Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Roble (tanka uno).

El roble alto,
el más bello y fuerte,
no tiene nombre
porque no es de nadie.
Esa es su belleza.

*

Manan sus hojas
resinas sabor a miel
cuando se tocan
con quien cede libertad.
A quien ya pertenecen.
3
sin comentarios 48 lecturas versolibre karma: 31

Muéstrame (shadorma).

Muéstrame
cómo odiarte
con saña
sin igual,
para no añorarte
así de tanto.
13
9comentarios 114 lecturas versolibre karma: 98

Esto es para ti (shadorma dos).

Esto es
para ti,
así lo veas o no.
Si lo lees,
sabrás cuánto te amo.
De lejos.

Y si no,
descuida,
que es tan grande
mi deseo,
que está labrado en
las nubes.
12
3comentarios 128 lecturas versolibre karma: 88

Oda a tu piel (y una estrofa más)

Manto de perfección en ti esculpido,
abrigo y miel de músculo y destrezas.
Envoltura del ser que me embelesa.
Suave y áspera, de cálido latido.

Funda hermosa del regalo más divino,
milagro en cada noche y cada día,
lienzo de mis constelaciones preferidas,
orografía sublime de trazo masculino.

Tejido y obra de arte al mismo tiempo,
en que mis ojos retozan y se quedan.
Marea de humedades, vello y venas.
Aroma embriagador del mismo cielo.

Mar donde nacen todos mis suspiros,
las lágrimas y pliegos más secretos.
Terciopelo en el que en sueños vivo
y al despertar sin él, despacio muero.
13
8comentarios 147 lecturas versolibre karma: 91

Olvidarte

Tratar de olvidarte es el mejor modo
de no poderte olvidar.
10
2comentarios 110 lecturas versolibre karma: 89

Amenazas

Hoy es el mejor de los días
para exorcizarme de ti.
Tan endemoniada
como quien intenta exiliar al dios
de su propio culto.
Comienzo a desdibujarte,
siendo el héroe y el verdugo
que carecen de lo mismo.

Ruego por que mañana
mi mente también olvide
que nunca se me da el buen día
de cumplir mis amenazas.
5
sin comentarios 63 lecturas versolibre karma: 72

Usted y la decencia

Es tan educado usted
que confunde mi hambre con cortesía,
mi sed de usted con amable palabrería.
Un piropo como obligada cursilería
de niña decente.

Entences, sepa usted,
y se lo digo sin afán de rozar la grosería,
que de tener su piel desnuda frente a la mía,
después de atarlo con mis manos, de todo yo sería,
menos decente.
5
sin comentarios 62 lecturas versolibre karma: 75

Sólo en mi mente

Lo que más amo de vos
hombre bueno y decente,
es que le haces el amor
a mi mente.

Mi oxígeno, mi calor.
Mi caricia, mi nutriente.

Y regreso al mismo error
de una y otra vez, urgente,
hacerte el más dulce amor
en mi mente.
12
6comentarios 155 lecturas versolibre karma: 100

Mañana oscura

Mojo la pluma en los retazos de memoria.
Eres el tintero de mis letras más puras,
la sangre que mana de mis heridas más duras,
el hondo gemido cuando se alcanza la gloria.

Otra mañana que se torna oscura,
porque hoy tampoco serás mi victoria.
17
9comentarios 170 lecturas versoclasico karma: 111

Dolores

Ese beso que no llegará,
duele a mi amor cobarde.
Los te quieros que no dirás,
son mil llagas, ¡cómo arden!
Tus brazos, que no tendrè
son púas de fuego y miel
que me matan siempre de hambre
en tu intocable piel.

Esos sí son dolores,
Lo demás un paripé.
13
sin comentarios 110 lecturas versolibre karma: 123

No me arrepiento

No me arrepiento
de haberte pensado
tantas horas,
ni de haberte dado
mis poemas

Porque ellos
se alimentan de mi amor
y yo de eso
tengo mucho.
leer más   
6
2comentarios 71 lecturas versolibre karma: 73

Eso (lo que no es amor).

Habla y escucha su eco,
pregunta y responde sola.
Pide amor, el verdadero;
recibe uno a cuentagotas.

Eso.

No es culpa de quien lo entrega,
tampoco del que escatima,
no es culpa la culpa misma,
es error lo que se ruega.

Eso.

