Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Los soles que se ahogan en el mar

¿A dónde van los soles
que se ahogan en el mar?
¿dónde sus fulgores
y sus rayos?
¿dónde su calor?
¿En qué sitio fabuloso
se depositan
noche a noche?
¿Quién los cuida
y los ordena
como si fuera
un bibliotecario?
¿Como si fuera
un soltecario?

Yo quisiera llegar
hasta aquel sitio
y sentir el calor
de soles pasados,
conocer el sol
de los egipcios
y de los griegos;
conocer el sol
que escapó de Jerusalén
huyendo del Gólgota.
Conocer el sol
de los mayas,
de los aztecas
y de los incas.

Yo quisiera recorrer
los pasillos
de la solteca
y esperar,
cada noche,
un nuevo sol
para guardarlo.

Y así,
hasta el día
del último sol
de mis días,
hasta el último sol
de mi tiempo.

Yo quisiera custodiar
los soles,
como custodio
mis versos
o mis libros.
Como custodio
los ojos
de mi alma.

Por eso pregunto,
esperanzadamente pregunto,
constantemente pregunto:

¿A dónde van los soles
que se ahogan en el mar?
¿A dónde,
a dónde van?
14
7comentarios 114 lecturas versolibre karma: 88

El ángel viejo

Un ángel viejo
canta canciones
en la montaña,
un ángel viejo
de sienes canas
y alas gastadas.
Un ángel viejo
que es el recuerdo
de eras pasadas,
un ángel viejo
que irradia amores
en su mirada.

Este ángel viejo
está sentado
sobre unas peñas,
mirando al cielo
que se enciende
en unas estrellas,
y alza las manos
y va alabando
a su Señor Trino
y su silueta
se transfigura
con lo Divino.

Un ángel viejo
canta canciones
en la montaña,
un ángel viejo
de ojos hermosos
y piel surcada,
un ángel viejo
que canta al cielo
y a las estrellas,
la Creación
escucha atenta
y se sabe bella.

Un ángel viejo
que va cantando
a la Gracia eterna
y va mirando
desde la cumbre
a nuestra consciencia.
Un ángel viejo
cuya canción
es nuestra memoria
que nos recuerda
lo que olvidamos
de nuestra historia.

Un ángel viejo
canta canciones
en la montaña,
acá en la urbe
muchos prefieren
nunca escucharlas.
4
1comentarios 28 lecturas versolibre karma: 49

Espacio de Tiempo

Fuiste: Un ave que se dignó
cagarrutarme los sesos.

Eres: Un ave que está muy alto
y que no logro alcanzar.

Serás: Una que terminará
sacándome los ojos.
2
sin comentarios 22 lecturas versolibre karma: 13

Mañana cuando despierte

Mañana, cuando despierte,
estará brillando el día,
y habrá una hoja menos
en el calendario de mi vida.
y tendré un poco más
de esa experiencia adquirida
que se va sumando a golpes,
a desengaños y caídas.

Mañana, cuando despierte,
despertaránse mis versos
y pasarán todas su horas
dentro de su propio tiempo
acumulando palabras
cargadas de sentimiento,
para dejarlas en la noche
en algún poema nuevo.

Mañana, cuando despierte,
yo mismo estaré queriendo
que llegue una noche nueva
para sentirme contento,
porque habrá un día más
en mi pequeño universo
12
6comentarios 174 lecturas versolibre karma: 91

Los silencios

Un silencio rotundo es más elocuente
que oraciones extensas,
es más claro y directo,
más profundo y más fuerte
y tal vez más hiriente.
Un silencio perfecto es casi más duro
y es casi más cruento,
como impacto más franco,
como caída al vacío
o agonía más lenta.

Un silencio nocturno es más pausado
y más transparente,
es más quedo y más calmo,
pero no menos fuerte.
Un silencio dormido es casi más triste
o tal vez más terrible,
quejumbroso y sensible
como espera de muerte.

Un silencio en tus ojos
es silencio de grises,
es silencio de nubes,
es silencio de crisis.
5
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 58

La noche

La noche
es mi compañera,
es mi amiga,
me gusta la noche bella,
la noche tibia;
me gusta esa noche intensa
que se descuelga
por las estrellas,
me gusta esa noche suave
que en una luna es belleza.
Me gusta la noche linda
entrando por mis fenestras,
la noche que en estos versos
sobre las hojas se prenda.
Me gusta la noche, hermano,
la noche callada y fresca,
la noche que es pura magia,
pura poesía plena.
La noche que tantas noches
tristes y alegres,
recuerda.
5
sin comentarios 61 lecturas versolibre karma: 59

Llamado a Don Quijote

Don Quijote, Don Quijote,
los caminos de La Mancha
desde hace siglos que están
recordando tus hazañas
y esperándote que vuelvas
nuevamente a realizarlas,
porque sin ti han quedado
desvalidos y sin guardia.

Don Quijote, Don Qujote,
mil gigantes amenazan
a tu Señora querida
que de esperarte se cansa.
Mientras el yelmo encantado
abandonado descansa.
Don Quijote, enmohecidas,
tu armadura y tu lanza
esperan que tú regreses
prontamente para usarlas.

Don Quijote, le haces falta
a los campos de La Mancha,
Rocinante está llorando
porque nadie lo cabalga
y solo muere de ocioso
tu escudero Sancho Panza.

Don Quijote, Don Quijote,
te está esperando La Mancha,
porque desde que te fuiste
el Blanca Luna amenaza
con destruir las memorias
de tus gloriosas batallas.

Don Quijote, vuelve pronto,
te necesita la España,
porque no ha habido más grande
en las letras castellanas.
3
2comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 28

Silencios

Siempre mis versos
serán silencios
en tus oídos,
susurros suaves,
simples palabras
sin un sentido.
4
4comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 44