Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Un nuevo día

Aún no ha salido el sol, pero ya es un nuevo día.

Está sonando la canción que me ha ayudado a abrir los ojos durante los ultimos seis años.

No me canso de escucharla.

Me gusta y me entristece a partes iguales.

Eso es lo que siento al despertar, cada día de mi vida. Dos sentimientos encadenados que se contrarestan, que se complementan.

El primero es un relámpago, una estrella fugaz que pasa de largo dejando un rastro de luz, de recuerdos incandescentes.

Me da fuerzas para salir de la cama.

Al acabar la canción se desvanece,
y de golpe, el segundo inunda la habitación:

Silenciosa tristeza.

Esa que voy a arrastrar a lo largo del día.
Es como un perro viejo que ya no quiere pasear. Estira en dirección opuesta a donde quieres ir. Hace que te pares, que desistas, que desesperes y que, incluso a veces, acabes volviendo a casa antes de lo previsto.

Tristeza.

Aprendí a esconderla, ya no dejo que la vean.

La dejo ante la puerta de casa de mis padres, ante la de casa de mis amigos, ante la de la oficina...

Siempre hago que me espere fuera y siempre vuelvo a por ella cuando me marcho, cuando me despido,

cuando vuelvo a quedarme solo.

Y la verdad es que únicamente entre las letras que escribo desde el anonimato me permito mostrarla, mostrarme.

En cierto modo hay desconocidos que me conocen más que mis propios hermanos.

¿Qué clase de persona soy?

Con esta pregunta me planto ante el espejo y empiezo a interpretar mi papel.

Ya es hora de volver a ser otro.

Aún no han encendido los focos, pero la función ya ha empezado.

Aún no ha salido el sol, pero ya es un nuevo día.
leer más   
5
2comentarios 90 lecturas prosapoetica karma: 55

Grandma

I don't want to stay and see light fading.
I'm not ready yet to see the dark,
I know there's only a spark.

I don't want to sit waiting for silence.
I don't want to see what we become
when the clouds cover the sun.

I'm not tough enough to live the ending.
I think I will stay behind the wall,
I don't want to see you fall.

Tears born from the silence
can be heard further away.
I pretend I'm not afraid

to never hear your voice again.
I'm taking shelter from the rain.

I know nothing can be made,
you will go but you will stay.
I pretend I'm not afraid

to see your face just through the glass.
I am the future and you are the past.
leer más   
5
2comentarios 119 lecturas english karma: 78

Hierro y Sal

Lluvia de sal, triste tormenta,

en efímeras arrugas

ante el frío de un espejo.

Los truenos contra el silencio

que es llanto de mi reflejo.

Y contra blanco, bermejo

desde el codo hacia la mano.

Se ha tornado ya cascada,

bajo la lluvia salada,

un hilo de vino añejo.
leer más   
10
5comentarios 213 lecturas versolibre karma: 99

Campo

Un polvo fino de nieve
cubría el lodo del suelo,

y las columnas de blanco
el pálido azul del cielo.

Miles de copos nacieron
bajo el rugido del fuego.

Lejos quedaron los gritos,
no se oye ya ningún ruego.

Solo dos cosas persisten
eternas, tras los libertos:

Ceniza para la tierra
y pena para los muertos.
leer más   
18
2comentarios 166 lecturas versoclasico karma: 93

Invierno

La casa ardía
cuando estabas conmigo.

Ahora solo quedan
las brasas
escondidas en cajones.

Hoy se enfría
en mi soledad:

Insípida e invisible nieve.
leer más   
5
1comentarios 133 lecturas prosapoetica karma: 18

Sola

La luz lo cambia todo
La luz tiene
miles de tonos,
colores e intensidades.

Luz es vida.

La oscuridad lo cambia todo.
La oscuridad solo tiene
un tono,
un color, una intensidad.

La oscuridad es triste,
porque está sola.
leer más   
11
2comentarios 106 lecturas prosapoetica karma: 93

Orden y caos

Gotas de luz blanca entran, silenciosas,
por las ranuras de la persiana.

Líneas blancas y paralelas
sobre sábanas grises y arrugadas.

Dos elementos opuestos armónicamente dispuestos.
Un cuadro abstracto que se repite en un mosaico.

El polvo se va revelando, intermitentemente, ante la ventana.

Partículas bailan al son de mi respiración, mientras me esfuerzo en no mirar tu lado de la cama.

Pero la habitación es pequeña, y yo te echo de menos.

Me recreo en su imagen. La luz avanza, lenta e inexorablemente, a calentar mi infierno.

Luce tan inmaculadamente planchado que hace que me cuestione la rectitud de la persiana proyectada sobre él.

