Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

crisis

Escribo.



Pienso en otros
pero no en ti,
sobre los cuerpos del pasado
que fueron presente
alguna vez
y te hago bailar
el remordimiento.



Escribo.




Lo único que sabes con certeza
es el futuro incierto
y ni siqueras conoces
su rostro,
quién vivirá a través
de tus ojos,
ya no te sientes real
con el peso del tiempo
en tu memoria.
Quizás seas tú el mosntruo.



Escribo.




Te hago caer en la red
de la serpiente
para cuestionar tu existencia,
¿alguien te quiso alguna vez?
No, fuiste las ruinas
de muchas sombras con luz.
No.



Escribo.



Quizá te perdiste,
(porque sé que no eres capaz
de encontrarte),
antes de empezar
y no supiste continuar
tras las excusas
de una autoproclamada
independencia.
Nadie te quiso,
ni la música,
ni las banderas,
ni la poesía
o las miradas
de aquellos que creíste reconocer
a distancia.



Escribo.



Las calles no proclaman
tu movimiento
y la naturaleza te da la espalda,
echas raíces fuera
de cualquier planeta,
ni en un millón de estrellas
nadie te quiso.



Escribo.



Ni un millón de estrellas
te quisiste.



Escribo.



Ni en un millón de estrellas
te quieres.



Escribo.




Ni en un millón de estrellas
te querrás.



Escribo.



Mismos zapatos,
mismo caminar,
misma oscuridad
en el cuero de tu chaqueta;
los años no perdonan
pero tú les pides disculpas
por no girar
con el mundo,
estática,
desafiando las leyes
de la cordura
y la física
y la gravedad.



Escribo.



Esperaré a tu derribo,
al desahucio de tu nombre
y se lo daré
a quién sepa
pagar con su vida
la deuda de tal tragedia.



Pero no te callas.




Rómpete, no eres capaz
de comprometer
al amor.
A la libertad
o cualquier principio
que resulta en juego
al final.



Cállate.




Rómpete
sin promesas que no puedas
cumplir,
rómpete
no quedan expectativas
que puedas desilusionar.



¡Cállate!




Apagas el mundo
en alerta,
eres una crisis continua.



Escribo, pero aún así no callas. Aún así no respondes.



Sigo aquí.
9
4comentarios 46 lecturas versolibre karma: 91

babel

Ojalá escribir
como actúo,
como respiro
y como pienso,
de forma compulsiva
y sin malgastar el tiempo;
en encrucijadas,
de forma obsesiva
y por inercia.
Ojalá querer
como muero
por el mundo
y aún así respiro
para que el universo
no deje de crear tormentas
que agradecer;
hay un miedo
implícito
que reside en las grietas
que todos dejaron
en mí,
no hay modo de expresar
cuánta poesía
he guardado
y el tiempo que ha pasado,
como décadas o siglos,
desde la última vez
que me atreví a rimar
un corazón con el mío.
Ojalá creer
como confío en mis instintos,
muy poco
y de forma intensa;
no hay dios que pueda
escribir en mayúsculas,
ninguno ha podido
recrear el futuro
que perdí
en otras líneas temporales
o responder
preguntas sin sentido.
Ojalá no queme,
no duela
y no sufra
más de lo que las estrellas
me torturan
al pregonar su belleza
en la noche,
ojalá saber
de forma ilimitada
si la inmortalidad
y la filosofía están de mi parte
o es solo un juego;
ojalá comprender las mentiras
que imagino
y convertirlas en verdad universal
y combatir los números,
la física y la química
que pretenden
esconderse en lo mundano.
Ojalá no decir "ojalá" nunca más
y estar siempre
sin despecho ni desamor,
sin "embargos" ni problemas
o desacato al orden
natural de las cosas;
ojalá tener tacones
y pisar a todos los hombres
y mujeres
que robaron el alma y no la devolvieron
más que devastada por la pérdida
y poder hablar de ellos
sin pseudónimos o letras.
Y ojalá seguir
y quizás continuar,
ojalá no morir en el intento,
elegir la incertidumbre como respuesta
por defecto
y no defectuosa
y ser poetisa de verdad,
pues todo esto tendría sentido
y no sería fruto
de la madrugada o la ansiedad.
12
6comentarios 72 lecturas versolibre karma: 101

