Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Volver a empezar

Volver atrás, con el deseo de recordar
las pequeñas cosas que a veces uno se olvida.
Volver atrás, con el instintivo afán de hurgar
en el pasado: un alivio, un consuelo, una herida.

Una excusa que se llame el destino, el azar,
la casualidad de aquel encuentro, de aquella huida.
La razón, el motivo para justificar
transitar por un túnel sin buscar la salida.

Volver atrás para vestirse como de ayer.
Abrir las puertas o una ventana amanecida.
Cerrar el paraguas, sentir la lluvia caer.

Sacudir las sábanas a un nuevo despertar.
Recuperar el equilibrio, la fe perdida.
Releer aquel buen libro, volver a empezar.

mello
leer más   
15
2comentarios 189 lecturas versoclasico karma: 84

Eres tú

Eres tú, quien me recuerda
que la vida es caminar
que a veces es loca cuerda
y se tiene que saltar.

Eres tú, quien me enseña
que la vida es sufrir
que existe un santo y seña
que es vencer o morir


Eres tú, quien me alienta
que la vida es cantar
que pese a la tormenta
el sol vuelve a brillar

Eres tú, quien me cuenta
que la vida es amar
que es la enfermedad lenta
que nos lleva a soñar

mello
leer más   
5
2comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 67

Pasan iguales

Pasan iguales las tardes iguales.
Estoy enfermo de tanto buscarte,
necesito encontrarte

Pasan iguales las noches iguales.
Estoy enfermo de tanto extrañarte,
necesito abrazarte

Pasan iguales los días iguales.
Estoy enfermo de tanto pensarte,
necesito sanarme.

mello
leer más   
6
sin comentarios 41 lecturas versolibre karma: 62

16 de abril

Recuerdo la tarde que fuimos hasta el río 
las aves oscuras sobre el bosque sombrío
aquel cielo triste de una lluvia reciente
coágulos de nubes manchando el poniente.

Recuerdo la tarde por la orilla del río
una luna redonda sobre el caserío
escapamos del barrio, del ruido, la gente
a saciar nuestros labios con un beso urgente.

Tal vez en la vida te han tratado con suerte
borraron las caricias que dejé en tu frente
y apagaron los fuegos que encendí en tu mente.

Y tal vez esta noche me encuentre la muerte
espero que se entere, que amé, que sufrí
espero me encuentre, recordándote a ti.

mello
leer más   
5
2comentarios 61 lecturas versoclasico karma: 60

11 de abril

¿Cuál es la verdad? No preguntes.
La noche encalla en la ciudad
como un barco pirata,
ondeando banderas negras
con cráneos de plata.
Hay voces ocultas en la oscuridad,
como gotas oscuras,
congeladas de miedos
y contagiadas de dudas.

¿Cuál es la verdad? No preguntes.
Por las calles no hay buses,
no hay ecos en las plazas,
solo aúllan las ambulancias
como presagios de cruces.
No te preocupes.
Ya estoy en casa,
pero es muy tarde
y no te puedo abrazar.

¿Cuál es la verdad? No lo sé.
Ten un beso para tus alas,
pero ten cuidado al volar;
porque la luna no come la tuna
y las estrellas te pueden cegar.
Ahora es tarde, lo sé, pero estoy acá.
Sueña, y tal vez, nos vemos allá.

mello
leer más   
14
4comentarios 146 lecturas versolibre karma: 84

Hoy

Ayer... fue ayer.
Mañana será otoño,
pero hoy te espero.

mello
leer más   
5
sin comentarios 39 lecturas versoclasico karma: 30

Rutina

Como cada día,
claudico en silencio
al caer la noche,
a la rutina
de encender tu rostro
en mis recuerdos...

para alumbrar mis sueños.

mello
leer más   
17
6comentarios 207 lecturas versolibre karma: 89

Desazón

Cuando todo es nada
y ahora es muy tarde,
la luz oscura
se posa donde arde,
la herida insana
de una amargura
inexplicable.

Cuando nada es poco
y nunca es muy pronto,
la comezón en las pupilas
de los insomnes ojos,
secuestran la mirada
en un tembloroso foco.


Es cuando sales a la calle,
y deseas solo …
que todo acabe.

mello
leer más   
9
4comentarios 106 lecturas versolibre karma: 99

Al final

Y caen las horas
del árbol de la vida,
y es el viento loco
al final del otoño,
que las reviven y agitan.

