Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Te lo dije

Te dije que las noches pasan más lentas cuando tus gritos se pierden entre las tinieblas.

Y la falta de balas no disminuye mis ganas de querer apretar el gatillo.

Te lo dije, que mi boca se seca por lo amargo de tus versos altamente confundibles con besos.
Te dije que el sabor es igual aunque el contenido sea distinto.

Te dije que la muerte me persigue y me balancea entre la delgada línea que me separa de ella. Y le digo a la soga que se enrosca en mi cuello que hoy no es un buen día para ingresar al club de los poetas muertos.

Te dije que las ansias me embargan y lo desconocido me atrae tanto como nuestro círculo vicioso.

Quizás, dure una eternidad o pocos segundos.
Quizás, las equivalencias del tiempo nos haga parecer más viejos.

Al final, todo se sabe y la falta de balas no disminuye mis ganas de querer apretar el gatillo.

Gabriela Infante - @lasvidasdegabriela
4
3comentarios 37 lecturas versolibre karma: 62

Días

Podría hablar de los días, y de cómo se han convertido en años. Podría contar como pasé varias veces de la nada al todo y viceversa. Podría perder tiempo contando todos y cada uno de los días en los que una sonrisa me hizo perder la razón. O también podría contar como pase días llorando, días que se transformaron en meses y así, mi vida cambio de sabor.

Podría hablar de los días
En donde pensábamos que las horas no pasaban
Qué todo lo que hacíamos estaba bien
Que las hojas muertas caían del árbol
Qué éramos felices
Qué el tiempo estaba de nuestro lado.

Y así, quizás de esa forma, algunos lograrían entenderme.

Quizás nuestros días sean meses en otras líneas temporales, quizás podría volver a intentar todo aquello que quedó a la mitad.
Ojala pudiera regresar a donde todo comenzó.

Y así, solo así, podría hablar de los días y de cómo estos se convirtieron en años para algunos y horas para otros.

Gabriela Infante - @lasvidasdegabriela en Instagram
1
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 6

Perdóname

Perdón por no saber controlar mis fallas, ni la angustia, por tener una insoportable capacidad para arruinar todo con tanta facilidad. Perdón por detenerme cuando mis pasos ya no saben hacia donde caminar, cuando mis huellas se pierden tras mi sombra. Perdón por esas noches en que mi mirada perdida te aterra y no sabes hacia donde huir.

Perdón por hundirme en mi propio infierno, por las madrugadas cargadas de sollozos y la punzada en el lado izquierdo del pecho.

Perdón por no saber caminar con la cabeza levantada, por no ver más allá del abismo, por no saber cómo salvarte.

Perdóname por irme, necesitaba que el aire volviera a correr por mis pulmones.

Perdóname por irme, pero no puede existir amor en un corazón que se autodestruye.

Perdóname por irme, pero necesitaba sentir la vida en mis venas y nadie más podía salvarme.

Perdóname, por no saber sostenerte entre mis brazos. - @gabrielainfant @lasvidasdegabriela
4
6comentarios 68 lecturas versolibre karma: 41

Acá ardes mucho

Aquí llueve, aquí hace frio.
Aquí arde y mucho.
Aquí no queda nadie
que se atreva a desamarrar
los nudos que hiciste.

Acá aun estas vos
y todos tus besos
ornamentales.

Acá sigues, tambaleándote
entre los recovecos de mi
memoria.

Aquí solo quedan rastros
de tu boca transitando
en medio de recuerdos
innecesarios.

Aquí aún se llora, aquí se sufre
y se sueña con tu voz entrecortada
diciendo cosas al oído.

Aquí hacen falta tus ojos
observando todo,
acá hace falta tu mirada triste,
Y esa sonrisa invisible
escondida de manera casual.

Aquí se extraña lo contradictorio
de tus gestos, lo vacío de tu amor.

Acá se extraña todo,
incluso los versos
dichos a media voz.

El miedo sigue latente
paseándose en cada rincón
de mi cuerpo,
alojado en mis costillas,
y en medio de mi clavícula.

Aquí llueve,
aquí hace frio.
Aquí ya no queda
con que abrigarse.

Acá ardes y mucho.
.
.
@lasvidasdegabriela - Gabriela Infante
leer más   
5
1comentarios 55 lecturas versolibre karma: 66

Amor en invierno

Reduzco mis latidos
Minimizo el espacio que ocupas dentro de mi memoria
Pero eso no basta para poder soltarme de tu recuerdo
Que cada vez regresa con más estruendo
Eres como una tormenta de nieve en el peor invierno
Eres frío, pesado y me llenas de miedo.

Mis heridas están parchadas desde hace un tiempo.
Me niego a que seas un eslabón pendiente
Los nudos en mi garganta no dejan que las palabras emanen de mis labios
Que se han quedado partidos por el frío y por la ausencia de tus labios.

Mis manos suplican tu regreso
Y mi corazón no entiende como puedes ser tan cruel y jugar con sus sentimientos
No debería escribirte esto, pero el corazón es terco y mis manos deciden escribir este pedazo de texto
Como aquellos que no fuiste capaz de leerlos
Como todo el tiempo que perdí intentando que volvieras a mí.

Nada basta para poder soltarme de tu recuerdo
Me ahogo entre mis pensamientos.

No entiendo, porque si te has marchado y te has llevado todo contigo, yo sigo siendo mi propio cabo suelto.

Ojalá, la tormenta pasara igual de rápido para los que sufrimos en invierno.
Porque todo se congela, menos los sentimientos.