nota vacía

A medianoche,
en cualquier lugar,

então feche os olhos e sinta
onde quer que esteja
o tempo vai voltar


aunque el retrovisor esté roto
y no haya destino
que nos espere despierto,

então feche os olhos e sinta
onde quer que esteja
o tempo vai voltar


a veces creo viajar en el tiempo
y reír cinco horas antes
y cinco kilómetros menos
de ser una negativa
que puede desvelarse al sol,

então feche os olhos e sinta
onde quer que esteja
o tempo vai voltar


no espero respuesta,
esto será una nota vacía
pegada en la guantera
o en la nevera,

então feche os olhos e sinta
onde quer que esteja
o tempo vai voltar


te alimentas de pasados rebobinados
mientras que yo invento
futuros en bosques sin rostro,
la soledad siempre fue una opción;
los recuerdos cambian de estación
y contemplan cada movimiento
que haces
y transformas en apocalípsis
frente a melodías gastadas.
Esperaré, engatusada,
enamorada,
ante ti
y el fin de los tiempos,
pues siempre vuelven,

então feche os olhos e sinta
onde quer que esteja
o tempo vai voltar


siempre vuelves.
4
2comentarios 50 lecturas versolibre karma: 55

cuarentena

Pinté a Van Gogh
en cielos
que carecen de nombre
y busqué aire
más allá de las cinco
y las siete,
con asteroides colgados
en mi techo
y escapando al tiempo
muerto;
ya no brillan,
ya no bailan,
y no aman:
nada es capaz
de hacerlo.
Escribí cartas
a la tragedia
en soledad y aburrimiento,
no importa
si hay luna
o primavera
y lluvia en las arterias;
no hay cuarentena,
no hay hogar
si no eres tú quién
abre la puerta.
9
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 87

hundido sin ser tocado

Y como Lucifer drogado,
con los ojos rosas de lujuria
y desesperación;
nunca un color tan vivo
había acaparado
tantos recuerdos de
rock and roll.

Los grados de alcohol
aumentan
y no hay humo ni espejos
que eviten
el descenso a la locura
y la denigración
de los tiempos;
los días bombean
en arterias negras
y coagulan en venas
de historias que son mejor sangrar.

Al menos sentimos algo,
al menos es más
de lo que el mundo prometió,
se nos arrebató el fin de los días
y no ardió
como yo hice
antes de entender lo que eran
las cenizas.
Del ayer.
Del hoy.
No puedo ver mañana.
Al menos sentimos.
Al menos.
6
4comentarios 99 lecturas versolibre karma: 78

1989

Supongamos que nunca existió,
el payaso que pisó la Luna
y quemó con lupa
todas las rocas lunares
que resultaron ser
asteroides y cometas como Halley,
como el que extinguió
los veranos y cualquier posibilidad
de amar en paleolítico;
en violencia
y nieve,
en catarsis de 1989.
Supongamos que se ahogó
en un vaso
lleno de lluvia e imágenes
de un mundo extraño
y desconocidos singulares,
volvió a las canciones
del ayer
y se quedó sin recuerdos
que escuchar,
como baladas de mares vacíos
a los que aferrarse.
Supongamos que fue la historia
cuerda
de una mente enamorada
de locura
e insania obsesión
por la muerte y la tormenta,
por la vesania de
la tragedia.
Supongamos que fue
payaso
y poeta,
supongamos que muchas veces
fue ambas
y que preferiblemente
deseó soñar
en bohemio y no ser
ninguna.
11
6comentarios 122 lecturas versolibre karma: 84

la quinta estación

Y me dejaste con la duda en la garganta
y la miel en los labios,
los ojos lloraron todas las miradas
que nos robó el invierno;
todas las ruinas cayeron como velos
en la noche,
fuimos incapaces de reconstruir
el cielo sin trasnochar
con las estrellas y las tragedias
que el otoño nos regaló
por ser recuerdo.
La primavera vino antes de tiempo,
con imaginación corrupta
y flores de pétalos impares;
decías que traía mala suerte
ser tan escéptico
respecto al destino fatídico
que nos brindó el verano,
como una copa de más
o una luna de menos.
Supongo que esperamos demasiado
a la llegada
de una quinta estación,
a la respuesta del tiempo
embriagado y soez
con su eco
y distorsión;
temimos la pregunta
del mundo y sus alternativas,
de sus finales adversos
y nuestras balas perdidas,
como la puntería que nunca tuvimos
al disparar nuestras flechas
contra Cupido y a quemarropa.
No quisimos ser amor,
no quisimos ser memoria,
aunque duela menos
y tengamos las arterias rotas
prefiero ser olvido
que despedidas incompletas.
15
6comentarios 87 lecturas versolibre karma: 83

