Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Juicio por plagio

Señores del jurado,

—jurado invisible—,

Yo lo acepto,

No era mío.

Fue robado.

Encontrado solo.

Abandonado en una banca

En el centro de la avenida,

Donde se esperan los autobuses.

Lo confirmo, jurado,

Sus palabras nunca fueron mías.

Si eran buenas,

No lo sé.

Ya ve usted, ella lo dijo.

Repito textualmente:

«Muchas veces lo intenté vender y/o publicar (que viene a ser lo mismo), no hubo manera, nadie lo quería»

Era de ella, es cierto,

Pero era más mío.

Porque señores,

Grandes señores,

En estos tiempo lo famoso es bello y lo bello es famoso.

Lo desconocido en cambio, aunque sea sacado de la propia estilográfica de Shakespeare,

No tiene valor alguno.

Era de ella.

Eran sus palabras,

Pero yo las tomé y las hice bellas.

La fama embellece hasta a la podredumbre.
3
sin comentarios 29 lecturas versolibre karma: 23

Extracto de sentimientos

Yo nunca seré de piedra,
y cuando vengan a mí
-desechos en lágrimas-,
corazones rotos,
amores perdidos,
amigos lejanos,
a ver mi cadáver.
Se inclinen en la madera,
aparten de mi rostro las telas,
habrán cicatrices.
Moretones.
Verdes heridas infectadas.
El paso de mil augurios de dolor.

Cuando toquen mi rostro,
escarpado,
flotarán visiones en el aire
de noches en vela llorando vinagre.
Cunetas abiertas en medio de mis mejillas.
Mis ojos azules coral
desteñidos en grises minerales.

Cuando dejen posado
un beso de mariposa
en la comisura de mis labios,
sentirán las arrugas
que en los años he coleccionado.
Y se escuchará en el aire
el vals de la primavera,
que tiene de base el sonido de mi risa
y quizás alguna carcajada viajera.

Cuando carguen mi ataúd,
puede ser, no lo aseguro,
que la tierra tiemble,
pues mis gritos de antaño
aún recorren el mundo,
desde que infantes eran
cuando escaparon de mi garganta.

Y al convertir mi cuerpo
en cenizas calientes,
os debo advertir, no os asustéis,
pues son tantas las canciones
que aún mi alma, resquebrajada,
guarda en el fondo,
que no dudéis que mis cenizas
terminen por convertirse en notas.
Negras pinceladas en la partitura de la orquesta,
que por ese entonces toque, mi propia marcha fúnebre.

Yo nunca seré de piedra.
Y cuando queden de mí
no más que recuerdos,
sabrán decir aquellos que me conocieron,
que yo fui hecha del extracto
de un sentimiento.
11
sin comentarios 76 lecturas versolibre karma: 101

Cuando

Cuando el viento mece más fuerte.
Cuando la Tierra más se retuerce.
Cuando los callos se hacen mayores.
Menos amores y más traidores.

Cuando en el mar una vela se hunde,
Y bajo la Tierra un cadáver resurge.
Cuando la luna no reaparece,
Y en la mañana el sol ya no escuece.

Cuando los pájaros han hecho silencio,
Y en los jardines hay grillos muertos.
Cuando la música de un cencerro,
Se ha transformado en un gran estruendo.

Cuando el amor se torna más necio,
Y los amigos se van corroyendo.
Cuando hemos perdido las esperanzas,
Y en el verano el frío abraza.

Cuando la flor más se marchita,
Y en la mañana no resucita.
Cuando los peces mueren sin crías,
Y las abejas pierden la prisa.

En ese momento en que no hay vuelta atrás.
Volvemos la vista y vemos mucho más.
Hermanos unidos en medio de las brazas.
Cadenas de manos que se entrelazan.

Cuando el infierno se ve más cerca.
Cuando los nubes se vuelven tormentas.
Una raza se une y castillos se crean.
Juntamos los ojos, narices y frentes.
Unidos todos somos más fuertes.
4
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 40

El decreto de las personas reemplazables

A partir de este día queda decretado.
Habrán personas en el mundo,
Sin más significado.
Si son seres complejos, sencillos o extraños,
Ha de dar igual, eso nunca ha importado.

