Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

No podía ser... Eso

No podía ser verdad.
No podía ser mentira.
No podía ser la oscuridad de tu día

Esos ojos, esa fría mirada, me tenían atrapada

Esa mirada fría, esa expresión vacía que nada decía

Frialdad, curiosidad, temor. Porque su próxima víctima eras vos.
leer más   
7
2comentarios 68 lecturas versolibre karma: 67

Eras ese monstruo

Eras la sonrisa de cada mañana,
La charla de cada madrugada.
Eres el despertar que esperaba
Al abrir los ojos.
Eras la resaca de todas las noches
Y el olvido de la mañana.

Eras el puerto seguro que me guiaba
A través de la oscura noche.
Eras el silencio cómodo
Cuando la tranquilidad reinaba
O el obligado
Cuando el caos se desataba.

Eras el beso robado cuando nadie miraba,
Sonrisa escondida tras una mirada.
No eres el príncipe convertido en sapo
Ni el sapo esperando ser príncipe por un besazo.

Eras el sabor a fresas,
A menta que refresca
Y revitaliza mi cuerpo
Evitando que me mienta.

Eras ese abrazo escondido en la oscuridad
Que nadie ve, pero que vive en la ciudad.
Eras ese monstruo que vive en mí,
Y que siempre estará para ti.
leer más   
17
13comentarios 302 lecturas prosapoetica karma: 122

Baile de máscaras

La chica sin rostro o la chica invisible, esa que leemos muchas veces en la literatura. Ese cliché tan usado en las historias juveniles que tanto les gusta a los adolescentes, porque de momento le colocan un amor de película, una “mala o varias” que le hacen la vida imposible… lo dicho, tan cliché.
Aunque en ese momento de mi vida me hubiera gustado ser una chica invisible, no por el romance y esas tonterías, sino por haber estado tranquila y nadie me hubiera molestado, demasiado. Eso habría sido bastante divertido, no habría perdido mi sonrisa, ni me habría tenido que esconder de la gente.
No de forma literal, no soy un ermitaño en su cueva, sino metafóricamente hablando.
Ocultarme tras una máscara veneciana par que nadie viera realmente como soy. ¿Qué tan malo puede ser vivir en un baile de máscaras?
Bailando entre la gente que te conoce y gente que aún no. Con tu máscara que eternamente porta una sonrisa, te vuelves una sonrisa a la que nadie reconoce. Mientras que la luz de la luna contamina la noche, creando feas sombras de la gente que baila a tu alrededor. Implantando una pesadilla que rompe el sueño en miles de cristales que se clavan en los pies, creando arañazos bajo ellos.
Quiero puertas abiertas por donde bailar con mi dolor, quiero sombras y oscuridad donde refugiarme hasta que acabe la tormenta que ruge en mi interior y quiere liberarse. Quiero caminar por una ciudad de papel, donde perderme entre las mil y una historias que cuentan las letras plasmadas en sus edificios.
Quiero bailar en la plaza en un día de lluvia mientras el agua se lleva los edificios llenos de vidas e historias pasadas. Quiero bailar cuando tras la tormenta llega la calma. Quiero perderme en ese baile de máscaras.
leer más   
8
sin comentarios 141 lecturas relato karma: 104

El miedo

¿Sabes lo que es el miedo? No, solo crees saberlo, pero yo si lo sé, lo sufro cada vez que cierro los ojos.
Lo sabrás cuando sumergida en la oscuridad del sueño, el frio este a tu lado, envolviéndote entre sus invisibles y helados brazos, produciéndote escalofríos y haciéndote sentir un vacío en tu interior. Te obliga a correr para alejarte y adentrándote cada vez más profundamente en la oscuridad, la cual te atrapa entre sus tentáculos cegando tus ojos de todo rastro de luz.
Huyes de ellos, pero de nada te servirá, sus lazos son infinitos y te perseguirán allá donde vayas, atrapan a todo el que quieren, no existen barreras que los detenga, y si las hay las atraviesan como si nada. No corras, no huyas, te agarrará para no volverte a dejar libre, estrujándote hasta que no quede rastro de la persona que fuiste, convirtiéndote en un ser oscuro, en su marioneta. No tendrás alma y el brillo que tienen tus ojos verdosos desaparecerá, volviéndose como el césped en otoño, sin vida, vasallo de la Muerte y la Oscuridad, tendrás que obedecer su autoridad.
Puedes elegir, lucha para conservar tu esencia, tu alma intacta y tu propia luz que hace que brilles como si de una estrella fueras, o dejar que te absorba, dejando solo un cuerpo que camina entre la vida y la muerta, no estando en ningún estado, un espectro casi fantasmal. Te animaría a luchar, pero pienso que sería inútil, no eres lo suficientemente fuerte para vencer, no sabes luchar por ti misma, ¿cómo puedes si quiera pensar que ganarás esta batalla? ¿Puedes salvarte a ti misma pensando que así tus seres queridos no sufrirán?
leer más   
9
5comentarios 228 lecturas relato karma: 108

