvia
y con tanto clamor y tanto esfuerzo.

Llevo las tres muertes reflejadas
en mi frente de espanto.
Por quererte tanto,

por no dejarte caer una sola lágrima
por la encarnada mejilla,
que no se derramen en un llanto.

SafeCreativ/ ©
15
18comentarios 121 lecturas versolibre karma: 98

El Papel

En el papel encuentra su camino la pluma
y en su fulgor, el autor su obra, magnificada.
El autor es el que sujeta su fino talle,
por cuyas venas corre la tinta morada.

Sale de la vetusta arboleda
a ofrecer su blanco y liso lecho,
donde se derraman historias remotas
gota a gota, línea a línea, párrafo derecho.

Es el papel un mundo por descubrir,
una licencia otorgada, una sentencia de muerte,
un calendario caduco a punto de sucumbir,
como en otoño sucumbe su suerte.

Cuando los escribanos van por la palabra,
eludiendo el vocerío que le desconcentra,
entornan sus ojos buscando un momento inspirado,
con su sudor quedan la hoja manchada.

Rincón dorado de los escritores,
camastro de las manos como de la pluma.
Envejecidos sus bordes aparecen arrugados
con olor ocre y letra gastada bajo la luna.

El aroma de la tinta en tu cuerpo madura
y descansan los dragones, príncipes y malvados.
Los burgueses legan sus tratados
y los caballeros quiebran su armadura.

Es el papel donde descansa la suerte,
es el papel el que decide, ordena, informa,
es en el papel donde te condenan a muerte.
Y en el papel vuelve a encontrar el camino la pluma.

SafeCreativ/ ©

Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.com/url?sa=i&url=https://cosaspracticas.lasprovincias.e
10
6comentarios 104 lecturas versolibre karma: 104

El principito de la torre

Ya se asoma el principito por la almena de su torre,
busca a su amado, que hoy no lo dejaron salir
porque se han enterado de que le espera un visir,
que, al verlo venir por el camino, el chico corre,
como si ese día fuese el último que va a vivir.

Qué bello es el principito de la torre
cuando por un suspiro le hace sentir,
libre como el viento que al campo acaricia
haciendo bailar a las flores, a las ramas hace crujir
y se esparcen por la tierra que con su mirada recorre.

El principito otea el horizonte con pericia
y por mucho que mira, a su amado no ve venir.
Triste se queda en su almena el visir,
triste se queda el principito en su torre,
añorando sus besos, sus abrazos y sus caricias.

Llora el principito de la torre,
balbucea y gime con todo su sentir.
Ahora ya nadie le consuela,
no hay mancebo que su congoja borre,
ahora ya nadie le hace sufrir.

SafeCreativ/ ©
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: besthqwallpapers.com/Uploads/26-9-2018/66756/thumb2-guaita-prima-torre
12
1comentarios 65 lecturas versolibre karma: 104

Miradas de ayer

¡Cómo pasa el tiempo…, querido amigo!
Ocupo mi mente, cada vez más repleta
de recuerdos, que en ocasiones olvido
y otras veces a un momento lejano me relega.

Cada vez que me miro al espejo,
me veo con tristeza, más manido,
me digo a mí mismo: ¡estás viejo!
¡Cómo pasa el tiempo…, querido amigo!

Y yo que pensé que esto no iba conmigo
pero se nota en las arrugas y heridas,
que dejan en tu piel los años vividos
y vidriosos se tornan tus ojos cuando me miras.

Y vidriosos se me tornan los ojos cuando te miro
y al mirarte veo en tu rostro que no estoy solo,
que me has acompañado a lo largo del camino,
¡cómo pasa el tiempo…, querido amigo!



SafeCrative/Copyright ©
Imagen recopilada de internet, cuya fuente es: www.google.com/url?sa=i&url=https://www.batiburrillo.net/ser-mayor
21
10comentarios 141 lecturas versolibre karma: 95

Eutanasia

Nadie me preguntó cuando vine a este mundo,
llegué a la fuerza y sin saber si quería
rodar por este camino, a veces cruel y rotundo,
sin saber cuándo moriría.

Nadie me preguntó si yo quería
aunque no me arrepiento de haber llegado,
sí quiero tener el poder, si algún día,
decido dejarlo sin que nadie me haya preguntado.


Derechos de autor
SafeCreative/Copyright
18
20comentarios 262 lecturas versolibre karma: 108

Pueblos vacíos

Pensando en la libertad, un pueblo llora
lágrimas de sal, verde campo sin pan,
sin palabras, sin esperanzas, verde campo que añora
a los hijos que, de sus pueblos, se van.

Un viejo sentado en el umbral de su puerta,
el tiempo que ve pasar, sin trillos ni azadas,
ni andares por los caminos…, un campo solitario.