Las personas reemplazables serán hechas de arcillas.
Moldeables al gusto, una ganga.
Maravilla.
Podremos usarlas como esponjas absorbentes,
De un lado al otro, un día u otro,
Y acudirán, acudirán a nosotros,
Porque no tienen remedio.
Son seres muy sosos.

Los reemplazables vendrán en muchos estilos.
Reemplazables para llantos, son buenos escuchando,
No tienen problemas,
Y si los tienen, poco nos va importando.
Reemplazables para risas, unas rolas, par de caricias, cantemos, bebamos, riamos,
amamos.
Cuando el sol se alce, las aguas se calmen,
Cuando la diversión de antaño se desvanezca,
Es hora de que el reemplazable desaparezca.

Reemplazables para una semana.
Reemplazables para un mes.
Cuando los verdaderos amigos lleguen,
El reemplazable ya se fue.

Hoy queda decretado.
Habrán personas reemplazables,
De esas que si un día hacemos una lista
De personas importantes,
No las tendremos en cuenta,
Si da igual, son reemplazables.
3
2comentarios 37 lecturas versolibre karma: 49

“Una hora en un día en una semana”

Hay una hora en un día en una semana del año,
En que el tiempo detiene la cuenta.
Podrías fácilmente saber el instante en que tan insólito momento ocurre,

Pues,

Si al mirar los árboles se han transformado en sombras,
Y las hojas ahora son estáticos reflejos,

Si al llevar la vista al cielo las nubes parecen estampadas en las alturas,

Si el aire se ha convertido en una densa niebla,

Si las personas que antes caminaban con los ojos arañando el suelo ahora clavan sus pupilas en el horizonte como si algo hubiesen perdido en las lejanías,

Si al escuchar atento solo percibes el ruido que hacen las Estrellas en su recorrido por el espacio (porque sí, las Estrellas se encuentran por encima de las leyes del tiempo)

Si al analizar el océano puedes ver a la marea distribuirse como una espuma perlada en su superficie,

Si puedes mirar fijamente al sol y no sufrir las consecuencias,

Si ahora los rayos aparentan rasguños en medio de esa tela azulada que es el cielo,

E incluso si ahora la lluvia se ha convertido en una cortina de la cual tienden las gotas como utilería de espectáculo,

Si ya no hay frío, pero tampoco calor;

Entonces,
Y solo entonces,
Podrías decir que ha llegado esa hora en ese día en esa semana del año,
En que el tiempo nos deja disfrutar de la eternidad.
12
7comentarios 98 lecturas versolibre karma: 95

“En la noche de las luces”

En la noche de las luces.
Orión brillando.
Betelgeuse destellando.

El frío de la brisa,
Mis brazos erizando,
Y un gato en la acera,
Se escucha maullando.

Una niña perdida en el pavimento,
Va danzando.

Su madre en el balcón,
Con gritos la va llamando.
¡Corre hacia mí! No te hagas daño.

El brillo rojo
Que un automóvil va creando.
En medio de la carretera
Sus focos van brillando.

Los árboles bajo la noche
En sombran se han transformado.
Sus ramas son garras afiladas
Que el aire van surcando.

Otro gato a lo lejos,
Entre saltos va maullando.

Los cristales en el suelo
De botellas vacías,
Constelaciones reflejando.

El olor a pan horneado.
El sonido de un llanto.

¿Qué más se ve en la noche?
Sí, sí.
Dos gatos jugando.
leer más   
3
2comentarios 68 lecturas versolibre karma: 53

“El momento de la muerte”

Querida flor, no temas.
Ya no hay mal que yo sienta.
Y en el frío de la noche descansaré,
Y tu canción de cuna yo escucharé.

La sangre en mis manos ya se seca.
El ruido a lo lejos, más se aleja.
¿Así se siente la muerte?
¿De ataduras y dolor carente?

Tan calurosos tus brazos se han vuelto,
Incluso en medio de este atroz invierno.
¿Acaso esto es morir?
Si es así, ¿cómo no hacerlo?

