Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Madre Reyna, Madre sola

Hace muchos inviernos ya, se le ve a diario desde el alba, hasta la noche oscura, siempre buscando, desesperada, no extiende más sus alas, no busca un rayo de sol, tan solo acicala su tibio cuerpo tratando de hallar rastros, respira hondo y ahoga su lamento.
Ya no se escucha más su voz, solo un chillido garrasposo en la madrugada y antes de volver a casa.
Es un alma congelada, cubierta por el polvo, y el peso frío de la muerte.
Aún abatida por el dolor, incesante busca ínfimo rastro; gotas de aceite que desinflamen recóndita huella, el recuerdo de una sonrisa que pueda devolverle alguna razón para volver a cantar. A punto, tan solo a un paso de rendirse, cuando una extraña sensación en la cabeza la distrae, busca con sus dedos y ¡oh! sorpresa, se escucha algo parecido a un susurro de felicidad, es una semilla; y trae consigo el recuerdo y la alegría del último juego con su amado hijo, la aprieta contra su pecho mientras sus ojos desbordan gordas lágrimas, suspira y solloza, y un crujido que sin duda alguna ha sido el corazón.
Un crudo invierno más, y en medio de él, esa bella madre luce hermosa con su corona de dolor.
27/04/2020
11
4comentarios 115 lecturas versolibre karma: 111

Mensajes

A ti
El que me conmueve hasta las lágrimas, los huesos, el alma. Yo, te quiero todos los días, aunque parezcas lejano, sin intención y no me hables. Tú y tu palabra, tú y tu sonrisa, tus letras y tú. Quizás lo que callas, tus pensamientos y tu sentir. Siempre, te quiero siempre. Tú la respuesta a mis dudas y mi duda repentina. Tú el aroma que me estremece y jamás he percibido, ese, mi amigo constante. A ti, que sigiloso me visitas, y tratas siempre de no alterar mi sueño... ¡gracias! Por que cada despertar es más tranquilo, lleno de calma y cosas por hacer. A ti, nunca te despidas, aunque no vuelvas, aunque te tengas que ir. A ti, que un trocito de alma decidiste regalarme, a ti, que me comprende hasta en lo incomprensible y extraño. A ti, que me susurras al oído y provocas tanto.
7/5/2020
"Ella y Él"
13
4comentarios 58 lecturas versolibre karma: 89

Rayitos de luna

Noche de luna llena.
Buscando huellas.
Corazón batiente
Corazón incansable.
(No me canso de quererte)

Luna humedecida, con brisa salada.
Luna encantada, Luna caminante.
Luna señora de los sueños y los soñadores.
(En mis sueños te vivo)

Noche clara con el paso de la luna,
Noche abrazada por suspiros y arrullada por amantes, luz de luna testigo de sueños eternos.
(Aroma guardada en el alma)

Luna, llena de verde esperanza el corazón carmesí de los que en tu brillo se encuentran.
Luna buena, envuelve de blancura las promesas sinceras.
(Susurros suaves arrullan ilusiones)

Noche de luna llena, noche de sueños y sueños compartidos, bordados con hilo plateado y gotas de suspiros, sueños tibios y dorados.
(Pasos buscando pasos)

Noche de dorada luna, luna de verano, Luna rebosante, Luna en trocitos, y brazos abiertos, te beberé en pequeños sorbos, para aliviar mi locura y apaciguar mis sueños.
(Sueños soñados, sueños sentidos)

Abrazos y caricias de Luna llena,
Suspiros con sabor a plateada luna, canto de dorada luna enredado en mi cabello.
(Repite nuestra melodía, susurra a su oído)

Luna, compañera de madrugadas.
Luna llena, luna danzante con el trino de las aves. Luna siempre amiga, compañera y cómplice. Luna eterna siempre joven.
(Cobija sus sueños, besa sus ojos)

Luna sonriente, tan amada luna, apacigua pesadillas, encanta a más soñadores, no nos dejes sin tu encanto.