En alto siempre el clamor
de un querer que despedaza,
de un amor que prometió
pero nunca entregó nada.

Eso.

Y en pedir se irá una vida,
esperando la bonanza
de un amor que da migajas.
Y aceptándolas encima.

Eso.
leer más   
2
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 14

Intervención

Deja de pensar en él, me dijo el cerebro.
No lo ames, que duele, pidió el corazón.
Solo te da sus migajas, gritó el orgullo.
Estarás mejor sin él, afirmó la razón.

Sólo una vez más, sollozaron mis ojos
suplicando su visión.
leer más   
4
4comentarios 29 lecturas versolibre karma: 60

Relatividad

Cuando estoy contigo me siento de quince.
Cuando te vas, me vuelvo vieja, triste,
en quince segundos. Quince.
leer más   
4
2comentarios 39 lecturas versolibre karma: 49

Falda

Quería lijar mis complejos en tu barba,
llenarme con las letras de tu boca,
atar mis penas y las tuyas a mi espalda;
te amé como una enferma, una loca.
Tanta ilusión, como el dolor, trastoca,
suma indiferencia estrangula toda calma.
Sufrir es don que en su bondad provoca
un dulce renacer, un salto al alba.

No voy a repararme, no estoy rota.
Me basto y me sobro aquí sentada.
Pensando en el fracaso como gloria
de abrazarme y sentirme acompañanda.

¿Para qué los pantalones,
si tengo bien puesta la falda?
leer más   
3
2comentarios 65 lecturas versolibre karma: 43

Nido

Puedo seguir tropezando en el camino,
dirigir mis batallas a la mera nada,
quemar y hundir todos mis navíos
en la mar de la que fui arrancada;
ese oceano en tus ojos, tu mirada,
por la que muero y por la que vivo.

Hueles a vacaciones y suenas a alivio,
sabes a menta y a café recién molido.
Tus ojos son el edén de vida y calma
donde está mi fe, pero también tu olvido.

Hazme un hueco en tu alma
para que sea nuestro nido.
leer más   
10
6comentarios 108 lecturas versolibre karma: 89

Quería dejarte ir

Quería dejarte ir, pero no estuviste aquí
nunca, jamás, ni por asomo.
¿Cómo olvidar todo aquello que te di,
si eras fantasía y fuiste sólo
estrella en la noche donde me perdí?

Te voy a dejar ir porque no estarás aquí.
Nunca, jamás. Y ya te añoro.
leer más   
5
4comentarios 67 lecturas prosapoetica karma: 77

Brillante

Figuran en mi mente las figuras de tu piel,
Tu brazo dador, tu abrazo evasor.
Las palabras de veneno, las arrugas de miel. Tentaciones terrenales, deseos emigrados, Encarnando el más capital de los pecados, Desterrándote de mí, la luna cruel,
De fantasías y quereres infundados.

Perfil provocador de ratos de encanto,
Embrujo incurable en mis noches de espanto.
Pestañas y cejas; prisión y desvelo,
Tus lazos profundos, mi hondo recelo.
El fallido intento de hallarte en mi canto,
De darte cabida en mi fuego gemelo,
Fuego que abrasa como arde mi llanto.

Ojos y dientes y risas y pecho,
Mucho te veo, poco te aquejo.
Peinas mis horas, quiebras mis días
Que casi no vienes, que no me adivinas.
Ofrendo el cordero de haberte muy lejos
Si sólo un deseo antes de mi caída:
Que zurzas mis labios de todos tus besos.

Pecado mortal, brillante prohibido,
Manzana en discordia, corazón errante
Que late muy dentro en mi cuerpo de amante,
Que late y persigue y no se ha arrepentido.
Siguiendo tu halo, magnético atlante,
Mi mártir de cargas y de sacrificios.
12
7comentarios 142 lecturas prosapoetica karma: 83

Pentélico

Testigo mudo soy del suave oro que te cubre,
A ojos ciegos o bien abiertos te percibo.
La tersura marmórea de tus poros me urge,
Arden mis dedos por rozarte, amigo.

Los genes del Pentélico hacen ahínco
En tu perfil de perfecciones esculpidas,
Tu frente, el don, tu cuerpo el desafío.
La luz que emanas, el altar de maravillas.

Te guardo en pedestal de desvarío,
Pero tú, amigo, apenas si me miras.
13
12comentarios 177 lecturas versoclasico karma: 89