Sentí un beso cálido,
Un arrullo en medio de la lluvia.
Mis ojos estaban cerrados.
Tus palabras eran despedidas.
Una de tus lágrimas corrió por mi mejilla,
y un último abrazo dejó escapar mi vida.
El reflejo de tus ojos en los míos,
Será el último recuerdo, que yo,
Conserve vivo.
leer más   
5
3comentarios 63 lecturas versolibre karma: 70

“Almas”

¿Acaso no lo ves?
En el fuego del subsuelo.
El infierno nos espera.
Ya tenemos pase entero.

Somos tan ingratos,
Como nubes de tormenta.
Por un poco de papel,
Hemos quemado ciudades enteras.

Yo los conozco a todos.
Cada rostro, cada treta.
He visto cuervos danzando,
Encima de sus cabezas.

Sus manos teñidas de blanco,
No guardan ninguna herida.
Mas en su alma yo he visto,
Hendidas miles de espinas.

Humanos somos todos.
Mas no todos nos corroemos,
Con el odio y con la envidia,
La avaricia y el recelo.

Yo he visto tantos hombres
Empuñar tantas dagas.
Clavarlas en corazones,
De seres vestidos en lana.

A veces dudo de todos.
De que alguno el cielo alcance.
Porque hasta aquellos amigos,
Traicionan si falta les hace.

Sin nada más que decir.
No quiero ni despedidas.
Solo les advierto una cosa
Sus almas...
No están perdidas.
leer más   
15
15comentarios 162 lecturas versolibre karma: 104

“La historia de alguien más”

Deberías saber algo, porque sé que no lo sabes.
Cuando pienses que estás solo, arañando tu piel y jalando tus cabellos con pánico, debes recordar que muy cerca de ti, otra persona se retuerce en el suelo de su habitación, en la oscuridad formada por el vidrio negro de las ventanas, atragantándose con los gritos que no puede soltar.

Tú no eres tan especial, aunque claro, ¿quién quisiera ser así de especial?

Confía en mí, sé lo que se siente, porque yo también he llorado sin saber de dónde provienen tantas lágrimas, yo también he golpeado mis mejillas en un intento de crear cunetas para que estas no lleguen a mis labios.

Es más común de lo que parece.
Es sentirte sin respiración, con ganas de saltar por las ventanas.
Es formularse la misma pregunta: ¿acaso no sería lo mejor?, surcar el cielo por una vez, ser libre del miedo por una vez, y chocar contra el suelo cuando el sueño acabe, y olvidarlo todo para nunca más tener que caminar sobre la tierra, y poder volar por la eternidad.

Amigo, yo también sé lo que se siente, porque he caminado por muchos riscos de los que he deseado saltar, y me he culpado a mí misma después... «eres egoísta», me he dicho muchas veces.
«Egoísta, pensado todo el día en ti, llorando por tus problemas cuando el mundo se cae a pedazos, y las personas a tu alrededor sufren más».
Pero cómo podría culparme, si el dolor llega sin aviso y sin propósito.
Puede ser el más simple de los problemas, una sonrisa fingida, un acto de envidia, la pintura en la pared estropeada... un ave cayendo en picada.

Amigo, yo tampoco les hablo a ellos, y ellos tampoco se toman el tiempo de escucharme a mí, porque qué saben ellos, que hay días que lloro, como si el llanto fuera el mayor de los problemas, cuando son los golpes, la heridas en las piernas, las mordidas en los brazos, los papeles destrozados, las tardes perdidas..., las personas ausentes.

Hermano, yo sé lo que es estar sola, antes y después del dolor, regresar al mundo como si nada hubiese sucedido, porque hasta tú lo olvidaste, lo sé, tú no viviste eso, esa es la historia de alguien más, del mismo alguien que se encerrará en su baño en la noche, y se quedará en el suelo, vacío, pensando en sus penas, pero sin lágrimas esta vez, porque el verdadero dolor, no humedece el rostro, sino que quema el alma.
leer más   
11
11comentarios 151 lecturas prosapoetica karma: 90

“Navidades trágicas”

Dime hermano
¿Qué ha pasado este invierno?
Dime hermana
¿Por qué se siente tan fría la noche?