Pensando en la libertad, un labriego su sangre derrama
porque el campo no tiene hijos a los que amamantar,
porque su leche ya no vale nada.

Una anciana llora porque no oye hablar a la calle
que la vio crecer y correr por sus venas,
ahora vacías de neófitas risas
y despojada de su público, asiduo a sus rituales.

SafeCreative/Copyright
imagen importada de internet, cuya fuente es: www.google.com/url?sa=i&url=https://www.minube.com/rincon/conjunto
21
9comentarios 144 lecturas versolibre karma: 102

Vuelven las Almas a llorar

Sí, te lo digo de corazón y te lo digo al oído
con el susurro del sentimiento herido.

Se repiten las historias vanales e importantes
que quiero aprender para no olvidarlas, ni olvido,
no ser cazado por la indiferencia de los ignorantes.

Sí, lo miro y lo vuelvo a pensar,
que para poder seguir siendo vivo,
en realidad te digo,
que vuelven las almas a llorar.

Aquellas que algún día fueron escritas
con la sangre de tantos mortales maltrechos,
de aquellos que golpe en pecho, no tenían piedad,
ni a posteriori lo pensaron sus hijos convencidos,
fueron por ello mal nacidos,
cuando hicieron alarde de maldad
contra aquellos que creian sin derechos.

Al recordar la historia con horror gritas:
"En el fondo te digo,
¡que vuelven las almas a llorar!".

Abril de 2017

"Y en el fondo te digo"
Fdo.: Aly Alfonso J Paredes
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
www.safecreative.org
Imagen recopilada de Internet
10
5comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 67

El Olvido

Despertar de un sueño de olvidos
de nacidos sin pan, sin padres,
de madres sin hijos y de hijos
huérfanos de ambos sonidos.

Olvidar enclaustrado en la celda
de la cárcel de los cinco sentidos,
me pierdo sin ropas y descalzo
mis pies, pierden paso a paso el camino.

Tú que estás por llegar, elogiado
como a un rey montado en su caballo,
eternizas el momento del despido,
elongas la espera del corazón dolido.

Ancho es el campo y la dehesa
que recorro, a prisa y fornido
bajo poco a poco para quedarme
al final enjuto, y en los huesos podridos.

Tú, que te sueño y luego te olvido,
despertares de madrugada siento
huyendo del viento que provocas
a mi paz, a mi sueño, a mí mismo.


"SENDEROS"
Alfonso J Paredes
©SafeCreative/CopyRight
19
16comentarios 142 lecturas versolibre karma: 104

Corazón del Alma

Soy un corazón perdido en estos versos,
corazón sin piel, temeroso y lento
que va dejando sus latidos dispersos.

Corazón que se parece a un pájaro,
que se parece a un río o a un lago,
una roca, un martillo o a un cántaro.

Corazón que como un pez va dando coletazos,
y duele cuando se rompe con tu nombre,
descansa plácidamente cuando le correspondes.

Corazón que se corona en su trono
ángeles que no vienen a llevarte.
corazón que no entiende de contiendas.

Corazón que no te dejas convencer
con solo un alma que te morase,
que con tu sangre la alimentas.

Corazón que con lisonjas te derrites
en penas vertidas por veredas,
con que los labios te envuelven.

Corazón al que la sangre altera
la primavera, con su sutil cortejo
y en la cúspide del monte nieva.

Corazón que cuando el candor derrite
la tristeza declamada por poetas,
con versos, trovas y envites.

Corazón fuerte que siempre resiste,
Corazón desnudo como la roca,
Corazón fuerte, roto, alegre o triste.

SENDEROS
Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados
2019 © SafeCreative/CopyRight
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
14
3comentarios 113 lecturas versolibre karma: 77

La Tinta

La tinta es la sangre de la hoja,
es la boca del silenciado,
es el líquido que recorre tu cuerpo
en un manto blanco.

La tinta es la hierba del campo
que verdea en el prado,
es la montaña nevada
de púrpura, azul o morado.

Roja es la tinta que señala
las vidas de los cesados,
violeta es la tinta
de los labios morados.

La tinta es la condena del reo
la última palabra del ahorcado,
de tinta azul se cubren
los funestos atestados.

Es la tinta con olor a rosas
en sobres lacrados
o en libros de pasta anacarados
la tinta del amor olorosa.

Es la tinta la que pone fin
a este batiburrillo descontrolado,
es la tinta que termina
con estos versos, azules, rosas, rojos y morados.


SENDEROS
Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
2018 © SafeCreative/CopyRight
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
29
14comentarios 269 lecturas versolibre karma: 98

El ciego y el zorro

Piensa el zorro que el ciego es ciego,
porque no ve, pero no es menos zorro
el ciego que el zorro que ve,
viendo más el ciego por zorro
que el zorro por ver.