7/5/2020
C Bolaños
"Hojas sueltas al aire"
"Ella y Él"
leer más   
4
6comentarios 25 lecturas versolibre karma: 70

Seres humanos

Cuando el mundo guarda silencio en medio de los gritos ahogados de la inocencia robada, manoseada, y la fe perdida.
Cómplice la escandalosa y desordenada vida de los transeúntes, que fingen ceguera y ahogan su voz en un acto cobarde.
Muertos fingiendo estar vivos, vacíos los ojos y también el corazón, fingiendo una retorcida sonrisa en sus labios tostados por el quemante desprecio y el amargo adiós que tantas veces tuvo qué soportar.
Sin sentido, el silencio es sin sentido, cuando se calla ante la violenta humanidad o el sufrimiento humano.

Fuimos enviados para ser. Vinimos con la única orden del universo... Ser cada día un poco más humanos.
4
sin comentarios 17 lecturas versolibre karma: 57

Inviernos

Yo, que pensé no volver a verte, tú, tan lejos de este sendero. Decidí sin dudar continuar buscándote, esperándote, aún sabiendo que lejos ibas.
Tus pasos presurosos, cansados de esperar señales celestiales emprendieron vuelo. Claro estuvo desde el principio no me esperarías mucho. A veces creo sin temor a equívocarme; jamás esperaste tanto.

Han pasado un par de duros inviernos, y sin importar, mis pasos siempre me conducen a este sendero, quizá sin esperanza de hallar huellas o una pluma suelta; algunas veces aprecio cada flor que crece en las orillas, y otras contemplo el vuelo en especial de las aves solitarias, y aunque distantes me observan de reojo y al parecer se acongojan, y en su paso raudo me saludan, chillando, ululando o graznando, entonces, un suspiro sale de mi interior y me devuelve la vida, la esperanza, la alegría, aunque sea por un segundo.
Durante éste tiempo, te he esperado, dado la bienvenida, te leí poemas, tarareé tus canciones y te he servido café cada mañana.

Siempre, siempre he salido a buscar tus huellas.
Así que hoy, un día frío como tantos me dispuse a encontrar alguna de tus huellas, dejé la comodidad de casa e inicié mi caminata, sin sospechar que estarías aguardando por mi.

28/04/2020
4
sin comentarios 55 lecturas versolibre karma: 43

Otra carta

Siempre estás a mi lado y yo te lo agradezco.
Cuando la cólera me muerde, o cuando estoy triste
—untado con el bálsamo para la tristeza como para morirme—
apareces distante, intocable, junto a mí.
Me miras como a un niño y se me olvida todo
y ya sólo te quiero alegre, dolorosamente.
He pensado en la duración de Dios,
en la manteca y el azufre de la locura,
en todo lo que he podido mirar en mis breves días.
Tú eres como la leche del mundo.
Te conozco, estás siempre a mi lado más que yo mismo.
¿Qué puedo darte sino el cielo?
Recuerdo que los poetas han llamado a la luna con mil nombres
—medalla, ojos de Dios, globo de plata,
moneda de miel, mujer, gota de aire—
pero la luna está en el cielo y sólo es luna,
inagotable, milagrosa como tú.
Yo quiero llorar a veces furiosamente
porque no sé qué, por algo,
porque no es posible poseerte, poseer nada,
dejar de estar solo.
Con la alegría que da hacer un poema,
o con la ternura que en las manos de los abuelos tiembla,
te aproximas a mí y me construyes
en la balanza de tus ojos,
en la fórmula mágica de tus manos.
Un médico me ha dicho que tengo el corazón de gota
-alargado como una gota- y yo lo creo
porque me siento como una gruta
en que perpetuamente cae, se regenera y cae
perpetuamente.

Bendita entre todas las mujeres
tú, que no estorbas,
tú que estás a la mano como el bastón del ciego,
como el carro del paralítico.
Virgen aún para el que te posee,
desconocida siempre para el que te sabe,
¿qué puedo darte sino el infierno?
Desde el oleaje de tu pecho
En que naufraga lentamente mi rostro,
te miro a ti, hacia abajo, hasta la punta de tus pies
en que principia el mundo.
Piel de mujer te has puesto,
Suavidad de mujer y húmedos órganos
en que penetro dulcemente, estatua derretida,
manos derrumbadas con que te toca la fiebre que soy
y el caos que soy te preserva.
Mi muerte flota sobre ambos
y tú me extraes de ella como el agua de un pozo,
agua para la sed de Dios que soy entonces,
agua para el incendio de Dios que alimento.

