Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Y no es un exceso

Te adivino la intención...

Levanto los brazos,
suelto armas
y evado el duelo.

El tiento de mis manos
va en busca de tu cuerpo,
irreverentes y listas
para prolongar
el absoluto participio
que termina
con el manuscrito de tus pies.

Y no es un exceso...

¡el vértigo y tu sonrisa!
leer más   
15
16comentarios 141 lecturas versolibre karma: 96

Caribe soy

Ven a mi danza
y a la alegría
que al mundo pinta
el deleite caribe de mi llama.
Soy vaporosa armonía
y el seno que dando
de placer se inflama.
Dame tu voz tierna
para mi arpa
y el nombre tuyo
en generoso verso.
Me desato de aves
en su canto,
enamorada soy
del serpentino viento!
leer más   
28
24comentarios 206 lecturas versolibre karma: 124

Terredad

Voy hechizada
abriendo el lugar de tus manos
y me extiendo en tu terredad.

Soy derroche y reflejo
que agiganta,
- profana -
la estirpe de quien cuidó una rosa.

Fugaz labriego de triste acento,
beberé tus vinos...

Seré lenguaje inacabado
y silencio!
leer más   
25
10comentarios 203 lecturas versolibre karma: 99

Tankas...

"Ven, serename
con calma insonora...
Tráeme aire,
enciende mi aurora.
Ven, sucédeme aire."


"Crucifícame
Al arco de tus labios
Fogosa musa,
Y yo—profano mortal—
¡Ay!, me vaciaré en ti."
leer más   
12
6comentarios 125 lecturas versolibre karma: 100

¡Y ya!

A veces
llega la verdad
con toda su contundencia,
espiral y episteme
descifrante
de códices reservados.

Así nos hace ciertos.

Y ya.

Sólo que no debías conocerme...

Si no querías romper el sueño!
leer más   
28
16comentarios 150 lecturas versolibre karma: 115

La virtud... es una "Señora"

Ella había adquirido recientemente otro amante, aún, cuando en sus sábanas todavía mojaba la sal de aquél -que hoy- la miraba con expresión indefinible...

Se le acerca por fin y desdeñoso le lanza a la cara:
-Señora es usted un vicio capital y no tanto porque sea excesivamente deseable, y que por lujuria hacia su persona, un hombre sea capaz de cometer muchos pecados; O por la gula y ebriedad que inevitablemente despierta su querer.

¡No!

Es usted un pecado capital porque su sola existencia, su vida misma... ¡es la negación de toda virtud!
leer más   
16
14comentarios 209 lecturas prosapoetica karma: 97

Canto a mi niña

Canto a las orillas
de tu corazón
pues dicen
que todo
en la tierra se olvida...

¡No pasará,
mi niña querida!

No habrá silencio de olvido
que borre la fuente azul
de tu ternura,
ni las huellas de tu andar.

Por mi
te sabrán libre
-como el aire-
que va por todas partes
dando vida.

_
leer más   
18
11comentarios 137 lecturas versolibre karma: 109

No son como ésos!

Aunque no te conozco,
te presiento.
En medio de un éxtasis extraño,
te adivino.

Palpitan en la magia de tu acento
las alas vivas
de mis muslos peregrinos.

¿Qué quién eres?
¿importa?
Un beso gentil
aún me aletea en la frente.

No son como ésos
-los besos-
de un deseo cualquiera...!
leer más   
26
24comentarios 214 lecturas versolibre karma: 123

Migrante

Crónica de un des-encuentro.

Absorto en su escote,
ella le resulto difícil de dibujar.

Se reconocio en sus territorios y la supuso mujer tren en estaciones de infinitos calendarios.
De rimas disonantes y de acróstico.

¡Pero no!

Era mujer ave, migrante y de cortas primaveras...
leer más   
27
21comentarios 225 lecturas prosapoetica karma: 99

A Margot

Tú alma jamás se pondrá vieja.
Ya te entregué al abrigo
de las caracolas marinas.

Cinco sirenitas de espuma y sal
te llevaron a la casa del agua.

Mi amada viajera
de fosforescentes caballos marinos,
con la voz de la melancolía,
te dije un adiós de mar...

¡Sin saber cómo hacerlo!




*Estás letras son el último adiós a mi madre.
Su canción era "Alfonsina y el mar" y allí la llevé a que fuera libre para siempre.
leer más   
19
17comentarios 194 lecturas versolibre karma: 95

Sonata dulce

Ebrios, estremecidos, osianicos...
nos creció el imperativo categórico
de unas manos,
que con dedos facilísimos
tocaron insurrecciones
de cabellos.

Exuberantes de inspiración,
rítmicos pájaros que son labios
recorrieron,
-sabedores de todo-
los deseos...

Cuerpos en sonata dulce.
¡Apassionata!
caudales rabiosos
de ternura azul
arpegiaron en dóciles
las tormentas.

¡Si!
Alguna vez... amor
sin precaución
y a ritmo de quimeras.

