Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Estación Desinencia (CanEnPro XXVI)

¿Quién te obligó primitiva
a peinar las prolijas curvas
de algún tipo de monstruo
bajo tu mirada angelada?
¿Se habrán dado cuenta
que vives espejada
en la recóndita forma de ser
de un tipo de quehacer mundano?
¿Creerán que eres cielo
de los infiernos nuevos
con esbirros precoces
buscadores de silencios
convenientes?
¿Entenderán el eco
o sobrevivirá tu ego?
leer más   
10
2comentarios 122 lecturas prosapoetica karma: 99

Estación Desinencia (CanEnPro XXV)

Caviló la distancia irguiendo
la pluma sobre el papel
de aquel garabato estúpido
nació una voz sin pincel
que poncea el tiempo naciente
abraza con brazos que imprimen
más lugar al reloj de cuarzo
que corre siempre hacia mí.
La puerta se abrió ruidosa
distante del intento de pasar
atraigo mi cuerpo inerte
abstraído por la curiosidad
hermana de mi falso impostor
que siempre le convida pueblo
a ese intento de imperio
en mi juventud.
Atravieso el vivo límite
y aquí estoy encontrando
lo que nunca vine a buscar
vuelvo a mirar atrás
veo un camino inverso
un espejo a lo lejos.
Otra mirada.
leer más   
4
sin comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 51

Estación Desinencia (CanEnPro XXIV)

Tuviste miedo
habitando las cuencas de mis ojos
ibas a caer
pero te aferraste
hubo algo que te adhirió a mí
te ajustó el silencio de gotear
llamando a mi piel
a vestirse de cristal.
Todo el vivo infierno
fue esquirla inquieta
amasijando la explanada
de tu dilema
gran epopeya hipnótica
donde la estoica voz
mana sobre el consuelo
cuando el cielo se empaña
de tu suspicacia.
Significó llorar
aunque no envuelvas tu llanto
en tissue o tela áspera
al rojo de tu piel.
Tus ojos son mis manos
y tus lados la sien.
Apoyo la pistola
y todo regresa
todo ingresa a la vez.
leer más   
2
sin comentarios 78 lecturas prosapoetica karma: 18

Estación Desinencia (CanEnPro XXIII)

Tengo una flor
atorada en la solapa del destino
no te concedí mi pañuelo
para que llorases otro pasado
por miedo a que lo haya usado
en otra historia igual.
Tengo una flor
artificial para que sea eterna
le limpio el polvillo de las noches
que se ahogaron en palabras
que grabé sobre el papel
evitando la quietud
en sentidos de pertenencia
y en la inocente virtud
de llevarme el mundo por delante
junto a un corazón
que aún bombea la sangre
que lo obliga a sentirse vivo
cuando todo murió
en el mismísimo relieve
del intento de salvar la flor.
Esa flor natural que fue
nuestro amor.
Espero que nunca pregunte
por mi solapa.
leer más   
3
sin comentarios 50 lecturas prosapoetica karma: 26

Estación Desinencia (CanEnPro XXII)

Adiós.
Será hasta otra oportunidad
que te tenga en mis brazos
si las brasas no se complotan
tan en mi contra
y consideran el favor que les hago
al no convidarles mi corazón.
El poco que me queda.
Adiós.
leer más   
4
sin comentarios 48 lecturas prosapoetica karma: 34

Estación Desinencia (CanEnPro XXI)

Un gramo de tu luz alterna
llegó hacia mí
iluminando mi luna negra
tan llena de mí
como de ti repleta
donde avoca mi repetido trino
el cantar de mil pájaros
que conservo en mis réplicas.
Como llega tanto cielo
a complotarse contra mi
tantas veces lo fui
como otras ser quisiera
aquí estoy escondiéndome
temiéndome frágil
tras tanto golpe en pie
tras tanto camino faltante.
Hoy no estoy
mañana tal vez vuelva
nunca me voy
siempre regreso
hacia donde nunca encontraré
la calma.
Deseo concederte mi vida.
Pero más te gustará mi infierno.
leer más   
3
sin comentarios 53 lecturas prosapoetica karma: 40

Estación Desinencia (CanEnPro XX)

Un niño imaginó un juego
disfrutando el origen
imaginando el suelo.
Pensó remediar la falta
de un compañero
con la mejor solución:
jugar solo.
Se dio cuenta
que no estaba solo
como imaginaba.
Halló un tesoro
incalculable
en las manos más hermosas.
Las de su madre
que le enseño
lo más lindo de la vida.
El valor de vivir
la adversidad
en la mejor versión
de tanta avaricia.
A veces desear de más
no es lo ideal.
Todo tarda en llegar
pero nunca vuelve.
leer más   
3
2comentarios 34 lecturas prosapoetica karma: 40