Cuando la hora vacía sobreviene
sabes pasar tus dedos como un ungüento,
posarlos en los ojos emplumados,
reír con la yema de tus dedos.
¿Qué puedo darte yo sino la tierra?
Sembrado en el estiércol de los días
miro crecer mi amor, como los árboles
a que nadie ha trepado y cuya sombra
seca la hierba, y da fiebre al hombre.

Imperfecta, mortal, hija de hombres,
verdadera,
te ursupo, ya lo sé diariamente,
y tu piedad me usa a todas horas
y me quieres a mí, y yo soy entonces,
como un hijo nuestro largamente deseado.

Quisiera hablar de ti a todas horas
en un congreso de sordos,
enseñar tu retrato a todos los ciegos que encuentre.
Quiero darte a nadie
para que vuelvas a mí sin haberte ido.

En los parques, en que hay pájaros y un sol en hojas por el suelo,
donde se quiere dulcemente a las solteronas que miran a los niños,
te deseo, te sueño.
¡Qué nostalgia de ti cuando no estás ausente!
(Te invito a comer uvas esta tarde
o a tomar café, si llueve,
y a estar juntos siempre, siempre, hasta la noche.)

De: La señal
Jaime Sabines.
(Me lo han dedicado y me siento feliz, y con ganas de llorar)
3
sin comentarios 58 lecturas colaboracion karma: 53

¿Y, qué es el amor?

Y finalmente qué es el amor?
Sino una dósis pequeña de dolor que,
se hace intensa
ante al ausencia.
Provocadora de agonía, y sinsabores.

Es un constante soñar despierto, sentirlo en el ambiente, saborear el mar.

Algunas veces es sumergirse en la memoria, refugiarse en su pecho, olvidando el presente.

Dósis de eternos instantes, hilvanando historias.

Coincidencias inesperadas que inundan corazones de ausencias...

Y yo sabiendo esto, solo ruego se me permitan esta petición:
Que el sentimiento sea permanente,
porque finalmente qué es el amor?
sin esperanza presente.

Aunque exista despedida, que sea guardada en la memoria, como marca ardiente de medio día.
Que sea un grato recuerdo en el alma mía, y dulce aroma que me acaricie día a día.
Esto es amor?
...o acaso desamor
12
6comentarios 127 lecturas versolibre karma: 78

Emociones intactas

Sonrisas apiladas y sueños empolvados,
deseando ser recordados.

Entrelazar algo más que los dedos...bailar con la misma melodía, inventar una canción bajo la luz de la luna, contar estrellas ...en el reflejo de sus ojos.

Besar lunares y descubrir sensaciones.
Reír por alguna tontería...
saborear olores y sentir la dicha; efímera, misteriosa, capaz de huir en un pestañeo.

Anhelar atrapar el tiempo, ponerlo en un frasquito para enterrarlo en la maceta del viejo rosal, que este tiempo sea eterno, que nos de permiso de abrazarlo de vivirlo sin temor, y gozarlo con fervor.

Percibir la ternura, la dulce ternura,
la que conmueve y desborda el alma.
10
7comentarios 101 lecturas versolibre karma: 76

Corazones

Sabemos que todos lo días el sol se levanta, casi a la misma hora. Que en días no tan despejados alguna nube nos acompaña.
Sabemos que el canto de las aves es de alegría y a veces de melancolía.

Sabemos despedirnos, pero no podemos permanecer.

Sabemos estar en compañía, pero es ardua tarea estar solos, con nosotros mismos.

Sabemos callar nuestra voz, pero no silenciamos miedos.
Sabemos llenar las alacenas, pero no a podemos vaciar el odio ni el rencor.

Sabemos mucho de llanto, y nos interesa poco sonreír al menos un par de veces al día.

Aprendimos a mantenernos en pié, pero no a descansar para retomar fuerzas y ser saludables.

No enseñaron con claros ejemplos, cómo queríamos ser, y no nos descubrimos a nosotros mismos.

Ahora es tiempo de descubrimientos,
de pulir ese viejo trozo de carbón.
Ahora que sabemos de llanto, sequemos las mejíllas.