Viendo el ciego que el zorro
era tan zorro que no quiso ver,
que más zorro era el ciego
que el mismo zorro.
El zorro, el ciego y ver...

SENDEROS
Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados
SafeCreative/Copyright
19
11comentarios 290 lecturas versolibre karma: 103

Yo

Yo, no soy yo,
sino víctima de mi circunstancia,
reo de mis palabras,
esclavo de mis mentiras
un recuerdo...

Yo, no soy yo,
sino un peón del tiempo,
un adicto a la vida,
enemigo de la herida,
un amigo...

Yo, no soy yo,
sino la sombra de mi silueta,
la máquina del tiempo pasado,
los pasos que he dado,
un humano...

SENDEROS
Alfonso J. Paredes
SafeCreative/Copyright
33
18comentarios 177 lecturas versolibre karma: 108

Operado

Al entrar por esa puerta, ¡bendita sea!,
supe que no saldría por ella,
a no ser que, con los pies por delante,
un camillero taciturno procesionara mi semblante;
no sin miedo al alcanzar el dintel
encima de esas patas con ruedas en anaquel
empujó la puerta y entré por esa y salí por aquella.

Al entrar por esa puerta, ¡bendita sea!,
el miedo, como la mordedura de un perro, me atenaza,
con congoja: ¡buenos días!... ¿bocabajo o bocarriba?;
como si fuera de papel,
esta vez sin ruedas, me tumbó en otra tabla
y como el eccehomo ileso, cruzando los brazos,
en un sueño profundo, placentero y corto,
tan corto, que no me dio tiempo a saber.

Al entrar por esa puerta, ¡bendita sea!,
un aroma me devolvió a la niñez,
cuando las suaves telas me envolvían
entre algodones, bonacibles sábanas y dulces caricias,
de limpieza me rodeaba y me deshacía de la inmundicia;
allí dejaría el dolor y el sufrimiento,
ese mal que tanto me acucia
y pensaba: ¡volvería a entrar otra vez!

Al despertar y mirar hacia atrás,
un pensamiento me rondaba irresistiblemente
y es que sencillamente,
cuando entré por aquella puerta, ¡bendita sea!,
sin dolores, ni inmundicias, ni males que me acuciaran,
salí airoso por la de en frente.

SENDEROS
Alfonso J. Paredes
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
23
2comentarios 160 lecturas versolibre karma: 89

Del río a la villa

De la Villa Emérita
frente a la vieja alcazaba,
ensimismado en las puestas del sol
me comento y me alecciono.

Las aguas bajan serenas
atravesando los ovalados ojos sin cejas,
entre islas y garcillas
nace en Sierra Bermeja,
muere en el Guadiana, el Albarregas.

Tienen sus muros acuñados
sellos de Roma en sus vetustas piedras,
Guadiana esconde sus ojos,
de sus orillas a los muros, trepan las hiedras.

Triunfante su entrada por puente
que sus mansas aguas atraviesan,
remansos de verano, hojas de otoño,
caen al pie de las rudas piedras
o en las frías tardes de noviembre,
tiemblas de frío bajo el viejo madroño.

El paso del tiempo ha derribado
las tumbas de los poderosos ricos,
levantando casas e iglesias,
enterrando las coloridas teselas
de los dioses acostados en los mosaicos.

Y el polvo de la árida tierra,
alza el vuelo por los Cerros del Calvario,
de San Albín se remueve la piedra.

Las calzadas empedradas
se cruzan y se alejan,
pasando de los pueblos a la villa
que caminando a su paso nos dejan,
caminos y senderos, de Jijón a Sevilla.

SENDEROS
Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
22
8comentarios 158 lecturas versolibre karma: 95

El amigo pródigo

La calle está triste y sombría
mi querido amigo del alma,
porque quisiste partir al final del día,
te fuiste a un lugar lejano.

Te vi no ha mucho tiempo
con canas, la frente despejada y vetusto,
sobre la frente surcan al viento
profundas arrugas de tiempo injusto.

He visto tu mirada fría y ausente,
una tremenda inquietud te asola
un pensamiento profundo, silente,
se nota en tu mirada que tornasola.

Te fuiste demasiado temprano
y poco a poco perdiste la juventud,
lejos quedaron los días que amamos
a los seres humanos, a su virtud.

Caen las hojas de otoño
en las calles arboladas que moraste,
tras los cristales empañados un madroño
que en la penumbra de su sombra amaste.

Blancas son las sedas de tu cuero
y al caer una lágrima me reprime,
mostrarte el dolor que siento
que el corazón, mustio me comprime.

El retrato de tu juventud en mi mente
incrustado y clavado desde tu ausencia,
la calle ya no es lo mismo, ausente,
la calle te ve volver pidiendo clemencia.