Estación Desinencia (CanEnPro XVII)

La colección de mis duelos
desembocaron en la sonrisa
la risa más ruidosa de todas.
Quizás durmieron acurrucadas
tantas carcajadas sucias
derramando el aliento pertinente
en la primer exageración.
Me reí de mí
buscando huir de ti
y de todos.
Me admiro enfermo.
leer más   
8
2comentarios 82 lecturas prosapoetica karma: 91

Estación Desinencia (CanEnPro XIX)

Coser un querer al corazón
equivaliendo distancia
con la cabeza
cuando un pájaro atraviesa
rompiendo el aire.
Anoche te soñé
esparciendo el témpano
aquella frialdad tenue
que tanto trabajaste
arbitrariamente en mí.
Pensaba el barranco
lugar bien hallado
equiparado a tus palabras
tantas balas de plata
encadenadas a tu lengua
el idioma certero
la epístola feroz.
Aún pienso la respuesta
imaginándote
queriendo remendar
el odio de ayer.
leer más   
3
sin comentarios 45 lecturas prosapoetica karma: 60

Estación Desinencia (CanEnPro XVIII)

La misma geografía
ilustró ansiosa el penar
el pensar en nuevos horizontes
trazando una nueva línea
erigida sobre la marca anterior
borroneada
con otra página en blanco.
Un libro eterno
con miles de hojas,
un consuelo
que muchos olvidan
pensando en lo humano
y en el fácil error
de desconocernos
en el fracaso.
Las hojas arrancadas,
va despoblando la vida
el libro que arrancó
y que se está por terminar.
Pero todo se soluciona
comprando otro
cual vida descartable
como tanto camino
tanto destino
tanta ciudad
tanto mal abrigo
desnudándome.
leer más   
7
2comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 85

Ensayo Teatral

Llueve la vida
y lo que se confunde con lágrimas
resultan pestañas arqueadas
con ayuda del licor.

Te bebiste el cielo
que nunca es cenicero
para todos tus minutos
devorando el humo
primitiva y presurosa
sobre tus labios.

Tu boca llena de verdad
halló en la vulgaridad
el exabrupto perfecto
escupiendo la rabia
que no se mastica por estar
levemente cocinada.

Esa carne de tu carne
y martirio pecaminoso
convierte la borrasca
en un senil ensayo teatral.

Una sala sin butacas
donde no hay risas
donde no hay aplausos
donde no hay un puto ruido ambiental.

Solo llueve la vida
si hay goteras bajo techo
y las lágrimas no mienten
salando tus entrañas.
leer más   
9
4comentarios 90 lecturas versolibre karma: 78

Estación Desinencia (CanEnPro XV)

Las calles de esta ciudad
me sueltan la mano
devolviéndome al lugar
que tardó en fundarse
o fundirse en esa magna catedral
que alguna vez dibujó una esquina.
Las charlas resurgen en ecos
los tragos de pura vida
se llevan la poca claridad
de los días de felicidad
donde podía sonreír
sin responsabilidad
con habilidad de ingenuo
total la esquina vistió
aquel viejo empedrado
situado en el techo
de mi mundo.
Aún evoco el adiós
cuando decidí mirar mis manos.
leer más   
6
2comentarios 62 lecturas prosapoetica karma: 89

Estación Desinencia (CanEnPro XVI)

De todas las disputas por valor
me llevé el cuchillo al pecho
escuchando a mi corazón.
Habla poco en sus latidos
pasión ausente de herida
creando el tajo por donde mana
la sangre ponzoñosa.
Ese veneno extraño
que me reconoce humano
en cuestiones donde debo
ser de acero.
Nervios de ese duro metal
para asestar la repetida cuchillada
sobre el cielo de otro engaño
humano disfrazado de tempestad
siendo tormenta perfecta
en cielos aterciopelados.
El fino lienzo donde uso
la sangre coleccionada.
leer más   
9
sin comentarios 81 lecturas prosapoetica karma: 92

Estación Desinencia (CanEnPro XIII)

Tiempos de redes compartidas
telarañas que se regeneran
una y otra vez
desarrollándose.
Antes convenía ver y experimentar
ahora solo experimentar
ver lo que realmente somos
tras una pantalla.
La máquina nos devora
nos hace siervos de la memoria
de la memoria RAM
cuando no tenemos CPU
por recuerdos
y rememoramos los buenos tiempos
cuando algún memorioso
los evoca
pensando en lo bueno que fuimos.
Quizás la montaña nunca vendrá
pero nos descreemos el profeta
que siempre tuvo que ir hacia allá.
Hoy con la tecnología
una captura viene hacia nosotros
la pesadez que nos obliga
a ser aventureros.
Quizás debamos ser agradecidos
si nacimos curiosos
para descubrir lo impensado
sin que nadie lo imponga.
Quizás debamos abrazar
las nuevas épocas.
leer más   
5
3comentarios 89 lecturas prosapoetica karma: 69