redención

Solo quiero saber
si hice algo,
no importa si fue demasiado bueno
que superé los límites
de lo cuerdo
o demasiado malo
que no permitió callarme
como las inquietudes
suelen hacerlo,
fuerte y lento.
Solo quiero saber
si fue exagerado
y me emocioné más de lo permitido;
a veces doy error,
soy error,
y no puedo evitarlo.
A veces me gustaría
estar hecha de cables
en vez de venas,
¿de qué vale sentir
si no entiendo
lo que me rodea?;
de nada sirve
pintar con el pelo
las estrellas.
Redención,
me libero de la presión
de hacer funcionar
algo
que no está roto
porque nunca se usó,
porque nunca existió.
Lo siento,
solo quiero saber,
eso es todo.
13
3comentarios 71 lecturas versolibre karma: 92

seis

"Píntame como una
villana",
tu mirada reflejaba
batallas y mercenarios
buscando la
sublevación que no fuiste
capaz de encontrar
en otros planetas
porque, cariño,
eras revolución,
aunque mi pincel
nunca quisiese verlo.
Otras dimensiones se resisten
a tu espada
y tu revólver,
aunque en la mía
seas capaz de romper
la cuarta pared;
podrías llamarlo
magia
o ingenuidad,
puede que esté ciega
y no pueda esperar
al tiempo,
pero no tengo a dónde ir
ni horas a las que echar de menos.
Década cinco sin ti,
te fuiste dejando
destrucción por los pasillos
con al promesa de volver,
hasta que muera haremos arte.
Cuando muera te haré arte.
12
8comentarios 140 lecturas versolibre karma: 118

la vie en rose

Y las nubes transcurren
y el tiempo cambia,
los cielos permanecen
en pausa
como la vie en rose
de mediodía;
los contrastes de luces
varían en sombras
inconexas
y la melodía cobra forma
a través de preguntas
sin respuestas.
Me pareció ver
un recuerdo en la luna,
o tu mirada quizá,
no estaba segura
del duermevela de las estrellas;
las constelaciones caen
y todo carece de sentido,
la coherencia
ha perdido la cordura
en algún sitio.
Y las nubes se borran
y el tiempo muere,
los cielos permanecen
en repetición
como la vie en rose
en noches
donde cambio el rosa
por el azul,
las luces por tormentas
y otras cosas
con alma
y sin fortuna.
10
6comentarios 101 lecturas versolibre karma: 100

ocho

Los glaciares balbucean
en tu presencia
como las auroras eclipsan
visiones y tú ciegas
las lunas sin miel.
Eres poesía en movimiento
y nunca pongo la mano en el fuego
por miedo a quemar mis huellas
y que olvides mi nombre,
no quiero ser un cuerpo sin rostro,
pero arriesgaría mi existencia
por enamorarte de la idea
de que Erató doblaría su arpa
en papel y escribiría romántico
con las rosas de su pelo;
sería fantasma,
atravesando historias
sin mano
y paredes de estrellas,
sabiendo que las constelaciones
se escribirían contigo.
Década tres sin ti,
no soy capaz de contar
en pares,
los números completos
no bailan si tú no los formulas.
Ya nadie lo hace.
10
7comentarios 146 lecturas versoclasico karma: 119

lazos de sangre

La sangre por encima de todo,
la sangre por encima de nada;


mejor derramada,
con las iglesias quemadas
y las campanas replicando
de par en par,
ardiendo.


uno, dos, tres,
(¿cómo olvidar el fatídico paso?)


