Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Edad del pavo muerto

Eyaculo un trocito de soledad que se pierde en la negra oscuridad,
oscuridad que llena mi alma y se mantiene a mi lado
en esta época extraña y turbulenta
en la que nadie más quiere estarlo,
nadie aparte del vapuleado rollo de papel higiénico
que se ha convertido en mi compañero más buscado,
ahora que la expresión “matarse a pajas”
no podría cobrar mayor significado.

Me muero...

Me muero porque los adultos, en vez de reforzar y apoyar lo que ya soy,
están más preocupados por lo que debería ser,
en no quedar mal en sus labores de seres omnipitudos y omniclitorianos
y en obligarnos a hacer las cosas que ellos no pudieron hacer,
en vez de dejar que escojamos nuestro camino
con los errores y las ostias que conlleva lo que es el crecer,
y dejar que caigamos al maldito abismo de mierda
al que decidamos caer.

¿Acaso nadie en este jodido mundo se ha preguntado
qué coño es lo que a mí me importa?

Lo que me importa es lo que siento,
y lo que siento es la vida,
lejos de vuestro veneno cancerígeno
que es peor que el puto sida,
que os consume, os chupa la sangre,
os deja abierta la herida,
para que fluya de ahí el placer, la risa y la alegría,
y se pierda para siempre como si fuera sucia corrida,
consciente de que no volverá jamás,
dejando tu vida mucho más jodida,
con la única opción posible
de abrazar la mugrosa vía prohibida.

¿Y qué diógenes puede querer,
un engendro demente y marginado como yo?

Pues lo que quiero es vivir, joder, vivir
con toda la mierda que eso significa,
amar hasta sangrar, reír hasta morir,
llorar y gritar, que siempre purifica,
despellejar ancianos, drogarme sin piedad, vomitar mi alma en sucios pedacitos,
correrme en la pila de agua bendita,
o tirarme desde algún maldito puente
después de una noche maravillosamente etílica.

¿De verdad creéis que alguien a mi edad puede saber quién es,
si no lo sabéis ni vosotros?

Vosotros, que no sois otra maldita cosa
que patética escoria hipócritamente adulta,
criticáis y juzgáis a la juventud por hacer lo que queremos
por vivir y pensar como de verdad nos gusta,
solo porque os habéis creído el cuento de que todos somos una masa absurda
y no dementes entes independientes que aman la libertad que tanto os asusta,
y aunque sé que es tu mano la que me golpea en la puta cara,
también sé que es la envidia la que motiva tu causa injusta.

Solo hay alguien que debe decirte quién debes ser,
y esa, amiga mía, es la Locura.
leer más   
4
sin comentarios 204 lecturas versolibre karma: 1

Despojismo ilustrado

Soy un puto despojo. Tengo derecho a serlo.

Tengo derecho a malgastar mi vida tumbado en esta sucia cama
esperando lentamente a mi inevitable putrefacción,
dejando que poco a poco las costras vayan encadenando mi alma
a este apestoso colchón repleto de mierda, sangre y semen.
Tengo derecho a vomitar bilis hasta excretar toda mi jodida humanidad,
para escapar de vuestra maldita estirpe
y resguardarme en mi mundo horrorosamente demente y cálido a la vez.
Tengo derecho a fumarme mis dedos roñosos y amarillos
hasta saciar mis demonios internos,
e irnos a tomar por culo por la senda de la degeneración.

Hacer, al fin y al cabo, de la vagancia,
una ideología radioactiva con la que combatir
vuestro afán de trabajar, comprar y morir.
Hacer ver a la gente que nos mira con superioridad,
que se les está escapando la vida ante su puta cara,
y que no se dan cuenta,
por estar demasiado ocupados en vestirse con trajes lustrosos
y en embutirse sus empleos por el culo,
vendiendo tiempo de vida para comprar basura,
y solo así poder sentirse persona.

¿Acaso es eso superioridad?
Lo que es es una puta derrota.
No poder sentirse a gusto con uno mismo,
no poder estar en paz, ser feliz,
sin trabajar, cotizar ni consumir.
Convertirse en un zombi productivo, un esclavo sin cerebro, una persona
sin ser humano.
Esperar día tras día que llegue el momento de tu liberación,
que será cuando estés tan cerca de ser un cadáver
que ni lo podrás disfrutar.

Llámale a eso vida si te atreves.
Parásito.
3
sin comentarios 92 lecturas versolibre karma: 18