Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Dulce estilo nuevo (I)

Diosa de esplendor, amor y furia;
de fabulosa realeza en tu mirada,
Ve la soledad que en mi ser se encierra,
desde que te vi, y en el fondo,
Aquel corazón comenzó a latir
apresuradamente en la enramada,
Pues se había topado con la dama
de sus locos desvaríos y sueños rotos.
Así siguió por años, y no descanso jamás,
esperando ver a aquella mujer.
Pero la viva voz de la adolescencia,
elixir que toma a los niños por sorpresa,
Y los transforma en hombres había retornado,
y la paciencia divina muerte
Transmitió su palabra de sabiduría,
y se aquieto su pasión, siendo plasmada.
Por varias generaciones, Amor toco a su puerta
infinitas ocasiones, desbocada.
Dio tal vuelco a su corazón el sentir tal emoción
en el ser de soledad, oscuro
Y generó tal resuello, que aún podía sentir a su amada:
a aquella gentil esencia
Que había trastornado su mente,
y provocado diferentes sentimientos:
Su mujer ideal estaba allí, frente a él
… sonriendo.
leer más   
1
sin comentarios 13 lecturas versolibre karma: 10

Oprobio

Suave clamor que por bien circunscribes
La tenue fragancia de las poliformes sustancias
Que, proscrito en la oscura y fatal desgracia
Suscitas en el mundo. Dolor e inconstancia.

Cuando el primero, el Único, sostenga este mundo
Con la negra nube del destino y deshaga
La palidez de mi amor con la sutil esencia
De la maldad que el devenir prepara.

¡Extiendanse las mareas de la lunatica presencia
De aquel que es todo y en su soledad es nada!
Atiendan al llamado de las mil profetas
Que, como ninfas, suscitan en mis oídos la instancia.

Caminando por la trémula esencia de mi coro,
Observo ante mí, la gran muralla
Señal de la atenta avenencia de la falta
Que en mis sonidos, cruel desvario… te evada…
3
sin comentarios 49 lecturas versolibre karma: 47

La Sombra...

Yo soy una sombra.
Uno de los caídos,
De los inconmensurables.
Capaz de deleznar su destino
En invocaciones miserables,
Soy el más esquivo
De todos aquellos gañanes
Y me atrevo a dar indicios
De la locura que exhales.
Soy una sombra.
Uno de los caídos,
Parte inmensa de la oscuridad traidora.
Miembro de noveles
Y veteranos alacranes,
Sueño de los ilotas,
Sacramento de inhumanos,
El último mandamiento.
El atardecer urbano.
Soy el que sonríe al litigio
De lo cruel y despiadado,
Soy el abrazador hechizo
Que condena a los humanos:
El último sacrificio….
leer más   
1
sin comentarios 46 lecturas prosapoetica karma: 11

Tal vez...

Nunca pude crear
el poema perfecto
pensando en ti...
Tal vez
no éramos tan perfectos
después de todo...
leer más   
16
sin comentarios 91 lecturas prosapoetica karma: 94

El pulso responde

El pulso responde cuando el corazón late...
el corazón late cuando la pasión aflora...
la pasión aflora cuando el amor estalla...
el amor estalla cuando la mirada llora...

Tu mirada llora de amor, es la savia
que provoca que mi corazón lata de prisa
por cuanto mi pasión solloza, provocativa
y mi pulso se detiene, grita, llora...

El puso mata cuando se detiene,
cruel pasión del cuerpo hacia la vida,
amor infinito que se desvanece,
corazón que aflora cuando el animo canta...
3
sin comentarios 28 lecturas versolibre karma: 34

Primer Chöka

Caen las hojas
del cerezo, cruel manda
de quien no es sol
del amor perorata
como mi amor
que de tu sangre mana
hasta ser canción,
o aquello que valga
un lapso, tu mirada...
leer más   
15
6comentarios 104 lecturas japonesa karma: 104

