Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Perdido

Hace tiempo,
hice que ahogaran un poema
de la manera más cruel:
chapoteando en charca oscura
de bolsas de plástico.
No se dejaba tararear,
no vibraba el monte conmovido
entre musgos y cencelladas. Era
construcción laxa de ideas torpes
y llanas.

Soldado confundido en las cimas
del Taigeto, me elevo falso,
engreído, altivo, ampuloso,
de tez pálida, camaleónica
con la nieve, herida más allá
del corte, sesgada no solo la espalda
por los años sino también la mente.

No dudé.
Caída al vacío
y golpe seco.
Rescatarlo sería atesorar
los granos restantes.
Más rápido corroe el tiempo
que un insaciable roedor.
¿Reconstruirlo?
¿Qué pretendes? ¿De soldado
asesino a divinidad caprichosa?

Alcanzaría una nueva creación, burla
o sombra cadavérica, engaño a uno mismo,
como si me atormentara.
Deja que descanse. Que ardan
versos por él, purificación
entre iguales.
4
1comentarios 27 lecturas versolibre karma: 45

Otro Hades para Aisha

Abandonada tu tierra, encontrado
tu infierno, al fin y al cabo
mi infierno, que se halla
en la calle europea de esponjosa
baldosa.

¿Qué Bosco te trajo, Aisha,
a estas oscuras laderas de cemento
y te abandonó? ¿Qué mafias
te prometieron el paraíso en las entrañas
del abismo cristalino?

Ahora estás sola, rodeada de gente
extraña, de máscaras ajenas.
Supura el alcantarillado de palabrería
vana, vomitada lentamente
desde la comisura del labio de algún ladrón
trajeado. Llora la farola que contempla
la jeringa clavada en la piel marchita.
El Sol no mira, la Luna calla,
azulada la Aurora y el Crepúsculo
sospechando tras cada esquina.

Ya el niño extiende su mano arrugada
y agarra la tumba desde la cuna.
Lágrimas de gato, sonata pálida,
sombra y palabra olvidadas, impío
sonar de asfalto y neumático,
gloria ajena, éxitos pasados,
ambos malversados, marchitos.

A Europa la raptó un toro blanco.
Europa a ti te ha apresado
entre sus omoplatos descoloridos.
leer más   
5
3comentarios 91 lecturas versolibre karma: 72

Última resistencia

Nos quedará el silencio, si vienen velas negras.
Que griten de pavor otros, yo quiero
labios sellados, un rostro ceniciento
y la certeza de no alegrar a nadie
con mis dolores. Cuando resequen las horas
desposeídas de estaciones,
en un constante pedestal ardiente,
conservemos una postura hierática
propia de tiempos que se olvidaron
a los que debimos fallar en algún punto.
Que no nos recuerden como miembros
de eras de metales devaluados
sino de arcillas consagradas a una vigilia
que solo respira, que no usa la boca
para nada más que el aliento, ni sopesa
manjares con la lengua ni la hace bailar
al son del aire.
Llegado el momento de que nos arranquen
la dignidad, engañados por hombres gravosos
de dinero manchado y tiren
por tierra nuestros taimados valores,
si vacían nuestras mentes para cargarlas
de palabras dañinas y mentirosas,
incluso en ese momento,
nos quedará el silencio
más ennoblecido.
leer más   
17
16comentarios 201 lecturas versolibre karma: 84

Odio las fotos

Que establecen una infranqueable
barrera entre fotógrafo y modelo,
uno vivo,
el otro asesinado en un féretro plano.
En un féretro plano asesinado,
capturado y paralizado: algo vivo
en un instante eterno.
Eterno en un instante,
que no es más que ficción,
historia recreada que nace
del olvido.
Un fósil que pueden negar
expertos religiosos, una lágrima
cristalizada que ha olvidado
su objetivo a través del de la cámara.
A través del de la cámara, su objetivo
se corrompe y encarcela
secretos lóbregos difíciles
de explicar, acusaciones
de una tragedia de época griega.
De época griega, de una tragedia
que es un constante recuerdo
de que mis escritos pecan de lo mismo:
creo recordar con palabras,
sin embargo,
creo instantes ficticios,
olvidables.
12
5comentarios 170 lecturas versolibre karma: 98

Luces pausada, sin ganas, sin parafernalia,
arropada por un quedo suspiro. Luces
austera, con mirada arábiga, con salmos
para oídos legos.

Que metal bruñido no puede captar tus llamas
sin arder en una mudez extrema,
ni implorar puede el hielo antes
de desvanecerse entre figuras vaporosas,
carcomido por tu existir.
12
1comentarios 56 lecturas versolibre karma: 86

Tú y mis huecas palabras

Si lograse siquiera aproximarme
con dos palabras a tu esencia,
si pronunciara “Senda Victoriosa”,
estaría pecando, ingrato con tus misterios.

Medito palabras, imágenes, músicas.
Nada. Todo son
espejos deformes, copias filmadas
en discutibles calidades.

Quiero pensar
que conformáis el yin
y el yang
y mis huecas palabras.
11
1comentarios 123 lecturas versolibre karma: 86

Senda victoriosa

La senda de tus ojos muestra oscuridades
como la arqueada huella de los árboles abrazados
que entre sus troncos dejan un paso terroso
a pesar de que sus ramas se abrazan con fuerza.

La senda de tus ojos abre verdades,
de esas que no brillan con luces fluorescentes,
que estresan desalientos de malhadados
y vuelan entre mentes demasiado despistadas.

Esa senda atraviesa como paso de deidades
mis palabras, las dispersa y disgrega. Me deja
sin sentido, perdido en laberintos de pestañas,
carcomido por tu existir.
leer más   
9
1comentarios 66 lecturas versolibre karma: 79

Otro ego oculto en mis uñas

Otro ego
se oculta en mis uñas,
loco por descubrir mundos
que no me interesan.
Vibra ante la electrónica,
navega más rápido
que cualquier delfín,
sabedor de esas redes
y sitios.

Encomiendo a ese ser
todo lo que no me atrevo
a realizar desde este buque,
desde este cofre que preserva
corbatas y muecas.
12
4comentarios 148 lecturas versolibre karma: 82