Estación Desinencia (CanEnPro XIV)

Camisa de seda
sobre la piel tersa.
Me pregunto cuantas palabras
necesito para llegar a tu interior.
Sobre las alertas del corazón
ilustro la senda
que recorre la sangre
soy caliente para vomitar el amor
soy helado como un témpano
aunque prefiero dejarlo
para el después
el después del placer
recoveco inmenso de la luna
que nos viste con su luz.
Veo como languideces eterna
observando con cuanta elegancia
enciendes el vicio entre dedos
pitando y tragando lo necesario
para devolver el residuo del relax.
Demoro años en tu piel
queriendo vivir siglos de tus besos
pero estas cansada
hoy ya no quieres
la enésima vuelta.
Yo tampoco.
No quiero quemar la pólvora
de golpe.
Oigo el galope del corazón
que nos rescata de la penumbra
para avisarnos que la noche
nos sobró para regresar a casa.
leer más   
3
sin comentarios 18 lecturas prosapoetica karma: 46

Estación Desinencia (CanEnPro XII)

No pienso
no bebo
no escucho.
No corrompo
no agredo
no entiendo.
No vivo
no anido
no estibo.
No fundo
no miro
no adhiero.
Tu mundo.
Mi mundo
inmundo.
leer más   
10
4comentarios 87 lecturas prosapoetica karma: 77

Estación Desinencia (CanEnPro XI)

Con el cigarrillo pendiendo de los dedos
vislumbro en la voluta la forma
la idiosincrasia de la vida
un camino de vuelta por pensarlo así
en la marea nebulosa del ser
el sentimiento atropellado
por la nicotina.
Entre figuras que despido sin sueño
abro la boca para darles impulso
todo ese tiempo trabajando la lengua
para el combate cerebral
cuando uno debe dejar de pensar
para poder relajarse
en el recoveco más mundano
de su propia guarida.
El filtro es el aviso más certero
cuando de olvidar se trata
recordando lo amargo de paladear
el inminente cenicero
tantos cadáveres de noches imperfectas
donde el deporte era recordarte
y recordarme al amar.
leer más   
10
sin comentarios 74 lecturas prosapoetica karma: 84

Libro De La Corta Memoria

Escribes la guerra en un puño
empiezas por contar el final
contando con ese grito oportuno
victoria servida a tu lealtad.

Depende de otros un nuevo triunfo
marcando otra historia a tu edad
muertes que lloran su propio surco
lágrimas que no llegan a tu altar.

Concibes la vida como tesoro
oro que pobres no osan valorar
rechazas la huida de ese toro
frente que tienes que derrumbar.

Finalizas tu escrito sobre la muerte
tema de lo que queda después
herencia de sangre jugando fuerte
la paz de un mundo al revés.
leer más   
8
2comentarios 145 lecturas versoclasico karma: 75

Celia Denver

Celia Denver apuñaló su libro
en la mayoría de preguntas
que convirtieron la respuesta
en una módica suma de misterios.

Jugando con el maquillaje
dibujó el ayer en un espejo
con un labial partido en la punta
definiendo el grueso trazo
en su porosa espesura.

Bastante elegante para sus letras
hizo del precepto de la apariencia
un perfecto señuelo clandestino
donde el suelo anodino tembló
ante cada paso embravecido
del verso punzante e idílico.

Sobre la mesa ese cuchillo
y sobre los grillos de la noche
el mismo ruido orquestado
aunque el libro nunca sangre
por tratarse de palabras
y no de lugares.
leer más   
7
sin comentarios 85 lecturas versolibre karma: 76

Estación Desinencia (CanEnPro I)

Necesito el sol para vivir.
Soy como la hoja de árbol que se mece
acompañando al viento
pero no siguiéndolo
porque no sé si su destino
es terminar muerto
como yo al tiempo de no tener sostén
alimento para las épocas.
Me olvido del otoño
porque es mejor no pensar
en que naceré de este mismo sitio
reencarnándome
creyendo eterna la sonrisa de la vida
pero me adhiero al viento
otro viento de paso
para saber lo que es vivir libre.
leer más   
11
2comentarios 71 lecturas prosapoetica karma: 93