Sábanas grises y lisas bajo líneas torcidas y blancas

Dos elementos opuestos armónicamente dispuestos.
El perfecto resumen de nuestros diecinueve años caminando juntos.

Hoy una cama mal iluminada me ha hecho sonreír por primera vez en mucho, mucho tiempo.
leer más   
15
1comentarios 104 lecturas prosapoetica karma: 81

Veneno

Se que sigo estando vivo.

Lo se por todos esos sentimientos que me envenenan día tras día.

Una dósis perfectamente medida.
Una mezcla, aguada, de todo lo que fue y lo que no pudo ser.

Me mantiene ,moribundo, en un limbo.

No me permite sentir nada más allá de la luz que proyectó tu existencia.

Esa luz empieza a desvanecerse.

Empiezo a echar de menos temer a los fantasmas del pasado. A sentir ese miedo a perder las cosas que ya he perdido.

Y creo que ya he perdido el miedo a perder lo que me queda.

Quiero creer que morir es renacer y que la vida ha sido un sueño.

No quiero recordar lo soñado tras despertar.
leer más   
4
2comentarios 109 lecturas prosapoetica karma: 58

Cursiva

Encerrabas en palabras
cada tramo del camino,
en negro, rojo o azul,
con trazo elegante y fino.

Una perfecta cursiva,
se refleja en mi mirada:
La hierba que mece el viento,
gotas de lluvia inclinada.

Pequeños cuadros de tinta
que se le niegan al mundo
por ser parte de tu esencia,
por ser algo tan profundo.

Cada fecha un sentimiento
cada párrafo una fecha.
Diecinueve años de tinta,
ni una página maltrecha.

Mil semanas manuscritas
se pudrían en tu armario.
Hoy las narras a mi oido;
he encontrado tu diario.
leer más   
14
5comentarios 177 lecturas versoclasico karma: 86

Ascuas

Estoy cansado de no ver nada nuevo en el espejo.

Estoy cansado de esas palabras que nunca pronuncio y de esas que nunca me dicen.

Estoy cansado de las plantas muertas del jardín cuyos nombres desconozco,
de los rincones que ya no piso
y de las canciones que no puedo escuchar.

Estoy cansado de que no me importe el polvo que se acumula en las esquinas.

Estoy cansado de no ver lo que estoy viviendo
y de ver lo que ya no existe.

Estoy cansado de la luz de la mañana,
de que bañe de oro frío cualquier vestígio de felicidad:

Ascuas remanentes de soñar que duermo contigo y, a veces, de que despertamos juntos.
leer más   
15
4comentarios 153 lecturas prosapoetica karma: 90

Recaída

Ayer llegué de nuevo a casa,
a tientas,
sostenido por las paredes
que siempre se cruzaban con nosotros.

Un patético espectáculo de baile
con un único bailarín.

En principio iba a ser solo un trago.
El trago se convirtió en botella
y ésta en una espiral
de recuerdos amargos.

Una recaída directa
a ella.

Diez minutos.

Diez eternos minutos para abrir la puerta.

Y, como antaño,
las luces estaban apagadas.

Como antaño
ella estaba durmiendo.

Pero esta vez
no voy a despertarla.

Ya nada puede.

He vuelto a caer.

He vuelto a caer
porque me he dado cuenta
de que me toca recorrer,
esta vez solo,
los caminos que abrimos
juntos y, creo,
que ya me he cansado
de caminar.
leer más   
15
sin comentarios 150 lecturas prosapoetica karma: 94

Parálisis

Y de golpe abro los ojos.
La casa entera está oscura.
Un beso me ha despertado
que duele cual mordedura.

Miro a los pies de la cama.
Tengo la puerta entreabierta.
En la habitación de enfrente
susurra una niña muerta.

Mis piernas se han congelado.
Le pregunto a qué ha venido.
¿Su respuesta? Seis palabras:
"De aquí yo nunca he salido".

La niña empieza a acercarse.
Estoy clavado en el lecho.
Intento cerrar la puerta
pero algo me agarra el pecho.

Y de golpe abro los ojos.
La casa entera está oscura.
Un beso me ha despertado,
que duele cual mordedura.
leer más   
9
1comentarios 127 lecturas versolibre karma: 90

El Pozo

Un niño frente a mi casa
jugaba junto a mi huerto
entre el granero y el pozo.
Su madre dice que ha muerto.

Que no se pasa por casa;
que si yo acaso recuerdo
el porqué está en mi tejado
su balón de piel de cerdo.

Que yo no tengo ni idea;
que yo en el campo trabajo
desde que el sol se levanta
y hasta que se viene abajo.

Y cuando vuelvo a estar solo
y en la botella me pierdo
maldigo entonces mi suerte
y el balón de piel de cerdo.

Hasta que vuelve ese niño
guardando un llanto en el suelo.
Entre el granero y el pozo
no puede encontrar consuelo.