Y te dolió quererme,
y a mi, que no me quisieras!

Aún así...

insumisa

Te soy tan tuya,
me eres tan mío!
leer más   
21
22comentarios 182 lecturas versolibre karma: 103

El cuento de la "Luna Enamorada"

Érase una vez...

Una hermosa luna de Creciente,
con pecho de sonrisa
hecho de pan, de carne y de acero
que a divertirse viene
entre las nubes,
mientras espera
curiosa
al travieso viento limonero.

El viento al verla,
torna en brisa suave,
delicada y sutil,
se acerca lentamente
a lo nublado,
y tomando a la luna
de la mano
a jugar le invita
con ademán gentil...

¡Que alegría de mar, de campo
y de cielo!

La risa cantarina
del viento juguetón.
La sonrisa de luna
sin claridad nublada.
¡Corrían y corrían,
su lámpara encendida
inocentes de todo,
sin reparar en nada!

Por un tiempo
celosas las nubes asombradas,
entonando una canción
se fueron esfumando.
¿Qué más podían hacer? -decían
¡Si la luna enamoraba con su canto!

Más...
la nostalgia un día,
los tomó en su brazos
y ya nunca más
hablaron de amor.
La ternura del viento
se quebró de dudas.
Se les fueron las risas
y los cimbró el dolor.

Ya no quiso luna
seguir jugando
y a la casa amorosa
de sus nubes regresó.

Cuando viento pasa
perdiéndose en la distancia,
susurra luna, muy quedo,
un "padrenuestro" de dulces
que se hizo canción...

"Con la ternura del viento
te haré un rosario marino
para bendecir el camino
que van dejando tus besos".

Y esta fue la historia de la luna enamorada.

Fin.
leer más   
20
23comentarios 263 lecturas versolibre karma: 94

Gotas de lluvia

Llevo el suspiro de un verbo
colgado a la luna llena
que alardea en tu sonrisa.

He visto correr la brisa
y despertar madrugadas
solo para presenciar
el absoluto
de tu desnudez lebruna.

Intemporal y primigenia,
hilvano trazos
escoltando
el riego multicolor
de tus gotas de lluvia.

Sucédeme...

¡Ahora!
leer más   
21
18comentarios 154 lecturas versolibre karma: 109

Pecado capital

Me amaste con la punta de los dedos
y me condenaste a la eterna juventud.

No quisiste ver la verdad en mi sustancia.

¡Hiciste de mí la eterna anfitriona de un pecado capital!

Tan sólo tenías que leer -con la debida atención-
los signos de mi travesía y yo... no sería ficción.


*Rita Hayworth
"Gilda". 1946
leer más   
21
7comentarios 154 lecturas prosapoetica karma: 112

¡Ay mi niña!

¡Ay mi niña de las lágrimas!

No me preguntes
donde aprendió
el aire puro a cantar.
Mira que como vuela tan ligero
sólo sabe peregrinar.

¡Ay mi niña de las sonrisas!

Ven...
Se regresó la primavera
y con el suave correr de la mañana,
en el patio de mi casa
me nació un pueblo de abejas.
leer más   
30
23comentarios 162 lecturas versolibre karma: 95

Saetas

No se fabrican
inquietudes...

-se acrisolan-
-se templan-

...como puntas de saetas
que invisiblemente
conmueven
hasta desvanecer
la última resistencia
tempestuosa y terrena
de mis orillas.
leer más   
14
8comentarios 112 lecturas versolibre karma: 95

Mi haikú

Me naces ríos
de dulce primavera.
¡Bendito seas!
leer más   
19
16comentarios 142 lecturas versolibre karma: 121

¡Creéme!

Es primavera
y aún llevo un invierno hilvanado
a mis incontables días.

Se me quebró una risa
temerosa
de las calles de mi asombro.

Anhelándote
desentierro monedas
de religiones perdidas.

¡Créeme!

En estas manos llenas de nada
se ha quedado mudo el viento.
leer más   
20
14comentarios 160 lecturas versolibre karma: 87

¡No te dejes herir!

No te dejes herir,
viste de altas curvas
tus lunas de amor
quebradas.

Deja
que canten al aire libre
tus íntimas caracolas.

No te dejes herir,
sé mesa servida
y lumbre
para un nuevo viajero.

Que gotas de arcoiris
bañen tus labios.

No te dejes herir,
poseída de cayenas
¡Baila!
leer más   
23
11comentarios 146 lecturas versolibre karma: 79

El testamento

A ti te dejo
mi esencia
de clavo y canela.

El alarde sonoro
de mi risa impetuosa,
el lirio candoroso de mis ojos
cuando se hacen niños
para soñarte.

Y si...
también te dejo
el salvoconducto
para mis intenciones
y la fisonomía sanguínea
de mis madrugadas.

¡Es que hay testamentos
que son de amor!
leer más   
17
2comentarios 118 lecturas versolibre karma: 72