Gabriela Infante - @lasvidasdegabriela
6
1comentarios 73 lecturas versolibre karma: 51

Se te olvidó

Se te olvida que tengo alas
Se te olvida que puedo volar sin ti
Se te olvida que al amor, sino lo riegas; se marchita
Se te olvida que las palabras son necesarias
Se te olvida dejar salir a flote las emociones
Se te olvida que si no cierras tus heridas terminarán sangrando de nuevo
Se te olvida que no sé necesitan motivos para querer a alguien
Se te olvida la vida que estás dejando pasar
Se te olvida que el tiempo no vuelve atrás
Se te olvida mantener el equilibrio
Se te olvida que puedes caer de la cornisa en la que estás subido
Se te olvida que puedo olvidarte
Se te olvida que puedo dejar de quererte
Se te olvida que puedo marcharme.

Se te olvidó.

Gabriela Infante @lasvidasdegabriela
2
1comentarios 44 lecturas versolibre karma: 12

Otra vez

Nueve mil ochocientas setenta y cuatro vueltas en la cama.
Tres tazas y media de té.
Veintinueve suspiros.
Infinitas gotas de lluvia ruedan por mi ventana.
Irremediables ganas de correr.

Tengo frio pero contradictoriamente no quiero cubrirme.
Otra noche más de insomnio.
Y no consigo nada del otro lado de la cama.

El corazón latiendo a mil por hora.
Las ganas de desaparecer un millón de recuerdos.
Nada es suficiente.
Paradoja de la vida que aun viviéndola no me deje vivirla tranquila.
No quisiera que nadie estuviese en mi lugar.

Quisiera alejarme un poco de todo.
Bloquear mi memoria de cualquier recuerdo.
Dejar ir.
Perderme y que nadie me encuentre.
Pero no siempre se obtiene lo que uno quiere.

Y mañana será otro día y yo, seguiré siendo la misma.
Otra vez.

Gabriela Infante | @lasvidasdegabriela (insta)
4
8comentarios 66 lecturas versolibre karma: 65

Opuestos

Antes cuando me decía que sí, yo decía que no.
Y si me decía que no, yo decía que sí.
Cuando yo quería no se podía y cuando se pudo, ninguno fue capaz de querer.

Nos pasamos mucho tiempo yendo y viniendo, esquivándonos hasta el punto de sortear el tiempo
y aun así no pudimos encontrarnos.
Y así, han pasado dos inviernos y no he podido dejar de pensarle.

El tiempo pasa de prisa y ahora que me he fijado, nunca fuimos por el mismo camino.

Existen personas que por más que ambos quieran, nunca se puede.
Y a uno solo le queda sentirlas en los escasos recuerdos.

Suspiro al recordarle en plena calle, escuchando una canción o leyendo un libro.
Suspiro tomando té, café o vodka, para mí el resultado es el mismo; todos son opuestos,
como tú y como yo, pero que bien le hacen a mi vida.

Quiero que sepas que aun existes en los lugares en donde quisiera que estuvieras.

Y si bien, ya no vamos por el mismo camino, hay algo que siempre nos hace coincidir
y ese constante coincidir de pensamientos nos hace estar juntos,
aunque siempre estemos en caminos opuestos.

Gabriela Infante - @lasvidasdegabriela
5
2comentarios 47 lecturas versolibre karma: 58

Me duele

Podría ser una noche como cualquiera.
Pero para ella, no la es, es otra de esas en la que se hunde en su cama
y mira al techo pensando en ese todo que conlleva a la nada.

Y eso, le duele.

La música suena de fondo y se pierde entre el ruido de sus lágrimas,
No elige ninguna canción en específico, solo deja que el reproductor
las suelte cómo quiera.
Su música está en modo aleatorio, al igual que su vida.

Y eso, le duele.

Pensar de un lado a otro solo la lleva a concluir que siempre da todo, por todos.
Qué lo hace por instinto.
Qué se lanza a la piscina aún sin saber si está llena, y sí, eso también es producto
de su forma de ser.
Y si de verdades hablamos, la más pura es qué ella nunca ha sabido
ser su prioridad más importante.

Y eso, le duele.

Toda su vida ha sido un ir y venir constante entre la desolación y la euforia.
No sabe de medias tintas, ella va de un extremo al otro. Radical. Totalmente.
Habita en ese bucle desde el día en que vino al mundo.

Y eso, le duele.
Y eso, la asfixia
Y eso, la deja presa del miedo

Entonces, llega el día en que explota y ella no es como cualquier bomba,
ella explota y arrasa con todo a su paso.
Y nadie está ahí para ella, a diferencia de ella, que si ha estado ahí para todos.

Nadie la abraza
Nadie se preocupa
Nadie se asoma por su ventana

Y eso, me duele.

Cc Gabriela Infante
4
2comentarios 111 lecturas versolibre karma: 50

Voy a destruirte con palabras

Voy a destruirte con palabras

Con besos grabados a fuego

Voy a construir una bomba con todos los fragmentos de nosotros
para que cuando quieras tomarla explote entre tus manos

Así como tú adiós explotó sobre mí, rompiéndome en infinitos pedazos
y lanzando está historia al olvido en medio de mil puntos suspensivos
que me impidieron seguir cuerda y tranquila.

Así como la cuerda que nos sujetaba comenzó a estrangularme
y todo lo que tenía para decir termino convirtiéndose en un nudo gigante.

Te juro que el cielo se viene abajo cada noche desde tu adiós
y las estrellas llueven, quemándome la piel.

Y sé que semejante desastre no desaparece de un día para otro
y cargar con él será tu peor castigo, así como yo cargo con los restos
de lo que hiciste conmigo.

Voy a destruirte con palabras
porque así fue como la peor versión de ti
termino por matarnos a los dos…

Y la mejor versión de mí, te ganó
aunque en el camino nos perdimos a los dos.
5
sin comentarios 122 lecturas relato karma: 28