Acaso no reíamos en tiempos pasados.
Recuerdo miles de sonrisas justo bajo el árbol.
Regalos rodean su grueso tallo, tú y yo felices. No veo llantos.

Entonces dime
¿Qué pasa hermano?
Que estas navidades se siente lejano,
El calor de la familia, el abrazo añorado.

¿Es porque todos
apagados estamos?
Se que son tiempos difíciles
Los que están pasando.
Pero confía en mí,
Confía hermano.
Ya no quedan lágrimas para estar gastando.

Con un poco de suerte,
El siguiente año,
Podremos reír,
Como no hace tanto.
Hermano no llores.
Ya no ha de haber llanto.
Hermana no sufras.
El dolor al pasado.

Que no descansaremos,
Hasta terminar el año.
leer más   
18
8comentarios 169 lecturas versolibre karma: 94

“Recuerdos de un amigo”

No busques en un cajón,
Mis recuerdos contigo,
Déjalos flotando
En medio del vacío.
Y si necesitas,
volver al pasado,
Solo busca en las memorias
Risas, llantos y victorias.

Conserva lo que es bonito.
Que es lo que siempre se añora.
Para si un día estás triste
Quizá el recuerdo adulzora.

Guarda nuestras confidencias,
Por los tiempos de los tiempos,
Hasta que el papel que escribo,
Sea hojas en el viento.

Y hasta la posteridad
Recordaré tu sonrisa,
Recordaré tus consejos,
Y uno que otro tropiezo.

Que los lazos que nos unen,
Se hagan fuertes con el tiempo,
Y que pasen muchos años,
Aunque hayan tantos metros,
Que la amistad que hoy tenemos,
Siga viva en los recuerdos.
leer más   
15
6comentarios 153 lecturas versolibre karma: 100

“Buscando sentimientos”

Bajo las luces discontinuas,
Mis pensamientos se abren al mundo.
Yo he recorrido todos los parajes.
He visitado cada uno de lo valles.
No existe un solo mar,
que no haya cruzado por mi cabeza.
Mas sentimientos.
Ya hace tiempo que dejé de describir los sentimientos.
Hace mucho que mis versos son cuerpos, y no solo neblina, porque los sentimientos forman eso, un vapor iridiscente.
Mas hoy todo cambia.
Hoy quiero escribir con algo más que los ojos.
Pero no penséis que miraré hacia atrás,
En busca del pasado.
Porque yo quiero vivir una nueva ola de emociones.
Ya se me quedan cortas las amistades,
La euforia,
El dolor,
La paz,
El cariño,
Las lágrimas,
Las sonrisas,
Los amores,
Los hermanos.
He crecido, y hoy los sentimientos no me dan abasto.
Así que yo he de buscar,
Buscar más allá del presente.
Y volver a sentir.
Porque sino,
Estoy condenada a vivir
Bajo la frialdad de lo material,
Y no bajo el vapor de un alma.
leer más   
10
4comentarios 98 lecturas versolibre karma: 97

“Nadie”

Entre las sombras me muevo
Y mil voces tengo cantando en el mundo,
Yo soy nadie.
Dejé atrás mi apariencia pulida y mi nombre melodioso.
Ahora me cubro con todos los colores,
Ahora mi rostro es mío.
Mis ojos azules los creé yo como el azul del zafiro.
Mis rizos negros los saqué de las cenizas de una noche de invierno.
A nada temo.
Perdí el miedo a perder y que me observaran tendida en el suelo,
con el rostro mojado en lágrimas.
Porque ya no tengo rostro,
Nunca más.
Ahora me escurro entre los salones.
Ahora soy esa sombra que te observa callada.
Esa negrura que no tiene nombre.
Y te preguntas de dónde vengo,
Pero ya olvidé mi hogar,
Lo convertí en escombros,
Porque era el hogar de ella,
Y ahora ella es nadie,
Porque era la madre de ella,
Y ahora ella es nadie,
Porque ella murió hace años,
Y ahora nadie custodia su tumba.
leer más   
18
10comentarios 135 lecturas versolibre karma: 89