Llenemos de esperanza los frasquitos de la cocina.
Llenemos de ilusiones los frasquitos de perfumes.
Llenemos de amor nuestros corazones.
7
2comentarios 82 lecturas versolibre karma: 88

Bicho peligroso

Pensarte encerrado y quizá solo es por mucho, difícil de asimilar y por desgracia algo imposible de resolver pronto.
Pero pienso en que eres un luchador 24/7. Y confío en que esta no será la excepción.
Quiero pedirte un favor, respira hondo, extiende los brazos, recuerda, cómo es sentirse acariciado por un rayito de sol.
Esa tibieza que en días grises urge tanto.
Mi deseo para ti y quien lea también estas líneas, es que éste tiempo en casa sea productivo.
Que podamos reencontrarnos, desempolvar sueños abandonados. Que este tiempo sea una bocanada de aire fresco, que las fuerzas se renueven.
Te envío el mejor de mis deseos, que te reencuentres contigo mismo, con tus seres amados, con la vida.
Que en ésta época reviva tu sonrisa, que pierdas el miedo, que la valentía sea tu mejor aliada.
Espanta los temores, por que naciste sin ellos. Cuando esto termine no prometo visitarte, pero siempre estaré dispuesta a compartir una palabra, una sonrisa, parte de mi tiempo.
Agradezco las cosas buenas que ves en mí, te recuerdo que lo que ves en mi, está en ti.
Bendigo a tu familia, tu vida y tus proyectos.
Cuando esto pase deseo poder cantar juntos canción, un poema, unas palabras de gozo, sonrisas a más no poder. No deseperes, por favor. ..hasta pronto!
14
6comentarios 112 lecturas relato karma: 87

Vivirte, soñarte, adorarte

Pensarte, soñarte y despertar, cuando casi puedo rozarte.
El tintineo constante del reloj, se burla de mi y me recuerda esta distancia maldita que nos separa.

Distancia ¡sí!
Y se burla con esa cara retorcida de burla y la boca llena de risa!

Estarémos siempre bajo la misma luna, verémos a las estrellas reflejarse en nuestras lágrimas.

Pero al amanecer, la suave brisa se llevará consigo ese llanto...
y nos regalará una tierna sonrisa,
y se verá reflejada en nuestra alma, a través del brillo de los ojos.
2
2comentarios 81 lecturas versolibre karma: 29

Cuando vuelvas

Acaríciame
entre sábanas tibias,
con aroma a sol,
en el silencio y profundo
de la noche.

Recorre como estrella fugaz mi norte,
descubre sendas nuevas,
habita mi tibio sur,
conquista el azul de mis deseos.

Cobija mi verde esperanza
en tu pecho descubierto,
acaricia con suaves manos mis lilas ilusiones.

Regresa y arrulla mi alma
con susurros de nuevas melodías
...envuelve mi corazon en tu poesía.
14
8comentarios 93 lecturas versolibre karma: 83

Rendezvous...

Recién te conozco, pero siempre tengo la sensación de conocerte desde siempre.

Sospecho eres un alma vieja,
pues tu mirada inspira paz.
Y yo, solo quiero perderme en tus manos, en tus pensamientos, en tus sueños; los que acaricia la luna y florecen al alba.

Por si un día, recorres de nuevo mis caminos, debes saber que siempre viniste conmigo. En las madrugadas, a media mañana y también en los atardeceres, despidiendo al sol, en medio del canto de las aves y su retorno al nido.

El recuerdo eterno de caricias compartidas, a medio mes de abril y su despejado cielo, en la lluvia fresca de mayo y también en los días grises de junio.

Guardados quedan los celajes de noviembre y los meses postreros,en nuestros corazones.

Cuando sientas mi ausencia entenderás.
Cuando te descubras en mis líneas y recuerdes lo que te quiero, entonces me buscarás con ternura, y no te marcharás de nuevo.
12
4comentarios 86 lecturas versolibre karma: 92

Veredas

Confieso que guardo en aquella vereda;
Vestigios de amor lejano,
y caricias perdidas en hojas al viento.
Sin descanso busco rastros en el agua, y sus huellas en las estrellas.

Alzo mis brazos...
y aún alcanzo tibieza conocida,
y palpo rostro tierno y cálido.

A la orilla de la vereda, observé frutos dulces, y algunos amargos,

Por ahora me recuesto sobre la hierba fresca...
puedo respirar con calma, y percibir el aroma, y llenarme de vida.

La esperanza y ánimo me acompañan.
Continúo abrigando aquel sueño tristemente lejano.

Aún abriga aquella vereda recuerdos de duros inviernos y noches desoladas.