Que porqué soy tan mezquino;
que porqué fui tan cobarde,
si aunque yo no hiciera nada
cuando quise ya era tarde.

Que urgía tapar el hoyo;
que estaba muy bajo el muro,
y yo iba tan borracho que
no pude ver el futuro.

Huele a podrido en el pozo.
El agua brota negruzca.
Nadie sabrá qué ha pasado
cuando mi cráneo reluzca.
leer más   
9
sin comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 91

Piel blanca

Hay una pluma de plata
danzando sobre mi pecho.
Dibuja un rastro escarlata.
Mis ojos fijos al techo.

Piel roja sobre piel blanca.
No puedo sentir su frío
ni cuando me hace palanca
para dejarme vacío.

Y yo, viendo desde arriba
mi viejo cuerpo tumbado,
voy flotando a la deriva
sin saber si he despertado.

Poco a poco lo comprendo.
El recuerdo se hace claro:
No voy a seguir viviendo,
no sobreviví al disparo.

El tiempo se ha dilatado,
no reparé en mi demora.
Si la puerta ya ha cerrado
¿A dónde voy a ir ahora?
leer más   
16
4comentarios 172 lecturas versoclasico karma: 80

Al llegar

El golpe de la puerta al cerrarse
y el sonido de las llaves

-dándome la bienvenida-

abren el paréntesis
que cerrará el despertador.

Compases mudos
hasta acabar la canción.

Negra oscuridad ante mis ojos
al encenderse la luz.

Se ilumina tu silencio.
leer más   
9
sin comentarios 133 lecturas prosapoetica karma: 97

Dos tesoros

Nadando entre los cajones
dos tesoros he encontrado,
entre recuerdos que flotan,
en un río desbordado.

Un frasquito de perfume
en estuche de brocado
y un anillo de pedida
bajo prendas olvidado.

El aroma de vainilla
que endulzaba tus tocados
y un pedazo de oro frío
con seis números grabados.

Un mar de ropa en tu armario,
sus aguas son el pasado
y yo un náufrago del tiempo
que espera a morir ahogado.
leer más   
12
2comentarios 145 lecturas versoclasico karma: 95

Cincuenta y cuatro

He medido mis palabras
con un metro de costura:
Doscientas treinta y seis letras
para vestir tu figura.

He cosido doce versos
sin agujas ni cordel,
pues las mejores puntadas
se dan con pluma y papel.

Tres estrofas he bordado
con hilo de tinta azul.
Otro vestido sin dueña
que va directo al baúl.
leer más   
17
15comentarios 238 lecturas versoclasico karma: 78

Insomnio

Un goteo constante,
pasos en el techo,
ladridos distantes
y un reloj maltrecho

que solo da pasos
cuando no le veo.
Y de nuevo, siendo
en mi cama un reo,

veo una figura
naciendo en la esquina.
--Cálmate --me digo--.
Sólo es la cortina.

Finjo que no he visto
sus ojos brillar.
Decido taparme.
Prefiero olvidar

esperando el día.
Buscando escapar
de una cama fría
sin poder gritar.

Un zumbido seco
contra la madera
Luz ténue hacia el techo,
se acabó la espera.
leer más   
11
3comentarios 141 lecturas versoclasico karma: 87

Agridulce rectángulo en blanco y negro

Tus ojos abiertos.
Detrás de una zanja invisible esperan.
Ya nunca pestañean.
Solo miran, fíjamente, los paisajes que no quedaron grabados en este retal de tiempo.
Tus preciosos ojos.
Parecen vivos pero están muertos.
Como un reloj sin agujas cuyo débil latido
sigue marcando el tempo.

Mis ojos cerrados.
Ante un cristal polvoriento esperan.
Ya nunca pestañean.
Solo dibujan, nuevamente, los paisajes
que no quedaron grabados en este retal de tiempo.
Mis llorosos ojos.
Parecen muertos pero están vivos.
Como un reloj silencioso que no tiene segundero.

El sonido de tu ausencia rima con mi desespero.
leer más   
13
4comentarios 308 lecturas versolibre karma: 81

El primero de Octubre

Hoy el gris se ha vuelto verde
en sus escamas de sierra.
Savia carmín en la tierra
cuando la serpiente muerde.

Diez mil pétalos en alto
cuando inyecta su ponzoña
a un rojo clavel que otoña
atravesando el asfalto.

Raíces se hunden profundas,
para que el mundo recuerde
que el veneno inunda tumbas,
y aunque gane, siempre pierde.

Hoy brilla más la floresta
sobre el líquido insalubre.
La lluvia aplaude la gesta.
Es el primero de Octubre.
leer más   
12
1comentarios 136 lecturas versoclasico karma: 78