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? Cabeza fría, cuerpo caliente, porque la sangre sigue corriendo su camino, al fin y al cabo, es su trabajo.

Es de las pocas cosas en la vida que es imprescindible, porque el 98% de lo demás es reemplazable, sustitutivo, sobre todo las personas. Cabeza fría, cuerpo caliente, batalla de razón contra sentimientos, ni uno ni otro ceden. ¿Cuál lleva razón?

Cabeza fría, cuerpo caliente, pero manos frías. La razón aumenta frente al sentimentalismo barato. ¿Frío o calor? ¿Cerca o lejos? ¿Aquí o allá? ¿Corazón o cerebro? ¿Cerrar los ojos u observar a tu alrededor? ¿Querer u odiar? ¿Todo o nada?

Corazón versus cerebro, al final todo se reduce a lo mismo, a la misma cosa:
Tu esencia.
leer más   
8
2comentarios 151 lecturas prosapoetica karma: 94

Entre mis manos

Entre mis manos te sostuve, cuando tus fuerzas te fallaban.
Entre mis manos te sostuve cuando otros brazos cayeron derrotados.
Entre mis manos te sostuve cuando el mundo se rindió, cuando tú te quedabas débil y cansada de luchar. Tú, que siempre caminabas con la cabeza en alto, sin agachar la mirada. Pero ahora solo miras tus pies, el suelo. Tus ojos se esconden de la mirada del mundo.
Escondes el dolor, la soledad y una mochila llena de sentimientos que no quieres mirar a la cara. Cobarde te has vuelto que escondes tu mirada.
Entre mis manos te sostuve cuando la noche llegaba y no querías dormir. Te daba miedo dormir. Te daba miedo cerrar los ojos y empezar a soñar. Irónico, ¿verdad?
A la gente le gusta soñar, muchas personas se mantienen a base de sueños. Pero tú… cada vez que cierras los ojos tienes pesadillas, de esas que te hacen despertar gritando.
De esas que más de una vez te has despertado llorando o con un nudo en la garganta que te impedía respirar bien.
Entre mis manos te sostuve cuando tus noches solitarias te atrapaban y no te dejaban descansar. Cuando por la mañana tus apagados estaban secos.
Entre mis manos estabas tú.
leer más   
4
2comentarios 215 lecturas relato karma: 39

Noches de agua salada

Noche, oscura noche. Confidente y espía, guardando secretos de aquellos que no conoces. Paño de lágrimas, de sonrisas secretas y miradas perdidas que buscan una respuesta en tu resplandor mediante el brillo de la luna y estrellas.
Medianoche, momento del día donde la coraza se rompe, donde las compuertas que retienen las aguas en nuestro interior se abren y deja en libertad al manantial que tenemos guardado, sin filtro.
Lloramos porque tenemos fisuras, lloramos porque ya no podemos mantenernos en pie, seguir luchando por caminar un día más hacia el sol, ese que nos invita a ir hacia él con su calor y brillo, apartando las sombras que nos acechan.
Mírala a ella, llora mirando a la luna, pidiendo algo que ni ella misma sabe. Solo quiere que todo se acabe, pero no sabe como conseguirlo. Ella contra el mundo, ¿qué puede perder cuando ya ha perdido todo? Su almohada su refugio, su cama su escondite, su peluche…su protector.
Escudándose de las voces en un mundo donde no pueden alcanzarla. Lejos, ella se va lejos cuando las voces empiezan a increparle, cuando se cuelan por sus oídos e intentan atraparla. Palabras vacías, pero aun así dañinas solo de escucharlas.
Noche, tú que estás ahí con ella en sus momentos de debilidad, momentos de lágrimas y desolación, ¿qué le ocurre a la chica? Tú que estás ahí cuando deja su coraza de caballero y baja la espada, porque llega un momento en que le pesa demasiado la carga que lleva.
Noche cálida, noche fría…noches de agua salada por las lágrimas que se escapan de sus preciosos ojos contra su voluntad.
Noches de agua salada que muestra sus heridas.
7
3comentarios 127 lecturas relato karma: 50

