Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

En algún otro lugar

Qué forma de querer tan quebrantada,
qué mística tan ulcerante,
qué única existencia que está en fuga,
hay unos ojos que me contemplan
y saben lo que pienso.

Hay unas luces que se vuelven cristal
y hieren con la sangre mordida del tequila,
hay barreras que son más altas que las montañas
y hieren a pájaros y abejas y otros seres
y habitan los reinos sagrados que riges,
hay huecos más hondos que el silencio
y hieren los recuerdos y los huesos
y sobresalen sobre una tierra ya casi yerma,
hay unos ojos que me contemplan
y hiere ver como desaparecen
en la corriente natural de la impermanencia.

Para entonces mi corazón estará brillando
en algún otro lugar.
5
sin comentarios 40 lecturas versolibre karma: 34

Sin oasis

Esta vez me pienso resistir
contra las mareas que me empujan.
No suplicaré, ¡no! no me pienso doblegar.
Esta vez no iré detrás de ti.
Aceptaré esta herida que no cierra
y la dejaré sangrar.

Es doloroso dejarte libre,
pero más doloroso es aliviar
la carga de tus ojos y tu perfume,
que escuece como una sílaba árabe
viajando en el viento arenoso de tus dunas.

No habrá oasis, pero miraré firme al horizonte
y aceptaré todos los cargos que me caigan,
y el hambre será una rutina gravosa y mal llevada.
Soportaré el fuego sobre la espalda
y este yunque del sol será mi cama
y no descansaré en mi paso lento
hasta poder matar este ansia
y enjuagar esta herida que arde
recordando tus manos
al surcar mi hamada.
4
1comentarios 58 lecturas versolibre karma: 60

Collage

Te yergues sobre el suelo
robando todos los sentidos.
Eres la fuente
y la luz, el agua...
Cásate conmigo,
permíteme apegarme
y relajarme.
Permíteme rendirme
a la gravedad.
Permíteme trascender.
Inspírame.
Dale el sentido absoluto
Quítale el sentido absoluto.
Haz que crea que estoy con todos.
Haz que crea que estoy solo.

Y creo que voy a caer
y puedo entender por fin
el sentido de todas mis palabras.
Canturreé:
"Creo que te encontré, de entre todas las mujeres
estabas ahí sentada. Y en lo más profundo de tus ojos
había un habitáculo; miré dentro, no había nada.
miré dentro, momentum."

Me siento tan feliz
y tan triste a la vez.
Tan mundano
y tan ascético.

Así que he mezclado
en la fuente de la plaza,
junto a la iglesia,
agua con tu maquillaje carmesí.
Luego lo he esparcido
por mi cuerpo desnudo
y he corrido por el bosque.
Tres días he corrido por el bosque.
Bosque azul.
Solo bosque.
Y junto al sauce péndulo
he vuelto a enterrar mis secretos.

Quiero volver.
Siempre quiero volver.
Deseo padecerlo todo,
como una hormiga
que desciende y desciende.
Quiero tu aroma otra vez.

Deseo padecer todas las enfermedades
y que estas sean las últimas palabras.d
"Hay un agua cálida
y una gran fuente en medio llena de colores.
El chorro de la fuente llega casi hasta el cielo.
Hay caras a mi alrededor. Caras familiares.
Y estoy en medio. Siempre en medio
de mis emociones. Y creo que estoy tan cerca...
respira, respira, respira...
momentum"
11
4comentarios 78 lecturas versolibre karma: 76

... y dejarme llevar

Podría vagar a través de las ideas
como niebla seca,
sin forma comprensible
o materia extraña descompuesta.
Vagar a través de una corriente desconocida,
hundirme en la única forma flexible,
navegar a través de ondas de atención,
o simplemente, verme capturado
por el horizonte de sucesos que
tu mirada contiene y dejarme llevar.

Pero no puedo dejar de pensar
en como toda esta energía transitoria
nos empuja y lentamente
nos desvanecemos en la orilla
aplastado por las cigarras.

¿Alguna vez se romperá la cuerda
y caerá la piedra,
y no habrá más ángulos rectos o
formas geométricas?

¿No podré encontrar sabor ordenado
que fluya en líneas ascendentes?

¡Ah! Ojalá viajase entre espigas
y no divagase tanto,
y los rayos del sol no golpeasen tan de lado.