cuatro, cinco, seis,
(llevaban a María Magdalena
al matadero)


siete, ocho, nueve,
(las miradas clavadas
en sus caderas)


diez, once,
(las palabras
no se las lleva el viento,
los susurros y rumores
pesan más que cualquier tormento)


doce,
(se lanza la primera piedra
sin prejuicios,
tiesa.)


la sangre por encima de todo,
la sangre por debajo de todo
y por encima de nada;



mejor no atar lazos
y tirar los puentes,
no quiero ser hostil en tu morada,
prefiero ser emancipante.
17
12comentarios 177 lecturas versolibre karma: 91

diez

Los océanos rompen tu nombre
como los pétalos de girasoles
marchitan inviernos
en sus primaveras.
Escribí una carta a Van Gogh
sobre ti
y las noches que ahuyentan tu mirada,
llevas Troya escrita en las arterias;
tu caminar gritaba guerra y yo te dejé
pasar y destruir mis templos,
fuiste las ruinas de muchos ocasos
y te marchaste en ruido dejando
rincones sin baluarte,
nunca el desorden de tu nombre
había sobrevivido en soledades.
Década uno sin ti,
eres panacea para las estrellas de verano
que enferman en constelaciones,
los alquimistas buscan recetar
poesía con tu sangre.
5
sin comentarios 80 lecturas versolibre karma: 70

el fantasma que viajó por el universo

"Eres un cielo lleno de estrellas".
Esas palabras resonaban en su cabeza cada mañana, sus palabras.
Él le había abandonado, había decidido unirse a las estrellas sin fortuna.
"Eres un cielo lleno de estrellas" le susurró él la noche en la que el fin del mundo llegó.
Una y otra vez, la melodía de su voz.
Una y otra vez, la poesía de esas letras.
Una y otra vez.
Su cuerpo era de cristal, se había roto suficientes veces como para ir dejando pequeños cristales allí por dónde pasaba, marcada por grandes huecos oscuros y suicidas.
Una analogía que utilizó tanto que se gastó, "por eso eres un cielo lleno de estrellas, la luz se escapa por esas grietas iluminando todos los rincones de esta triste habitación."
"Eres un cielo lleno de estrellas".
Los pies al borde del abismo, la lluvia empapando su piel; miedo y libertad.
Se abalanzó al mundo, planeando con las alas de los ángeles perdidos.
"No, tú eras un cielo lleno de estrellas" pensó antes de sumergirse en un mar de constelaciones.
Y como un fantasma que viajó por el universo buscó detrás de las estrellas y desdobló cada límite por volver a verle una vez más.
Solo una vez más.
9
5comentarios 143 lecturas relato karma: 112

la chica que rompía los paraguas

Supongo que la lluvia
se cansó de caer
y empapar
cada mirada,
pues la sequía
nunca resultó un problema
y rompió toda
ley física
como nosotros
quebrantamos las nubes
de mediodía.

Supongo que nos cansamos
de enviar y recibir
cúmulos de estrellas
que no brillaban
cuando el Sol burlaba
la noche
y trabajaba horas extra,
la culpa fue mía
y no pude evitar cambiar
tu perspectiva,
aunque estuviese
torcida;
al final de la historia
nadie ganaba,
yo era la chica que rompía
los paraguas
y mantenía a los búhos
cazando de madrugada.

El océano temía
mi extinción
en sus mareas,
podía ser volcán
por los cantos de sirena
al ritmo de los bailes
de los demonios
viviendo
bajo mi piel
y espantar a la Luna,
cegando cualquier
límite si la Tierra
resultaba ser plana.

Qué locura, ¿verdad?,
ya no importaban
las medidas desesperadas,
no había hora
que pudiese ser consumida
sin prejuicio
ni prisa.

Ya no había tiempo,
como Mastodonte
dijo una vez;
tiempo que tú no querías
perder,
tiempo que yo estaba acostumbrada
a perder.
Quiero perder el tiempo.

Incoherencias,
aunque ya no importan.
Congruencias
que ahora importan.

