Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Qué triste me encontraba

Qué triste me encontraba
en la soledad de la noche
soleada
inundado por una ansiedad a punta de revólver !
Cómo gemía el niño acunado en la enerva de mis arterias !
Cómo imploraba acampar en tu cuerpo
mi cuerpo
sin boca
ni brazos
ni sombras !
Sin lo anacrónico del lenguaje

Qué triste me encontraba
en la soledad de la noche
soleada
inundado por una anciedad a punta de revólver !
que podía ser el flamenco de tus manos
El Auswitz de tus ojos
Tu nombre lentamente borrado como una palabra
que sobra en el guión de mi vida
para dejar todo reducido al presagio de una esquela
que era himno último de un beso
Corazón de soldado que parte a la guerra.
leer más   
4
sin comentarios 34 lecturas versolibre karma: 56

virginidad

Viértete en el iluminado rincón
en que se madura la cosecha,
bajo el invernadero de un canto,
en la quinta sinfonía que emana por los poros.
Allí
donde crece lo elemental
y el espasmo puede convertirse
en maratón de la existencia.
Donde logra reverberarse toda la magia de Dios
en su momento de mayor lulucidez.

Habrá cuando te entregues a la transparencia
un protocolar homenaje con violines y trompetas.
También pétalos de rosa
aroma de mar
y el pináculo de una caricia
que se desliza entre oscuras paredes
donde un espectro contempla impávido,
la narración de aquella obra en que se fecunda
el más pequeño átomo de luz.
leer más   
5
2comentarios 70 lecturas versolibre karma: 70

Libertad

Lo mejor de verte partir
es saber que entre las cosas que se irán
estarán mis momentos más triste.
leer más   
11
4comentarios 179 lecturas prosapoetica karma: 89

Cuándo muere un hombre

La vida no acaba
cuando un hombre cae exánime en Memphis
en Delhi
o en algún otro lugar donde la certeza y el amor
han hecho crecer tantas cosas.
No acaba en términos simplistas
como muerte
olvido
silencio.

La vida no acaba en la estridencia de una bala.
Ni en el golpe de los martillos en Jerusalén.
Ni en la gloria de los verdugos que encuentran en una buena muerte
su única oportunidad de trascendencia.

La vida no acaba cuando muere un hombre que ha vivido
sino cuando que aún vive
pone interrogantes a sus metas,
no logra justificar sus sueños
ni luchar por aquello que anhela
y se aferra al círculo de sus miedos,
y no cumple ninguna promesa
o se arrima a las esquinas para hablar de lo que haría si fuera....,
y siente cólera de que otros logren
lo que él ni siquiera intenta,
hasta que la aurora de la que habló Borges
deja su oración si letras
al no descifrar a lo largo del tiempo
el Poincaré de la existencia:
No saber si allí acaba todo o si simplemente
comienza.
leer más   
14
sin comentarios 102 lecturas prosapoetica karma: 88

Destierro

Sólo ocho años me separan.
Ocho años y la necedad,
la intolerancia de unos miles de hombres.

Son sólo ocho años
casi nada,
no ocurren muchas cosas en ese lapso de tiempo.
Sólo la muerte de de mis padres
la adolescencia de mi niña
y el cambio de color de las casas para el año nuevo.
Seguro los baches permanecerán intactos
y en el discurso se hablará de lo mismo.

En ocho años deben morir un promedio
de quinientas millones de personas
-es decir-
tengo un diez porciento de probabilidad
de no ver nuca más a quienes amo.

Aveces siento vergüenza
rabia
asco
deseos de escupir el mundo.
Quizás por eso me fui.