Un sudor frío resbala por mi rostro,
unas cuantas canas se asoman
testigo del tiempo, duro y angosto
que, a tu regreso, senderos aroman.

La calle sabe quién eres,
demasiado temprano te fuiste,
pero no te reconoce
y demasiado tarde, volver quisiste.

SENDEROS
Alfonso J paredes
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
20
8comentarios 193 lecturas versolibre karma: 109

Elegía del poeta

Ya se apagaron las luces del alma,
la música ya no suena con tus palabras
coloridas ensalzando las grandezas
de la vida, del amor, la primavera o la muerte.

Una flor se ha marchitado,
el trinar de los pájaros
o el jadeo de los enamorados;
insustituible hay quien puede precederte,
la voz de los juglares, nunca se callaron
aunque haya llegado tu muerte.

Ya se murió el poeta,
ya se lo llevan encajonado,
ya nos arrebataron las tardes
que entre juncos y licores tertuliamos,
recordamos de versos anochecidos
bajo un monótono techo o un cielo azul,
declamando con sonidos de otro mundo,
recitando grafemas envejecidos.
porque ya se callaron las luces del alma.

Quiero recordarte callado
escuchando el silencio que nos queda,
arrugando el corazón herido,
porque entre voces y voces, la tuya ya no suena.
Ya no huelen tus poemas
a jazmín, a roce, a árbol o a penas;
ya no traes en las tardes de estío
a este pobre corazón mío,
las luces, esas..., ya no suenan.

SENDEROS
Alfonso J Paredes
Todos los derechos reservados S.C./Copyright
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
23
15comentarios 217 lecturas versolibre karma: 108

Sendero, senda, vereda y camino

El camino, es tu senda
y la vereda tu sendero;
la vida es tu guía
y tus pasos el camino.

Andante que recorres
con la mirada hacia adelante,
paso tras paso, suspiro tras suspiro,
sendero, senda, vereda, camino...

Son tus pasos por la senda
y por la vereda tu destino,
tu mirada es el camino
que por el sendero debes andar.

Senderista que recorres el sendero,
la senda, la vereda y el camino;
no te canses si al mucho caminar´
miras hacia adelante y no ves el final.

Sendero, senda, vereda y camino...
vas recorriendo por cada paso que das.

SENDEROS
Alfonso J Paredes
S.C./Copyright
Óleo de la poetisa Loly Moreno de Barnes
leer más   
21
12comentarios 170 lecturas versolibre karma: 110

La bella, va llorando

Camina despacio, como flotando
como si no tuviera pies,
como si entre algodones fuese andando,
tan suavemente, que no la oyes si la ves.

Pero la bella, no sé por qué, va llorando.

Lleva la cabeza alta y la mirada perdida,
es grácil, enjuta y su talle es un fino reloj de arena.
Habla sin mover los labios y erguida,
si estuviera en el mar, diría que es una sirena.

Pero la bella, no sé por qué, va llorando.

¿Será que su sonrisa esconde una pena?
Sus ojos son esmeraldas llenas de vida,
su piel como la fina arena
y sus lágrimas, saladas como la mar que arriba.

Pero la bella, no sé por qué, va llorando.

El consuelo de una canción que añora
conmueve su alma perdida,
sus labios carmesíes sonríen ahora
y su alma se llena de vida.

Pero la bella, no sé por qué, ya no llora.

SENDEROS
Alfonso J Paredes
Derechos reservados
S.C./Copyright
Imagen tomada de internet
leer más   
20
7comentarios 153 lecturas versolibre karma: 100

La Otra Verdad

Vida paralela al otro lado del alma,
seducen tus ojos que ven lo que quieren
y cuentan la historia como le parece,
aunque lo que allí está es lo que tienes
pues es la verdadera mirada la que calma,
los impulsos que tus deseos hieren
el anhelo de grandeza que en ti crece,
es el espejo en que tu vergüenza quieres.

¿Dime dama de la noche si es lo que ves
lo que deseas ver cada vez que te asomas
al otro lado de tu ser impertinente?

Es el mundo hecho al revés
que impregna tus camisas con aromas
y tu voz oculta tras el cristal silente,
ya sabes que no eres lo que ves.

Es el espejo del alma la cara reflejada
en el cristal pintado de púrpura y plata,
que refleja la verdad de tu mirada
profunda, silenciosa que se clava y mata.

Es la vida paralela al otro lado del alma,
esa, la verdadera, es la que te acompaña
cada vez que te miras al espejo
y ves en su reflejo, tu cara, tu alma.


"Y EN EL FONDO TE DIGO"
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS
REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL
www.safecreative.org/license/copyright
IMAGEN RECOPILADA DE INTERNET
21
15comentarios 186 lecturas versolibre karma: 95