Y tú, como un libro
inconcluso... me habitas.

mello
leer más   
3
sin comentarios 57 lecturas versolibre karma: 36

Perdí tu rostro

Perdí tu rostro
entre la multitud,
entre las idas y venidas
de los pasos en las calles,
entre buses y avenidas.

Perdí tu rostro
entre las manecillas de mi reloj,
entre las pastillas para el estrés,
entre escaparates y resplandores LED,
entre la cama y la pared.

Perdí tu rostro
entre los encuentros y despedidas
de los fines de semana,
entre los mensajes de:
buen día, buenas noches ... y hasta mañana.

mello
leer más   
13
4comentarios 165 lecturas versolibre karma: 103

En silencio

Me gusta probar el silencio
cuando en la habitación te espero
mezclado con los minutos que pasan
me sabe a suspiros y a deseo
desde el momento en que dices
esta tarde nos vemos
hasta que estén esparcidos
tus tacones y vestido por el suelo.

En ocasiones lo pruebo
como aperitivo de silencio
con las ansias de verte de nuevo
y de saber que no puedo.

Me gusta probar el silencio
con los mensajes que envías por teléfono
entonces me sabe a lo que quiero:
mirarte desnuda en la cama
mientras relatas tus proyectos
llenando de gestos la atmósfera húmeda
entre la sábana y el techo.

A menudo me gusta mezclar
en una copa de malos recuerdos
con un pedazo de luna menguada
el silencio con licor de soledad.
Y aunque tenga la advertencia
que produce el cáncer del alma
yo lo tomo para moderar
los dolores que me acechan.

Me gusta probar el silencio
con una porción de paz
así obtengo la fuerza y las armas
para enfrentarme a los miedos
para llegar con calma
al final del sendero
donde me aguarda en silencio
el silencio del final.

mello
leer más   
13
9comentarios 150 lecturas versolibre karma: 86

Desolación

Y de nuevo el sol resucita. Por el levante
las nubes son algodones rosas que levitan.
La noche se difumina… lenta. Es el instante
trémulo en que los gallos aletean y gritan.

Despierta el rancho. Hay rumores. Ya está humeante
la pava en el fuego. Hay olores de hierbas que invitan
al mate. El labriego mira. Su mirada errante
franquea el vapor. Hay dolores que no se gritan.

En el patio, las hojas del banano tiritan.
Hay olores a humedad, a pastizal quemado,
a sueños que se postergan y que se marchitan.

El labriego mira. Siente el campo desolado
como el corazón. Hay dolores que no se gritan.
Hay voces enmudecidas… voces que han gritado.

mello
leer más   
4
sin comentarios 81 lecturas versoclasico karma: 47

¿Por qué llorar es mi destino?

Y tú que me dirás chamigo,
no ves que todo está perdido.
Aquí no hay soja, aquí no hay trigo,
pero igual, no nos hemos ido.

No ves mis ojos quebrantados
y en vela, sembrados de hastío,
de sueños tristes y oxidados
como hojas secas en el río.

Ven aquí, quédate conmigo.
Verás que en el monte hay un río.
No es como tú piensas amigo,
hay fogón muerto y colchón frío.

Te diré que en el horizonte,
-¡allá! - quise aliviar mis venas,
para ir por el río del monte
con las promesas, sin las penas.

Te diré que por la picada
-¡allá! - perdí ayer mi cuchillo,
y ahora canta en la alambrada,
canta como si fuera un grillo.

Si yo lo encuentro lo maldigo
por dejarme en ese camino.
¿Por qué vivir como un mendigo?
¿Por qué llorar es mi destino?

Y tú, que me dirás chamigo,
no ves que todo está perdido,
que no hay vida, solo castigo,
pero igual no nos hemos ido.

Ven aquí, quédate conmigo
y verás en la noche inerme,
al dolor que busca un abrigo,
que entra en los ranchos, y que duerme.

mello
leer más   
8
2comentarios 128 lecturas versoclasico karma: 76

Tan lejos

Voy cayendo en silencio.
La noche está arreando unas nubes,
bajo la mirada de una luna de hielo.
Me espera el último escalón
para tenderme en el suelo,
para dejarme sin sombra,
para mostrarme en el cielo
como se desdibuja
la estela blanca
de mi vuelo,
como se desdibuja
en bruma, en viento…
en nada.