Son sólo ocho años
que pasarán rápido......
tan rápido
que me negarán hasta el beneficio de las lágrimas.
leer más   
4
2comentarios 71 lecturas versolibre karma: 71

Reticencia

La ciudad me atraviesa
Al fondo crece la escarcha del recuerdo
La bahía enigmática
trae los caracoles a la orilla de mi niñez

Ahora soy el espectro que descubre y memoriza
la luctuosidad de los andenes
los edulcores turísticos
Cada incomprensión de una Urbe
que crece desaforada
hacia los rincones del alcohol y las creencias
Hacia las esquinas de la enajenación y el miedo

Ahora soy la marca de esa verdad
que llevan unos pocos en sus rostros
y lo inadvertido de mi andar
la usura
por no ser uno de esos arlequines que simbolizan el teatro.
leer más   
4
sin comentarios 86 lecturas versolibre karma: 53

El ocaso de la memoria

Y de pronto...todo se ha ido.
Las lúnulas que me sobrevivían al ocaso de la memoria.
La alegría.
El vértigo de aquello abstracto y desconocido para mi ternura.
El descalabro de mis insomnios.
Las horas de impaciencia.
Las súplicas adjuntas a promesas ya impagables.
Todo.
Ahora sólo queda algo así
como el estupor de Hiroshima
flotando en el medio de Manhattan
y muy al fondo,
el rugido de todo comienzo.
leer más   
12
9comentarios 189 lecturas versolibre karma: 90

Poema I

Llegas niña con el ruido de los ancestros
de aquel frío y aquella ciudad
alta como las aves.
Trabajo me costó comprender que eras tú
de carne y hueso,
sin Facebook
sin Instagram
sin redes sociales,
apenas conmovida por los colores de las casas
o la calle sin asfalto
por la que tantas veces deslizamos nuestra carriola de madera.
Eras tú, perdida entre las sombras
de la prosperidad y sus secuelas
que volvías o partías con tus manos llenas de aurora,
no de quimeras.
Eras tú
ya sin internet,
sin la imagen que el teléfono congela.
Eras tú
y tu nombre
y tu rostro
derribando las paredes y mis puertas.
Eras tú volviendo a mi nada
desde el todo en que ahora te encuentras.
Eras tú
y tu voz y tus playas.
Eras tú y el rincón de tus piernas.
Eras tú
y el café en la mañana.
Tu niña
y el dolor de tus huellas.
leer más   
12
9comentarios 159 lecturas versolibre karma: 107

Distancia

Más que lejanía,
es la suma de muchas soledades.
leer más   
20
9comentarios 214 lecturas prosapoetica karma: 100

Herencia de la ruina

Demolida por el tiempo
y empolvada por la memoria
sobrevive la casa colonial
con sus pasillos hundidos,
sus dimensiones oscuras,
su balcón anegado de misterios
y su otrora glamour,
luciendo los destellos de la arrogancia.

Así es esta pequeña isla
atravesada por cometas y huracanes.
Por lo real y maravilloso.
Por las dudas
el fervor
y el silencio.
Esta isla que carga con la dicha de Colón
y las desdichas de su herencia.
Que arruina la exactitud de los relojes
en su afán noctambulista
de ver el mundo por el ojo de una aguja
y afirmar
que por allí pasa un camello.
Esta isla que huye al horror de mirarse por dentro
mientras descubre eufórica
al norte de sus fronteras,
el talón
y la fosforescencia.
leer más   
18
10comentarios 226 lecturas prosapoetica karma: 98

Poema definitivo

Puedo luchar contra todo
Contra todos
Contra la angustia y sus residuales
Contra un mal empleo
Contra el avispero político
Contra la vértebra podrida del progreso

Contra todo puedo luchar
menos contra tu ausencia
que es como el clavo que me siembra la voluntad a la cruz
Que es como intentar arribar a mis sueños
por el legamoso camino de la soledad.
leer más   
6
sin comentarios 50 lecturas versolibre karma: 57

Sueño simple

Te he soñado
no a la diestra ni a la siniestra,
por allí están los rieles del fetichismo político
con sus tabues y sortilegios.
Contigo
no quiero militancia.

Te prefiero trasparente
hereje de modas
con el Tarot de tu risa amaneciendo en mi boca
como cálida cobija
para la frigidez que me espolia.

Te he soñado en mi sangre
dragada de incertidumbre y memoria,
sin carteles que arruinen el confort de esas horas
en las que ha solas te tengo
en la plenitud de mi alcoba.