Pero ya no importa
nada,
¿verdad?
11
12comentarios 117 lecturas versolibre karma: 114

gloria

Perdí la cuenta
del tamaño de mis caderas
pues el mundo
siempre ha sido más ancho
que ellas,
según tú,
según Sabina.
Perdí la cuenta
del tiempo negando tal versado
pues he sido aguda
cuando mis ojos me lo han permitido
y no he visto kilómetros
que escalar,
según yo,
según las esdrújulas.
Hablé de arte,
de universo
y de poesía;
de Noches Estrelladas
recitando sonetos
de Romeo y Julieta,
quiero escribir dantesco
y bohemio,
aunque sea
el Picasso de las letras,
según tú
soy surrealista.
Sé que no quieres
ser comparada con las estrellas
pero, ¿qué más puedo hacer?;
las constelaciones te envidian
y aunque tú no lo veas
la poesía no es ciega.
Eres la diosa de la guerra,
Atenea no llega
a la altura de tus ruinas,
según yo;
arde Troya
como tú eres:
con revolución,
y victorias
llenas de gloria.
10
6comentarios 123 lecturas versolibre karma: 95

stendhal

Hubo un tiempo
en dónde la Tierra
se estremeció
al escuchar los ecos
de tal romance,
el universo tembló
y no había cuándo
al reescribir las estrellas.

Con pincel y risueñas
murieron las galaxias
de amor y belleza,
de rimas y tragedias;
Shakespeare (des)fallecería
ante la curvatura
de versos en papel
y besos en mejillas.

Stendhal no tendría síndrome,
pues la poesía
le había robado el nombre,
y no existía cómo
si había perdido la razón,
Bécquer no entendería
por qué no lloré yo
y callaste aquel día
si la poesía no es muda
y poesía
eres tú.
12
4comentarios 218 lecturas versolibre karma: 118

huelga

Deberíamos hacer huelga
aunque el día llueva,
aunque los cielos truenen,
mientras el día no despierte
y la noche no fallezca.
Deberíamos hacer huelga,
no importa el lugar,
no importa la hora;
en tu cama
o en la mía,
con tal de ver las luces
derretirse a mediodía.
Deberíamos hacer huelga
y decir palabras
que no sabemos pronunciar,
olvidar la poesía y recitar
el caos de nuestros versos,
pues nosotros somos
la única rima.
Deberíamos hacer huelga,
el mundo es más divertido
si lo señalas,
allí donde nuestros dedos
alcanzan
empieza el prólogo de las estrellas;
aunque sabemos que son almas
y duraría cien mil noches contarlas
no me importaría morir
de eternidad
si es contigo.
Deberíamos hacer huelga,
por pereza,
por amor
o libertad;
por ser la rebelión
que el universo esperó ser
y no pudo
por falta de tiempo
y angustia,
pues las constelaciones
colisionan
si no hay descanso para ellas
4
1comentarios 42 lecturas versolibre karma: 60

negativa de una noche a las tres de la madrugada

guardo en el bolsillo
pequeñas dimensiones
que me gustaría explorar,
nunca te han comparado
con auroras boreales
y aún así estoy segura
de que los cielos
colapsarían;
las estrellas lloverán,
pues no hay lugar para ellas
si tú te atreves a pisar las nubes.
El universo no podría
compararse con la tormenta
de tu mirada,
mas los dioses mueren
cada vez que narras
la noche
y provocas sobredosis
allá por donde pasas;
la poesía tiembla
cada vez que te be(r)so,
Bécquer sería poema
y no poeta
con tal de tenerte
escrito.
Y podría vivir sin aire
si la Luna fuese el último
lugar donde proclamarnos
reyes de nuevos mundos,
aunque tema gobernar,
y solo haya soñado por escrito;
no hay libertad,
no hay revolución,
no hay amor,
no hay hogar,
no hay
si tú no eres el significado.
13
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 112

brazil

Los 7.845 km no son tan micro como este poema, así que me disculpo por no poder resumir la distancia a unas simples líneas.

Hablo de ti continuamente
y te tengo en mente cada vez
que escucho una canción;
sigues aquí
a pesar de mis temores de perderte
y los demonios que me convencen
de que no eres real.
Sonrío involuntariamente
a las cuerdas de tu guitarra
y a las conversaciones
de las tres de la madrugada,
a pesar de estar océanos de distancia,
haces sentirme en casa.
Te deseo toda la felicidad del universo,
aunque no la necesites;
las estrellas no pueden
compararse contigo.
11
11comentarios 95 lecturas versolibre karma: 110