Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Sin título

Hoy quiero romperme en mil gritos
y caer sin red a un cielo sin fondo,
deshacerme en sal
y desaparecer en el aire que me falta.
Quiero desvanecerme,
evaporarme,
implosionar y salpicar de colores
las paredes blancas
que me aplastan y no me dejan respirar.
Quiero arder,
mis huesos alimentando el fuego
de una canción que nunca acaba,
y ser ceniza que vuela libre por fin.
Que existir sea una utopía inalcanzable,
y mis palabras se disuelvan
en el eco de un quejido
tan efímero como el suspiro de un corazón desbocado.
Romperme en mil gritos
y que lluevan mis pedazos
sobre el mundo que me hizo gritar
y no quiso escucharme.

N.M (@namelesswriter_)
4
2comentarios 105 lecturas versolibre karma: 29

Eres arte

Eres arte de museo
perdido en las calles de una ciudad
que nunca apreció la belleza.
Eres mármol de Carrara
y pinceladas desganadas
de un maestro enamorado,
de un pintor con corazón desgarrado
y una musa cruel.
Fuimos arte, puro arte,
una noche estrellada
que se derrite en la locura,
un instante de tragedia
plasmado para la eternidad
en colores que nunca se desvanecen,
subastado a la suerte y la duda
de quién nunca pudo entenderte.
Ahora tú sigues siendo arte,
una obra maestra de contornos delicados;
un rostro difuminado te mira,
el despojo de alguien que amó demasiado.
leer más   
12
sin comentarios 2061 lecturas versolibre karma: 62

2 a.m

Tantas palabras a mi espalda
susurradas en noches de verano,
tu voz en la madrugada,
que ahora sólo sueño,
sueños malditos que me embriagan.
No quiero despertar.
Porque ya las madrugadas no son dignas de deseo,
porque las garras de Morfeo
son menos crueles que tú.
Y de tus ojos, un suspiro,
y una sombra que se apaga;
de tu sonrisa, un sollozo herido,
mi sangre derramada.
Creímos controlar el destino,
prendimos fuego y ardimos,
y ahora que se ha consumido la llama
las madrugadas son demasiado oscuras,
los sueños no son suficiente,
y ya no susurramos,
gritamos,
la sangre se derrama,
muertas en vida esperando la muerte.
leer más   
12
3comentarios 122 lecturas versolibre karma: 58

Eres mi infierno. Mi dulce infierno

Contando tus lunares nacieron mil constelaciones;
mil y una las noches que soñé con alcanzarlas,
condenada,
cómo Tántalo,
a nunca calmar mi sed.
Contando tus pestañas
perdí el rumbo a las estrellas.
Y tú,
cruel,
te llevaste a golpe de sonrisa
mi norte y mi cordura.
Tú, desalmada.
Y yo, condenada,
cómo Tántalo,
a tenerte tan cerca y no poderte tener.

N.M.
leer más   
11
7comentarios 328 lecturas versolibre karma: 44