Mi mascara

Debajo de mi rostro, allí, donde mi inteligencia me lastima
y se pudre mientras me mata, está mi mascara.
Es mi segunda piel, la que tierna me llama;
para avisarme de las nuevas de mi alma.
Mi mascara es como aquellas japonesas,
una piel blanca y lisa; una sonrisa y unos ojos inclementes.
Mi mascara es prisa y llanto, nube y techo.
Es lagrima y risa; saludo y desprecio.
Mi mascara se regocija en mostrarme desnudo
porque de mi sufrimiento esmera su vista
y redobla su esfuerzo.
Mi mascara me asfixia
por cuanto traduce mi pensamiento llano
y se esconde cuando considera
que la conveniencia puede darle un mejor acto.
Mi mascara es elusiva cuando se le busca
y es arrogante cuando no se le necesita, así se muestra,
Burda, altanera, aprehensiva.
Si se le ve en un espejo hecho del llanto de niño,
a temperatura de vacío cristalizado,
puede verse solo en la mitad y en el otro hemisferio
mi rostro vacilante, llorando.
Pero también comparte, por el destino y su premura
las sensaciones que inciertas me abruman.
A veces mi mascara toma posesión de mí
y me lleva de paseo por las calles
de la ciudad que tanto amo y que me domina.
Establece un plan de acción y sensualmente me seduce.
Toma acción de mi cuerpo y me lleva a caminar.
Muestra lo mejor de mí mientras me domina
y lentamente me indica como me destrozará.
A veces es de noche, a veces en la pleamar del día.
Nunca sé cuando me dejará en cuenta
de lo que terminará atormentándome la vista,
porque me deja enfrente de la casa de aquella chica.
La que me duele, la que me a dolerme incita.
Y mientras caigo al piso, libre de llorar,
mi mascara se esconde para que no la vean,
para que no la culpen. Para que no la irriten,
para que no la busquen.
Y me deja hincado sufriendo la tortura de saber
que otro día comenzará de nuevo la danza
que en mí la edad marchita…
leer más   
5
4comentarios 68 lecturas prosapoetica karma: 64

Onírico

Las calles me vuelven a recibir, tímidas, crédulas.
Sonrío llevándome conmigo los viejos recuerdos
Mientras la enhebrada silueta de lo eterno
Me golpea y desmaya.

Dócil, inocuo. La silente sombra me ha perseguido
Hasta estos, nuestros buenos días,
Mezclando las memorias viejas con la nueva
Adhesión de la melodía, cayendo como escarcha.

Es entonces cuando me ocupo de mí y de los míos
Y llevándome la tenue vibración de lo absurdo
Comienzo la balada de aquellos amores que me envolvieron
Y a los que les debo todo… y nada.

Me besa en la frente su propio silencio. Temo llorar
Y desatar en los sueños los cálidos encuentros
De nuestros romances, viajes no encontrados
Ni el trajín del devenir diario a mis propias metas.

El concreto me sitúa en la realidad. Que el devaneo
Me desnude y me enfrente en tu contra. Ser tu enemigo.
Odiarte por estar en cada banco, en cada parque
Del lugar que alguna vez llame mío.

Así, pues, te veo emerger de la nada, antes de ascender.
Llorar en tus mil ojos. Morir en cada día
Al mismo tiempo que en mi cruenta oración,
Ruegue por mil muertes que se den en la orilla.

Delineo la suave silueta que deja en mí tu mirada.
Crecí bajo el auspicio del Amor eterno
Que aquel maestro dejó en mí, por su tutela.
Rasgo la realidad rememorando tu ausencia callada.

Miro entonces, tomando un café en las siniestras
Horas que en aquel que realizó cinco, fueron morada
Y ralentizo a un nivel preocupante mis ideas
Hasta que la ceniza de mi cigarrillo se apaga.

Tomo vuelo en la instancia loca de lo eterno.
Tal vez es hora de soñar tu esencia,
Dado que lo que más preocupa de ti es tu ausencia,
Evocar lentamente y deja su pequeña marca.

Y sigo soñando la efímera lágrima de lo divino
Mientras en el hervor benigno de la marisma
Altisonante que fue tu amor, hechicera pétrea
Que en tus efluvios oníricos me marca la hora.

Ya pagué la cuenta, y sigo caminando
Por este pequeño pedazo de mi mundo.
Muerta por el amor que me sigue clamando
El destello que de sí perdió, ya moribundo…
2
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 28

Reflexiones para la aventurera del mundo...