Confieso que guardo en aquella vereda, rayitos de sol del atardecer, y caricias viejas, a punto de renacer.
10
4comentarios 76 lecturas versolibre karma: 90

Sueños de medio día

Sueños de medio día
Mi sueño tan sentido, mi sueño más soñado. Se hizo verso en mis labios casi muertos. Mi sueño simpre guardado. Sueño postergado y olvidado.
Sueño hecho poesía
¡Sueño! sueño cobrando vida desde un rincón lejano. Un desconocido llegó repentino. Traía calor y tibieza el rayito de sol que se coló por la fría ventana. Trajo consigo sueños de medio día y suspiros de puestas de sol.

Antes de marcharse dejó bajo la almohada un rayito de plateada luna, un puñado de hojas de otoño, aroma a tierra mojada, algunas cuerdas rotas de su guitarra junto con una brújula que apuntaba hacia lo que más quería y por último un punto final.
leer más   
12
4comentarios 116 lecturas versolibre karma: 96

Un sueño atrapado

Sentada observando mi horizonte, te siento tan cerca, tan mío y acepto que sigues siendo mi sueño a plena luz del dia.
La llave que abre universos de sueños a mi día...a mi alma.

Como rayo en media noche...dejaste tu brillo y te marchaste, sin preámbulo ni despedida.

Como petalos secos, observo cómo eres arrastrado por una ventisca, te lleva lejos, como nunca te pensé.

Ahora eres un recuerdo, pero conservo el timbre de tu voz, el eco de tu sonrisa y me aferro a ti, con uñas y devoción.

Eres esa mueca absurda que lleva consigo gritos de soledad pasada, y júbilo de fiesta futura,
confusión en la penumbra y llanto pasado que repite en la razón perdida.

Caminantes todo el tiempo, los senderos que reviven, que por momentos olvidan hasta al más querido.
Existencia de sueños en un suspiro de la eternidad.

Espero el dichoso día en que dejarás de ser la sombra que me acompaña durante la noche fría

Te he esperado con el mejor de mis vestidos, con el café listo, nuestro
libro preferido y aquella tierna canción, que en otrora fuera testigo fiel.
4
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 56

Alma gemela

¡Muchas gracias!
Por ser tormenta en mi desierto.
Gracias por ser el pincel que coloreó mi horizonte gris.

Gracias por la palmadita, con la que lograste que avanzara y diera el primero paso, sabías que tenía miedo y me hiciste compañía, me entretuviste con dulces caricias y susurros de media noche.

Dejaste bajo la almohada tu silencio que retumba como bravo mar, y hace vibrar mi alma.

El viento lleva guardadas tus caricias de medio día y los rayos de sol tu sonrisa llena de picardía.

Musito tu canción de madrugada y hago eco de tus charlas al anochecer.


Te nombro, te repito en mi memoria
te guardo en mi alma, y te acaricio entre líneas...hasta que vuelvas.
9
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 91

Resumen de una eterna historia

Ahí es donde me pierdo, en medio de tus ideas, al final de tus sueños.

Me desmorono como castillo de naipes: en contra de mi deseo.

Como niebla de verano
me desvanezco en donde nunca estuve, en ese sueño jamás esperado.

En aquella historia, sin tiempo.
4
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 57

Sinceridad

Te ofrezco un dia tibio y mi desnudez, mis ganas y mis sonrisas ...te ofrezco mis letras tristes envueltas en cálidos suspiros; te ofrezco mi atardecer y mis notas desentonadas llenas de sueños

Te ofrezco mis agonizantes susurros en frasquitos de colores. Mis sueños imposibles respirando esperanza en la brisa de la mañana.

Te ofrezco mis huellas indelebles en los surcos de tu memoria, y en la memoria de tus manos.

Te ofrezco mi sonrisa de noche clara, también mis días grises y mis sueños de arcoíris.

Te ofrezco mis pies descalzos y mis letras desnudas.

Claudia Bolaños
4
2comentarios 55 lecturas versolibre karma: 30

Réquiem

Por las almas que deambulan a la luz de la aurora.
Por los que lloran ante el ocaso silencioso.

Por aquellos que son insistentes,
que anhelan, solo un futuro floreciente

Y por último:
por los que yacen resignados ante batallas perdidas, olvidando culminar la guerra pendiente.
14
8comentarios 122 lecturas versolibre karma: 101