Sangre y sueños,
esparcidos por la
azotea de tus ojos azules.
Sangre y sueños
y ansia indefinida
y aromas con esquinas
revueltos en la azotea,
contenidos con cuidado
en el horizonte de sucesos
de tus ojos azules.
10
6comentarios 98 lecturas versolibre karma: 91

Estaciones

Día soleado, suave parpadeo,
gentil movimiento de mano.
Cálida nieve de invierno
gélido sol de verano.
Delicado roce con las flores
con los árboles, con las arañas...
¡Oh! Atravesada por el vino,
camina llena de luz y misterio.
12
4comentarios 83 lecturas versolibre karma: 95

¿Cómo olvidarte aunque lo olvide?

Quiero respirarte hasta detenerme
instalado aquí,
en el silencioso vacío frente a la noche
cogido de tu mano.

Quiero tu tristeza universal
acostada aquí conmigo.

Quiero respirarte hasta morir
y así, tumbados,
absorber el poder de hierbas y plantas
y tomar el sol por las mañanas
o simplemente andar descalzos.
25
3comentarios 110 lecturas versoclasico karma: 115

Ojos de piedra

Ojos de piedra
que siempre miran donde deben,
ojos como martillos
que nunca se desvían al forjar la espada,
ojos como la noche, que brillan
tirado por las sirgas
de las horas que tanto yo perdía y
ahora son heridas que suplican.

Por qué no podría el pescador errático,
levantar los ojos allá, en la arboleda
o cruzar la mirada con ese pajarillo
inquieto en aquella rama torcida.
Por qué no puede el arquero,
perder las referencias
y clavar su dardo en mi pecho
y que la sangre me invada
y que la noche me pierda
y que este cauce oscuro me arrastre
hacia la morada de la locura incierta.
Qué me pierda en telas que se pierden en telas,
y que algún día tenga una buena razón para levantarme
y que en este corazón de hielo no haya suficiente tierra
para enterrar nunca, tus dulces ojos de piedra.
19
9comentarios 152 lecturas versolibre karma: 110

Invernadero

Allí, en la antigua fábrica, aún oigo las risas.
Junto a la escalera de piedra
se apoyan las bicicletas contra la ventana
y las palabras nunca tuvieron menos sentido.

Allí, junto a la iglesia,
llorábamos descalzos.
Tú ibas con tu traje de domingo
y el sol del mediodía
encontraba en nosotros
un recinto sagrado
donde yacer sin alabeos.

Allí, junto a la granja, miramos de reojo el cementerio al pasar
y me asaltaron las dudas de si besarte
antes de mirar a un cielo lejano y sin estrellas.

¿Dejarán de ser tus manos unas ruinas olvidadas?

Espero que respondas a mis cartas durante el invierno.
Adoro sentirme ahogado por el silencio de perderte.
Echaré de menos estar sentado sin hacer nada,
mientras el tren se pierde a lo lejos
buscando la vieja vía romana.
24
7comentarios 141 lecturas versolibre karma: 111

Energía Oscura

Nos destruiremos a nosotros mismos
en un golpe de alergia,
en un sueño de enjambres que duermen,
en una palabra que brota junto a la hierba
mientras nos desangramos
junto al río.

Nos destruiremos a nosotros mismos
y cuando llegue la mañana solo habrá cenizas.

Siéntate conmigo a deshacerte y desaparecer.
Si pudiéramos hacerlo juntos…
¡si pudiéramos agrietar el espacio una vez más
con la mirada!
Pero cuando ya no quede nada
y no haya recuerdos,
y solo objetos que relativamente se separan,
tal vez nos sintamos aliviados un segundo
antes de destruirnos por completo.
21
8comentarios 119 lecturas versolibre karma: 100

Emociones invertebradas

Prefiero existir en el reino de los vivos
y no pasear decadente por el oscuro filo
con la mirada hueca
o la cabeza alborotada.

Prefiero existir en el reino de los vivos
y no viajar hinchado de pasiones
o inclinarme errático
por esta montaña informe de deseos.

Y es que sigo atragantado con carne de uva,
carne y arena y espinas de las sombras,
en esta noche sin memoria,
por la garganta seca.

Atragantado con sangre de luna,
y acero que arde como licor fundido
y derrama tu mirada
atravesando mi garganta seca.

Así que ya que abres tu vientre
para acoger estos ojos muertos
que ya no permiten ver,
por qué no acoges también
este corazón
cuyo latido es ya lento y silencioso
o estas manos sin pulgares.

Vientre seco, musa muerta.
Palabras que podrían nutrir
se disuelven entre la multitud
pasando inadvertidas.
15
6comentarios 97 lecturas versolibre karma: 102