Por lo pronto aquí estamos
esquilmados de pasión y poesía,
luchando
jugándonos
el uno por el otro
la vida.
leer más   
18
sin comentarios 86 lecturas versolibre karma: 130

Plática

Lenta te deslizas sobre alguna pendiente
en la que está contenida parte visible de mi materia.
Tienes matemáticamente calculado
el punto donde romper tu trineo.
Medido el instante de espantar el negro cielo
que me saca del fondo las estrellas,
mientras al unísono saltan los botones de tu blusa.

Qué bien has aprendido a soplarme la vela triste del silencio.
A sacarme alas de estos brazos
hechos para cavar en la roca.
A sobornarme la alegría con el oro trillado en tus ríos.
A sacar ante el desaliento
el amuleto que guardas bajo el abrigo.
A decir con las palabras que alguien puso en otro lenguaje
todo lo que anhelo escuchar,
cuando tengo mi quince de abril de mil novecientos doce
y un incendio me quema los ojos de la esperanza.

Lenta te deslizas hasta llegar al lindero
donde se quiebra el hombre como cerámica,
para sacar mis trozos de aquella cripta
y juntar mi vacua mirada.
Para soplar en mi nariz aliento de vida.
Para verter en mis labios polvo de hada.
leer más   
13
2comentarios 158 lecturas versolibre karma: 115

Epigrama

La soledad no es el vacío de las cosas
que están afuera.
La soledad es el abismo que gente de afuera
nos van construyendo dentro.
leer más   
22
9comentarios 159 lecturas prosapoetica karma: 119

Pubertad

No sientas vergüenza
Canta la canción que lustra tus arterias
Rómpete los huesos de alegría
Aprende a nacer desde ahora
que tienes la lluvia de tus padres
Que la noche aún dura diez horas
Que las calles son un mar de hormigas
Que tu matemática no está amolada
en el esmeril de un salario.

Ahora
muchacho
que a tus pulmones le faltan cinco años
para comenzar a pagar los impuestos
por el aire que consumen.
leer más   
5
sin comentarios 63 lecturas prosapoetica karma: 56

Algo así cómo añoranza

Lo que queda ahora es el ayer,
unas pocas luces
y la incertidumbre del silencio.
La marca de unos labios en la taza de café,
plantas que lentamente se deshojan
y dos libros a medio leer sobre la mesa

Afuera hay niños que ríen
y arrancan
una
a una
las estrellas.

Afuera nadie tiene un sólo motivo para extrañarte.

Sí,
afuera es navidad
y en algún lugar de la ciudad
las pirotecnias revientan.

Afuera es navidad
y en algún rincón de mi
crece una voz que me atormenta.
Los fantasmas de la mujer que se ido,
que se derrumba en mi cabeza.
leer más   
7
2comentarios 103 lecturas versolibre karma: 71

Lejos al norte

El verso surca la frontera y pregunta
Dónde estás
Cuán larga será tu condena
Cuál puente cruzarás en la noche de New Yok
Qué manos operan el frío que se encona en los huesos
Cuál sonrisa del pasado pondrás en un baso con agua
Cómo quitar el plomo del corazón
Por qué te cansaste de batir tus alas
en esta realidad que compartimos
A qué le temes
Al clima
Al gobierno
A lo que no llega
A mí cuando me entrego y te arraso como fuego al bosque

Cómo te va
-que es el eco de mi mejor pregunta-
Cuándo vuelves.
leer más   
4
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 48

Ultra-sonido

Cae la humedad que traduce los jeroglíficos.
Ahora el hogar es un halo,
una música blanda,
una escalera de certezas e insomnios
que hacen arder las naves en los confines del mundo.

Todos, declaran su algarabía.

Solo yo pienso en Maslow.
En el sueldo y el pan.
En cómo fraccionar un número impar
y redondear las cifras
mediante el Ruffini del mercado negro.
Pienso, en el semblante tras la vidriera.
En el beso que como un ruido se achica
para limpiar el hollín de la espera.
leer más   
4
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 63