“Vergüenzas”

Si hay algo que no pienso permitir dejar pasar ante mi presencia, son aquellos actos, que intentan, sin vergüenza o moral, revertir un largo y sangrado proceso de culturización, por el que hemos hecho transitar al mundo.
No pienso dejar que personas inescrupulosas continúen con sus fallidos intentos de adoctrinamiento, y más si tal adoctrinamiento se cimenta en mentiras.
Somos muchos los que intentamos hacer comprender a las personas la inutilidad de ciertas prácticas ambiguas, y aún así hay ciertos casos que dejamos vivir, sin repercusiones ni disputas, por lo inofensivo y en ciertos momentos “positivista” de sus prácticas, que sin alejarse mucho de la realidad contemporánea, logran continuar con sus creencias antiguas.
Mas cierto grupo de personas, cuyo afán no es solo el de hacer llegar la luz divina al público, se aprovechan de las necesidades de las personas, de su sufrimiento, su dolor, y en mucho casos hasta su miseria; y a base de engaños las atraen hasta sus fauces para luego ahí, exprimirles hasta la última gota de Libertad que albergaban, y más adelante hasta la última gota de su bolsillo.
¡No!
No voy a dejar que se le impida a las personas conservar un poco de sus facultades. No puedo dejar pasar ante mis ojos, amotinados y en busca de clemencia divina, a una horda de zombies entrenados y con cabello cubriendo su descerebrado cráneo.
Aún hay tiempo, no solo para salvar nuestro gran hogar de la destrucción, sino también para salvarnos a nosotros mismos de perdernos en la ignorancia, porque los ignorantes no son libres, y el que no es libre no tendrá medios ni palabras para salvarse a él o a los que lo rodean.
leer más   
5
4comentarios 97 lecturas prosapoetica karma: 81

“En un bosque negro”

Esta es la historia de una joven
En un bosque negro.
Corría, volaba, sus gritos al aire
a los cuervos espantaban.
Las sombras la perseguían,
Cada vez más se acercaban.
Con las piedras tropezaba,
Con las ramas se arañaba.
Los ciervos a su lado,
Con saltos la animaban.
¡Escapa de la sombra!
¡No dejes que te venza!
Una vez derrotada
En el juego.
Ya no hay vuelta.

Dime ahora tú,
Acaso qué piensas.
Que la sombra que corre
Su enemiga ella era.
Y si ahora te digo,
Que el bosque era negro,
Porque las estrellas creaban
Oscuros reflejos.
Y si ella corría y casi volaba,
Porque de carreras
El juego se trataba.
Y si acaso los cuervos
También jugaban.
Y si la derrota no era tan horrenda.
Y si el derrotado debía hacer una ofrenda
Plantar dos semillas
En medio de la selva,
Por eso en el juego,
Si se pierde, no hay vuelta.
La semilla plantada, será más que eterna.

Qué pasa si te digo
Que no hay tal misterio.
No hay monstruos que atacan.
No hay tal sacrilegio.
Ni chicas que corren,
Ni están asustadas.
Solo una joven brillante,
Que a una sombra amaba.
leer más   
6
5comentarios 73 lecturas versolibre karma: 76

“Plegaria al tiempo”

No me juzgues, tiempo, por mis pecados.
Yo he sembrado sombras, y no lo he lamentado.
No me juzgues, hoy, por llorar sin llanto.
Intento ser fuerte, en medio del espanto.
No me juzgues, hoy, por temerle al futuro,
De tanto pregonarlo, temo no alcanzarlo.
No me juzgues, tiempo, si busco mi destino,
En las olas lejanas, en el paraíso perdido.
Tiempo, por favor, dame una oportunidad.
No quiero morir, en este lugar.
Yo quiero ver más allá del horizonte.
Yo quiero tocar las cumbres, los montes.
Por favor tiempo, solo una oportunidad.
Solo acorta los segundos, una vez más.
Y te juro que si llego, a la tierra prometida,
Del fuego saldrán chispas,
Por saldar mi deuda,
Te daré toda mi vida,
Si da igual, nunca fue mía.
leer más   
20
8comentarios 168 lecturas versolibre karma: 106

“La última noche”

En la última noche
Mis desvelos yo cuento.
En la última noche,
Son tan pocos recuerdos,
De días alegres
Y de hermosos momentos.
Noches llorando,
Junto a mis tormentos.