Ira. Venganza.
Sinsabor. Amargura.
De los pies a la cabeza
por cuanto mi respiración indica
el fúnebre pensamiento
que de mí resucita
la ensoñación que mi presente
no puede evitar preguntarse,
aún en este estado hiriente:
¿podrá ser que del mundo aventurero
pueda ser, por más que odio
de mi corazón salga la ira hacia él, silente?
Y mientras observo la ensoñadora luna
que me muestra nuevos caminos,
sonrió con poca libertad,
al saber que de mí saldrán
palabras nuevas,
vientos distintos, si así
comienzo un nuevo ciclo...
leer más   
3
sin comentarios 53 lecturas versolibre karma: 43

Cambios

¡Angustiantes llamas de la estigia,
río lacerante que crea al olvido!
Preparale aposento, senda victoria
de su corazón herido.
Porque allá es adonde va.
Al Infierno. Mientras tanto,
yo gozo de la febril montura
que es la sencillez del cinismo
sobre la mía cordura.
¿Escritos cursis? ¡Palabrería putrefacta!
Sello vacío.
De ahora en adelante solo se oirán
feas rimas nacidas del parto doloroso
de la vacuidad encinta.
¡Saquen los tarros y las damas,
junto a la cerveza!
¡Cándidas espurias del pasado
al que siempre ruego!
Déjenme alimentarme de su néctar...
leer más   
5
2comentarios 49 lecturas versolibre karma: 45

Haiku para Enid

Verano muerto
en el blasón del cuerpo,
irremediable...
leer más   
19
2comentarios 183 lecturas japonesa karma: 94

Fragmento

...Entonces los vi. Por fin.
Después de milenios estaban ante mí
hablando sus lenguas muertas
y podía comprenderlos a todos.
Veía sus rostros deformes, sus cuerpos bizarros.
Su prisa por enseñarme la verdad del mundo
mientras el terror también deformaba mi rostro ensangrentado
derritiéndose una y otra vez y volviéndose a forma
como en pesadilla clásica. Entonces hablé con ellos en sus idiomas
y les cuestione...
¿Por que yo?
¿Por qué yo?...
6
sin comentarios 46 lecturas versolibre karma: 82

Pensamiento suelto...

Camino por la calle hueco,
lleno del sentido de tu sombra,
detenido el espacio y el tiempo,
sorprendido el hombre escondido
en la lejanía de tus horas,
...por cuanto te he vivido
y por cuanto me has matado...
4
2comentarios 43 lecturas versolibre karma: 44

Amistad

Alianza mortal del hombre, que venera
La espada al clamor de su esperanza.
¡Contestad, pronto, a los bienes en espera!
Que la voz del despertar es mi alabanza.

Despierta, ¡pronto!: ya el Hessiano aguarda
El suave esplendor; bienaventuranza
De la sombra gris, que cuál esteta,
Prepara la soledad de mi Dios a rastras.

Sombrío cuervo: desciende a la guerra
Y levanta la llama del odio: tus hermanas
Saben de qué es lo que habla la afrenta,
Del que invoca con su corazón respuesta.
6
2comentarios 40 lecturas versolibre karma: 70

Primer haiku

Grises árboles
que la lluvia transformó
en los cerezos...
5
3comentarios 123 lecturas japonesa karma: 49

Aranjuez

Te recuerdo
En la broma de mi soledad.
Reservado un aroma;
Un premio a mi juventud desquiciada.
Saliente un paso a la vez,
Desdichado en mi vertiente,
Un camino largo,
Un corazón vacío.
Miedo de pequeño niño,
Que lo ha perdido todo,
Y eso que mi vida sin ella no es nada,
Solo una llaga al paso.
Celebra conmigo en mi morada.
El caldo esta frío, el pan amargo.
Solo me tiene a mí.
Su lancero. Su amigo.
Entrega su ser a través de sus ojos,
Para volver a soñar con la muerte.
Condena al placer, vida mía
Que mientras la muerte es dicha
La vida es muerte.
Reservo mi dolor, que no es poco.
Salgo con las sombras tan amadas.
Desecho en el camino el gran jolgorio
Y sueño con la luna enamorada.
4
2comentarios 82 lecturas versolibre karma: 63