Eli

Dedicado a mi mejor amiga

Siempre buscando tus sueños
aunque sean muy pequeños.
Tú los buscarás en la realidad
para encontrar la felicidad.

Sigues caminando adelante
no bajas la cabeza,
sabes que orgullosa estas
porque eres y serás guerrera.

Tu estrella brilla arriba
y en tu mano la llave
del futuro tendría
escondida un ave.

Brilla, brilla mi pequeña
crece, crece mi gigante.
Fuerte y grande crecerás
y tu sonrisa no decaerá.

¿Sabes como nuestro secreto sería?
No hagas lo que yo no haría
5
2comentarios 180 lecturas versolibre karma: 54

Sola

En la oscuridad te has perdido,
no encuentras el camino a casa
y no quieres sentirte atrapado.

Deja de luchar contra tu pasado,
o por siempre estarás en un remolino
del que no vas a escapar.

Búscame antes del amanecer o desapareceré,
como la luz en el túnel aquel
que te atrapó. No llores, me iré
más tarde o temprano no estaré.

Mi tiempo se ha acabado
igual que tu sentimiento
también te ha abandonado.
Llora mi pequeño ángel, llora
por lo que te habrías convertido.

Eras mi linterna, mi luz,
pero como te fuiste,
sin saber donde, te busqué.
Eras aire, eras libre,
no te atrapé y huiste.

Te dejaré volar
hasta que vuelvas
y me rescates
de la oscuridad.
13
5comentarios 182 lecturas versolibre karma: 87

Tu esencia

El problema nunca fue escribir, fueron los sentimientos. Pero ¿qué haces cuando te quedas vacía? ¿Cuándo te da igual veinte que ochenta? Cabeza fría, cuerpo caliente, porque la sangre sigue corriendo su camino, al fin y al cabo, es su trabajo.

Es de las pocas cosas en la vida que es imprescindible, porque el 98% de lo demás es reemplazable, sustitutivo, sobre todo las personas. Cabeza fría, cuerpo caliente, batalla de razón contra sentimientos, ni uno ni otro ceden. ¿Cuál lleva razón?

Cabeza fría, cuerpo caliente, pero manos frías. La razón aumenta frente al sentimentalismo barato. ¿Frío o calor? ¿Cerca o lejos? ¿Aquí o allá? ¿Corazón o cerebro? ¿Cerrar los ojos u observar a tu alrededor? ¿Querer u odiar? ¿Todo o nada?

Corazón versus cerebro, al final todo se reduce a lo mismo, a la misma cosa: Tu esencia.
16
5comentarios 145 lecturas relato karma: 104

En las profundidades...

La noche se despide al amenecer,
Sol y luna se saludan
Antes de darse el beso para desaparecer.

Un angel surca el cielo colorido,
buscando a la chica que se ha perdido.
En la linea del amanecer,
la encuentra a punto de desaparecer.

Ella despierta de un sueño profundo
en un lugar muy oscuro,
como el fondo del lago.
Ese angel la cuida,
como si fuera de porcelana.

Pronto la verdad descubrira,
no es tan debil como parecia,
luchara y vencera, es su lema.

La mira tan asombrado
como si viera un barco alado,
La mira y sonreirá,
esa es su protegida y
orgulloso de ella estará.
23
7comentarios 219 lecturas versolibre karma: 97