Bajo la última luna,
Yo al mar contemplo.
Fueron tantas horas
Sumida en los nervios.
Relaciones rotas,
Son las que ahora cuento.
Cadenas me ataron,
Por meses enteros.

Yo fui transeúnte,
De calles de fuego.
Recuerdo quemaduras,
Por todo mi cuerpo.
Enero, febrero,
Solo sombras veo.
Marzo y abril,
Son solo un reflejo.

Ha sido muy largo
el camino recorrido.
Pero hoy estamos juntos.
Nunca tan unidos.
Le plantamos cara,
¡Lanzamos rugidos!

¡Los siglos siguientes
Serán bienvenidos!
leer más   
17
4comentarios 131 lecturas versolibre karma: 103

“Salto desde la cima”

Pensé que volaría,
que el cielo tocaría.
Las estrellas me harían caricias.
¡Yo a la luna besaría!

Más no volé.
Al suelo caí,
sobre la tierra mojada.
Mis mejillas dañadas
con lágrimas, retozaban.
El dolor me acurrucaba.

La lluvia caía desde lo alto.
(Desde donde yo debería estar)
Por querer ser ave.
Por querer volar.
Olvidé que llevaba alas atadas.
Atadas a mi espaldar.

Si acaso lo hubiera advertido,
¿Acaso hubiera saltado?
Si supiera que el cielo quema,
¿Acaso lo hubiera intentado?

Más no hay vuelta atrás,
Lo muerto,
Muerto está.
leer más   
23
5comentarios 135 lecturas versolibre karma: 111

“Maravillas de la lengua materna”

Acaso poeta, escritor o artista
No te alcanzan las palabras.
Deja que yo te ayude.
Verás que fácil encajan.

Melifluo para el susurro, para el murmullo delicado, el sonido de las hojas o el tocar del piano.

Arrebol para las tardes sangrientas, aquellas en que las nubes, se tiñen de roja esencia.

Serendipia si buscando plata, oro encontraste, si buscando la oruga, la mariposa hallaste.

Inefable es aquello que no te puedo explicar, porque es tan maravilloso, que palabras no hay.

Limerencia no se trata de algo complicado, es la atracción que sienten los enamorados.

Efímero lo que segundos no alcanza de vida, lo que en un parpadeo, se pierde de vista.

Etéreo lo delicado, tan suave y tan refinado, que de otro mundo es sacado.

E inmarcesible es mi favorita, es aquella flor, que nunca se marchita.

Son solo ocho palabras,
Más un universo espera,
Busca página por página
Los libros en la biblioteca.
Maravillas hay ocultas,
Ocultas letra por letra.
leer más   
17
14comentarios 199 lecturas versolibre karma: 122

“Viento, demonio y amigo”

Hemos caminado,
Entre la maleza,
Hemos alcanzado, hasta el horizonte,
Tocar la grandeza.
Hemos visto el odio,
Contado las penas,
Pero hasta en el cielo,
Las Estrellas pesan.
Somos causa de la causa,
Por correr sin precaución,
Ahora lloramos heridas,
Ahora llega esta canción.

El viento corre
La marea sube
Mi alma reposa
Sentada en las nubes.

Hemos visto demonios
De dientes afilados,
Y hemos visto otros
Que son como hermanos.
Hemos decidido crear los caminos,
Y que el caminante no siga perdido.
Siente el cariño, siente la emoción,
Ven corre conmigo, ven canta mi canción.

El viento para
La marea en calma
Mi alma es un rayo
Que alcanza las palmas.

Hemos recorrido
Todos los caminos
Ahora somos viento,
Demonio
Y amigo.
leer más   
19
4comentarios 90 lecturas versolibre karma: 110