Voy cayendo en silencio.
Allá, muy lejos está mi pueblo.
Muy lejos, los blancos pañuelos
ondeando en la plaza,
el brillo de tus lágrimas
apuñalando la distancia,
y la palma de tus manos
borrando mi cara.
Muy lejos tus ojos
olvidando el adiós,
muy cerca el final
el último escalón,
muy lejos, tan lejos…
mi casa.


mello
leer más   
9
4comentarios 171 lecturas versolibre karma: 103

Caminemos

¡Es la hora de la paz!
Compañeros y amigos,
caminemos por los senderos
de esperanza y humildad.

Y tú, amor mío, toma mi mano.
¡Es la hora de la paz!
Una estrella nueva
espera en el camino

mello
leer más   
5
sin comentarios 70 lecturas versolibre karma: 80

Saudade

Para mi pecho,
el tiempo es la añoranza
que se atraganta en la garganta,
es el aire cautivo que duele
y se retuerce de ganas,
de convertirse en un beso,
de contemplarse en tu mirada.

Para mi pecho,
el tiempo es la espera
que se remoja en la comisura
de mis ojos hastiados,
es la espalda cansada
con las alas rendidas,
es la voz doliente
de una amargura tardía,
es la penumbra mansa
donde no se distingue:
la noche del día,
la llegada de la partida.



mello
leer más   
11
4comentarios 248 lecturas versolibre karma: 91

Volviendo a ti

Volviendo a ti desde la bruma fría,
desde mis noches en cámara lenta,
desde la laguna quieta y sombría
donde mi alma se desvela y te inventa.

Volviendo a ti como buscando el día,
como buscando la luz que calienta
los despojos de la noche sombría,
buscando el calor que a mi alma alimenta.

Y ya lo sabes. Pues siempre es así.
Voy buscándote en telarañas rotas,
desenredándote en sueños y gotas.

Y ya lo sabes. Pues siempre es así.
Voy volviendo siempre a ti - ¡Poesía! -
con mi antorcha sin luz, mi hoja vacía.

@mello
leer más   
12
5comentarios 156 lecturas versoclasico karma: 80

Recordándote

Hoy desperté recordándote. Tenía en mi alma
una cigarra inquieta y ávida de una siesta.
La noche fue un coctel de soledades en calma,
de estival luna clara y luciérnagas en fiesta.

Desperté mojado en el plasma de tu recuerdo:
tu risa, tu mirada, tu rostro en la almohada.
(¡Qué volátil nuestro tiempo, indeleble el recuerdo!)
Quise tenerte como ayer en la madrugada,

para repetir esos besos y el rito aquel,
donde era yo insaciable de tus labios… tu piel,
y eras tú proveedora de vuelos y miel.

Hoy desperté recordándote. (En la calle loca
rodaba la vida y se volvía sorda y loca.)
Hoy… ¿Quién te dijo adiós, y dejó un beso en tu boca?

@mello
leer más   
8
2comentarios 166 lecturas versoclasico karma: 82

Si te vas

Si te vas, llévate los miedos,
todos aquellos que clavaste
en mi espalda, ataste a mis dedos.
Llévate todas esas dudas,
esas preguntas que sembraste,
llévate mis respuestas mudas.

Si te vas, no olvides llevarte
esa incertidumbre que agobia
mis deseos. Puedes colgarte
esos insomnios con que vistes
todas tus noches, y esa fobia
a la luz cuando te desvistes.

No te olvides de tus pestañas
postizas, pulseras doradas,
mi retrato… por si me extrañas.
No olvides llevarte además,
la caja donde están guardadas
las ilusiones… si te vas.

Y cuando vuelvas otra vez,
solo trae la certidumbre
con que lograste amarme… ayer.

@mello
leer más   
13
5comentarios 304 lecturas versoclasico karma: 88

A veces la vida

Siempre,
el día me sorprende:
juntando piedras,
levantando cercas,
saltando cercas,
izando banderas,
arriando banderas.

Siempre,
la noche me sorprende:
juntando letras,
buscando estrellas,
soñando estrellas,
espantando sombras,
abrazando sombras.

A veces,
solo a veces…
la vida me sorprende.

@mello
leer más   
13
4comentarios 151 lecturas versolibre karma: 81